Inteligencia Artificial archivos | FuentesConfiables.com

humano-vs-robot-.jpg

6min1760

El futuro del mercado laboral está en los “empleados digitales”, programados con Inteligencia Artificial (IA), que abrirán la puerta a una semana laboral de solo tres jornadas, según los expertos participantes en un encuentro sobre esta tecnología celebrado este miércoles en Nueva York.

La preocupación por el impacto que la automatización y las tareas programables es un runrún habitual cuando se trata la IA, ya que sus detractores aseguran que supondrá una mayor destrucción de empleo que una creación de nuevas oportunidades laborales, algo discutido por los participantes en la tercera edición del Encuentro de Empleados Digitales.

Esta cumbre, que reunió en Nueva York a lo más granado del mundo tecnológico, estuvo auspiciada por la empresa IPSoft, líder en el desarrollo de interfaces de IA como Amelia, un software conversacional con “capacidades similares a las de los humanos” que funciona como un agente de enlace entre las empresas y el cliente final, generalmente para la resolución de dudas.

Sin embargo, a diferencia de los “chatbots” habituales, Amelia cuenta con una mayor capacitación contextual y flexibilidad que le permiten conversar fluidamente con los consumidores sin que sean conscientes de que la joven que responde sus dudas es un programa informático.

Para el consejero delegado de IPSoft, Chetan Dube, Amelia no pone en peligro el futuro del empleo, sino que supone un cambio en la cultura del trabajo donde se tendrá que apostar por funciones más creativas en detrimento de las rutinarias que serán ejecutadas por robots.

De hecho, su software permite “entrevistar” a estos candidatos computacionales para ofertas de trabajo, con 670 perfiles diferentes para tantas habilidades como ofrecen estos empleados en sectores que abarcan desde el bancario, los seguros o las telecomunicaciones.

“¿Cómo empezamos a educar a las mentes más lúcidas de que deberíamos empezar a hacer trabajos más creativos?”, se pregunta Dube en declaraciones a Efe.

“¿No deberían las máquinas trabajar para nosotros? Dejar que las máquinas trabajen y que el hombre disponga de mayor libertad para dedicarse a lo artístico”, asevera el fundador de esta compañía en 1998.

Según Dube, el empleo de la Inteligencia Artificial en estas tareas rutinarias supondría un aumento del producto interior bruto mundial del 40 %, ya que trabajan veinticuatro horas, los siete días de la semana: “Debemos pensar cómo redistribuir esa nueva riqueza. Eso me preocupa. Debemos preguntarnos cómo evitar que quede en unas pocas manos”.

En este último asunto coincide el profesor de la Universidad de Stanford (California), Christopher Manning, uno de los mayores expertos académicos en el campo del aprendizaje para máquinas y la inteligencia artificial.

“Hay dos asuntos que deben preocuparnos: el primero es que la velocidad del cambio se está acelerando y cada vez cuesta más a los humanos adaptarse a este nuevo entorno. El segundo es redistribuir estos beneficios, reinventar la manera en que funciona el mundo”, reflexiona el docente de Ciencia computacional en conversación con Efe.

Si bien la preocupación es necesaria, afirma el académico, la inclusión de la Inteligencia Artificial no va a suponer solo desventajas, sino que podría suponer un nuevo entorno para las relaciones laborales.

“Creo que la actitud es ver que la tecnología mejora la vida de la gente. Si lo peor que puede pasar es que tengamos que ir hacia una jornada laboral de tres días porque la mayor parte del trabajo estará automatizado, eso no será algo malo, las vidas serían incluso mejores”, explica el profesor.

Para ello, pone como ejemplo un desarrollo tecnológico que cambió por completo toda una profesión: las hojas de cálculo, que ahorraron muchísimo tiempo a los contables, tanto como para desarrollar nuevos métodos que a su vez aumentaron el empleo en el sector.

El encuentro incluyó las ponencias de representantes de empresas punteras en innovación en este campo, como Telefónica, Bank of America, BNP Paribas o Deloitte.

Telefónica, por ejemplo, comenzó a implantar agentes digitales en su servicio de atención al cliente en Perú y en ocho semanas ya han atendido 100.000 llamadas, aunque esperan que para finales de julio atiendan alrededor de 250.000 diarias, lo que fue expuesto como un caso de éxito en este evento.

“Somos muy humildes con esto, estamos aprendiendo mucho durante estos años”, afirmó ante la audiencia de la jornada el director global de centros de contacto de la firma, Gonzalo Gómez Cid.


img_2213.jpg

3min2580

La Inteligencia Artificial (IA) es un algoritmo que procesa datos y toma una decisión estadística, pues ninguna computadora tiene conciencia, ni razonamiento, habilidades exclusivas de los humanos, destacó el Chief Alchemist Officer en KIO Networks, Bernardo González.

El directivo apuntó que la IA se puede clasificar en dos tipos: narrow o vertical, para designar aquellos algoritmos que permiten resolver una tarea específica con gran eficiencia: coches autónomos, asistentes de voz y traductores de idiomas.

En este tipo de IA está la subcategoría de “Machine Learning”, conformada por ecuaciones matemáticas que adicionalmente pueden identificar patrones, e incorporar resultados como parte de los datos de entrada, para refinar el modelo.

En otras palabras, estos algoritmos evalúan los resultados y ajustan los pesos de ciertas variables para hacer más precisos resultados futuros, de ahí la analogía de “aprender”, precisó en un comunicado.

Explicó que la otra categoría de IA es la denominada “general”, la cual aún no existe, y se refiere a la posibilidad de que las máquinas desarrollen algo parecido a una conciencia humana que se traduzca en la toma de decisiones autónomas.

En teoría el incremento en la capacidad de procesamiento del hardware, así como la sofisticación y combinación de los algoritmos de IA actual, podrían llegar a generar una capacidad reflexiva y de razonamiento.

En este sentido, subrayó que aquí el debate es muy grande y la principal razón es que hasta ahora no existe nada que se asemeje a este tipo de inteligencia.

Expuso que la sorpresa seguirá acompañando en esta nueva etapa tecnológica, con vehículos sin conductores capaces de frenar ante un obstáculo, ciudades cada vez más inteligentes, operaciones médicas a distancia o asistentes que se anticipan a las necesidades.


img_1119.jpg

5min1090

El miedo a que las máquinas tomen el control de los humanos, una constante desde la Revolución Industrial, recobra brío con la emergencia de la Inteligencia Artificial (IA), llamada a dar un vuelco a la sociedad en los próximos años.

Un temor infundado para el matemático francés Cédric Villani, ganador en 2010 de la prestigiosa medalla Fields -considerada el Nobel de la materia-, y experto en esa nueva tecnología.

“El adversario no es la IA, es el uso que los humanos pueden hacer de ella”, asegura a Efe el científico y ahora también diputado francés por el partido del presidente Emmanuel Macron.

Por eso, insiste, es necesaria una regulación y que los Estados sirvan de contrapeso a las grandes corporaciones, que son las únicas que tienen recursos suficientes para atesorar datos, analizarlos y crear los algoritmos necesarios.

Villani espanta los fantasmas que pesan sobre esta tecnología, algo que atribuye al escaso conocimiento que hay sobre ella.

“El peligro no está ahora mismo en que las máquinas cobren autonomía, que comiencen a hacer cosas por si mismas para las que no están programadas. El peligro está en que puedan ser usadas de forma inadecuada”, señala.

El matemático participa en París en una conferencia mundial organizada por la Unesco para sentar las bases de un futuro control, legal y ético, de la IA.

Como otros muchos expertos, considera que no debe dejarse a las grandes empresas una autonomía demasiado grande, que pueda reproducir los mismos vicios que tienen las sociedades actuales.

El ejemplo son, a su juicio, las redes sociales, pensadas como un gran instrumento de comunicación pero que han atraído “los ataques, los insultos y el odio” que había en la calle.

La IA, concede Villani, encierra el peligro de homogeneizar a la sociedad y por eso es preciso, a su juicio, que los poderes públicos intervengan.

“Hay que tener cuidado con la forma en que la programamos y con los ejemplos que ponemos para eliminar nuestros vicios nefastos. A menudo tenemos miedo de sustituir al hombre por la máquina, cuando el auténtico peligro está en el humano, con el riesgo de que, cuando se reproduce el humano en la máquina, se quede con los mismos vicios”, afirma.

La mejor herramienta es “la educación”, asegura el matemático, que cree que hay que “formar a los jóvenes para la IA”, aunque también considera esta tecnología “como una fórmula que puede fomentar la educación”.

“La IA puede usarse de forma que se nos escape, por eso tenemos que trabajar en la educación (…) El reto es formar a nuestros jóvenes en el buen uso de las redes sociales”, señala.

No es el único que llama a perderle el miedo a la IA. Durante la conferencia organizada en París por la Unesco muchas fueron las voces que llamaron a perder el miedo a la IA, pero que apelaron a la necesidad de darle un marco jurídico y ético.

Empezando por la directora general de esta organización, Audrey Azoulay, quien destacó la importancia de “poner la IA al servicio del bien común”.

Eso pasa, en primer lugar, por desterrar los fantasmas que rodean a esta tecnología que, asegura, sitúa a la humanidad frente a desafíos comparables a los que afrontó en la revolución neolítica o los que supuso la imprenta.

Aunque con un aporte suplementario: “Implica transformaciones sin precedentes y, además, revoluciona también nuestra relación con lo humano”.

Por ello es preciso dotarse de normas, legales y éticas, pero también de democratizarse y permitir que sus beneficios lleguen a un máximo de personas.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, lo resumió en una sola frase: “Que sea más inteligencia y menos artificial”. 


FuentesConfiables.comfebrero 13, 2019
img_9747.jpg

3min2440

El papa Francisco recibió hoy en el Vaticano al presidente del gigante tecnológico Microsoft, Brad Smith, para hablar de inteligencia artificial y su aplicación a favor de la sociedad, informó la Santa Sede en un comunicado.

El portavoz interino Alessandro Gisotti explicó de que se trató de un encuentro “privado” en el Vaticano y que en el mismo también participó el presidente de la Pontificia Academia para la Vida, el arzobispo italiano Vincenzo Paglia.

Durante el encuentro, Smith ilustró al pontífice sobre inteligencia artificial y el servicio que esta tecnología puede ofrecer “al bien común”, además de hablarle acerca de algunas iniciativas para acabar con la desigualdad digital en el mundo. 

Además, le anunció que Microsoft promocionará junto a la Pontificia Academia para la Vida un premio internacional sobre la ética en la inteligencia artificial.

La Academia vaticana celebrará una asamblea plenaria entre el 25 y el 27 de este mes de febrero sobre el tema “Roboética: personas, máquinas y salud”, mientras que en 2020 versará precisamente sobre la inteligencia artificial. 


FuentesConfiables.comfebrero 7, 2019
img_9307.jpg

4min2850

La tecnológica IBM va a invertir 2.000 millones de dólares en el estado de Nueva York para expandir su negocio de hardware para inteligencia artificial, según anunciaron este jueves la empresa y autoridades locales.

El plan incluye la creación de un centro de investigación sobre este ámbito en el campus de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY) en Albany, la capital del estado.

Las arcas estatales aportarán 300 millones de dólares durante cinco años para comprar e instalar equipos necesarios para ese centro de investigación, según explicó en un comunicado el gobernador, Andrew Cuomo.

Además, IBM y el estado de Nueva York invertirán conjuntamente 55 millones de dólares para financiar programas de inteligencia artificial en el sistema universitario estatal.

“La inteligencia artificial tiene potencial para transformar cómo vivimos y cómo operan los negocios, y esta colaboración con IBM ayudará a asegurar que Nueva York continúa a la vanguardia en el desarrollo de tecnologías innovadoras”, dijo Cuomo.

El gobernador destacó que Nueva York siempre ha estado al frente de las “industrias emergentes” y se mostró convencido de que esta inversión con IBM impulsará el crecimiento económico en la región.

Las autoridades esperan que el centro de inteligencia artificial que se pondrá en marcha en Albany atraiga empresas y proyectos federales de investigación a la zona, creando centenares de nuevos puestos de trabajo.

Según IBM, esta iniciativa creará un “centro global de investigación sobre inteligencia artificial” en Nueva York y permitirá acelerar el desarrollo de este tipo de tecnologías durante los próximos años.

La empresa anunció además que ha acordado continuar al menos hasta 2023, y con una opción para añadir otros cinco años, el centro de investigación sobre semiconductores que tiene en colaboración con la SUNY.

La multinacional, que cuenta en todo el mundo con más de 366.000 empleados, tiene su sede central en la localidad de Armonk, a las afueras de la ciudad de Nueva York. 


img_8669.jpg

6min2600

Los macrodatos y la inteligencia artificial son las últimas armas del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) para ayudar a los 42 millones de niños afectados por crisis humanitarias en el mundo, dijo a Efe la responsable de tecnología de su Oficina de Innovación, Clara Palau.

“Nos reinventamos cada seis meses”, explica sobre su equipo, que trabaja desde hace prácticamente una década en el desarrollo de nuevas tecnologías, aunque la innovación “va más allá”, dice, al recordar como hace más de 30 años las bandas en los brazos que miden la desnutrición infantil “lo cambiaron todo”.

Ahora los macrodatos, o el enorme volumen de datos digitales de usuarios que proporcionan patrones, y la inteligencia artificial, o las máquinas con capacidades similares a las de los humanos, permiten “identificar, localizar y monitorear” los grupos que necesitan ayuda humanitaria y lograr una respuesta “más rápida y efectiva”.

“Se trata de datos ya recogidos, que no necesitan un esfuerzo adicional, y que nos ayudan a disponer de información en contextos cambiantes, como las emergencias, casi en tiempo real”, asegura.

Las máquinas, por su parte, pueden aligerar enormemente cometidos como, por ejemplo, “analizar las fotos por satélite para comprobar como es una zona, si está destruida, o se puede sembrar” y que “ahora se puede efectuar de manera automática”.

“El potencial es increíble”, afirma.

Con estas innovaciones tecnológicas, Unicef ha creado una herramienta que está dando muy buenos resultados: “Magic Box”, una “plataforma digital en código abierto que combina los macrodatos y el aprendizaje automatizado para recopilar información con objetivos humanitarios y sanitarios”.

Se utilizó por primera vez en 2014, con la pandemia del ébola en África Occidental: “se establecieron patrones de los movimientos diarios de la gente, lo que en una epidemia es muy útil para optimizar una respuesta, y volvió a utilizarse en 2015 con el zika”.

Se trata en su mayoría de datos procedentes de telecomunicaciones (el 66 por ciento de la población mundial tiene móvil), pero no solo; también los hay financieros, de aseguradoras o de reservas de billetes de avión, como los que proporciona la compañía española Amadeus, una de las grandes del sector.

“Combina diferentes fuentes de datos, del sector privado y público, siempre transparentes, para que pueda acceder todo el mundo”, explica Palau, al destacar que entre los socios de Unicef figuran también Facebook, IBM o Telefónica, “con la que hemos podido colaborar en Colombia para crear un censo dinámico muy útil en casos como desastres naturales”.

Los datos que utiliza Unicef, “sólo agregados, nunca individuales”, matiza Palau, no se limitan a ayudar en las emergencias, sino también en los programas humanitarios, “mapeando escuelas y conectividad, lo que permite planificar mejor el esfuerzo con los servicios de educación”.

Un proyecto pionero se está desarrollando en Irak, donde Unicef, el Gobierno iraquí y la compañía de telecomunicaciones Zaín se han unido para superar los métodos tradicionales de medición de la pobreza (costosas encuestas, casa por casa) con datos móviles y imágenes por satélite.

“En Irak no se ha hecho un censo en años, pero con la penetración tecnológica de los móviles y las imágenes estamos logrando estimaciones precisas de la pobreza que pueden ayudar mucho a la eficacia de la respuesta humanitaria”, explica.

Entre los logros de los que Palau se siente más orgullosa figura un mapa de geolocalización de escuelas en Kirguizistán o el trabajo “muy cercano con todos los ministerios de Colombia” para utilizarse en programas nacionales.

Lo último en lo que se han embarcado Palau y su equipo, un grupo de ocho personas compuesto por científicos de datos, desarrolladores informáticos y expertos en relaciones con instituciones, es un fondo de innovación para apoyar startups y nuevas ideas en países en desarrollo, “siempre en código abierto”, para que se puedan “utilizar esas experiencias, adaptándolas, a otros países”.


img_8022.jpg

4min1880

La aplicación de la Inteligencia Artificial a métodos tradicionales como el electrocardiograma (ECG) contribuirá a detectar de manera temprana el riesgo de insuficiencia cardíaca por disfunción ventricular izquierda asintomática.

La eficacia de esta prueba es comparable a los resultados de la mamografía para el cáncer de mama, señaló Mayo Clinic, organización que descubrió los beneficios de aplicar esa tecnología al ECG.

Paul Friedman, autor experto del estudio y presidente del Departamento de Medicina Cardiovascular para la zona del Oeste Medio en esta Clínica, explicó que la disfunción ventricular izquierda asintomática se caracteriza por la presencia de un corazón débil con riesgo de insuficiencia cardíaca manifiesta.

Actualmente, tan solo en los Estados Unidos, siete millones de personas sufren esta afección relacionada con menor calidad de vida y menor número de años de existencia.

Friedman detalló que la prueba, que es más económica, rápida y sencilla a las ya existentes para detectar la insuficiencia cardiaca por dicha causa, consiste en realizar un electrocardiograma y procesarlo digitalmente con Inteligencia Artificial para extraer nueva información acerca de cardiopatías previamente escondidas.

La exactitud de la prueba se compara favorablemente con otros análisis de detección comunes, como el antígeno prostático específico para el cáncer de próstata, la mamografía para el cáncer de mama y la citología para el cáncer del cuello del útero.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que una red neural bien entrenada podía ser capaz de detectar confiablemente la disfunción ventricular izquierda asintomática en el ECG.

Luego, con datos digitales almacenados, seleccionaron un grupo cotejado de 625 mil 326 electrocardiogramas y ecocardiogramas transtorácicos para identificar a la población que debía analizarse.

Para probar su hipótesis, los especialistas crearon, entrenaron, validaron y probaron una red neural, y el estudio determinó que la Inteligencia Artificial aplicada al ECG estándar detecta confiablemente la disfunción ventricular izquierda asintomática.

 


google-thumb-1280x720.jpg

4min3350

La firma de tecnología Google recordó que faltan pocos días para participar en su Desafío de Inteligencia Artificial (IA), el cual reconocerá proyectos que buscan responder a los problemas que se presentan en diferentes contextos sociales.

En un comunicado añadió que los ganadores serán reconocidos en el próximo congreso de desarrolladores Google I/O, el cual se realizará en mayo de este año, y tendrán acceso a un total de 25 millones de dólares en becas de Google.org, entre otros incentivos.

“Es una oportunidad para conocer y visibilizar las ideas que aportan las Organizaciones No Gubernamentales, las instituciones sin fines de lucro y los desarrolladores y emprendedores sociales de América Latina”, comentó.

Y es que una investigación de Google.org y McKinsey muestra que la IA puede impulsar el cambio social, y tiene el potencial para mejorar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, como acabar con la pobreza y el hambre.

El informe detalla que entre las áreas de la IA que pueden tener el impacto más grande e inmediato son la visión por computadora, que permite a las máquinas comprender imágenes y videos, y el procesamiento del lenguaje natural, para que analicen y entiendan lenguajes humanos.

Por ejemplo, explica, la visión por computadora se puede utilizar para mejorar la atención médica, mediante una mejor detección de enfermedades, o dar seguimiento ambiental de la vida silvestre y la educación, a través de nuevas formas de aprendizaje.

A pesar de ello, la firma refiere que no existe una mayor aceptación de la IA por parte de los emprendedores sociales y sin fines de lucro, debido a desafíos como el acceso al talento, acceso a datos relevantes y la capacidad para implementar y mantener un proyecto una vez creado.

Para lo cual se debe impulsar la educación, especialmente para los profesionales que están dispuestos a promover los beneficios de la IA, en tanto que las organizaciones deben considerar abrir el acceso a sus datos cuando esto pueda ser de interés público.

Google destacó que el periodo de envío de solicitudes para participar en el Desafío de Inteligencia Artificial de Google termina el 22 de enero de 2019.


img_6932.jpg

4min2850

Tan pronto como este mismo año, comenzará la aplicación de tecnologías que permitirán a un robot autónomo cargado de mercancías llegar hasta nuestro hogar, para que uno abra sus puertas y escoga lo que le guste.

Se trata del Robomart, una de las más ingeniosas, y por lo que se ve útiles, aplicaciones de los vehículos autónomos (SVDs), una de las tendencias tecnológicas en este 2019.

Y junto a los vehículos autónomos se encuentran la quinta generación de las comunicacones móviles (5G) así como la inteligencia artificial, señala Steve Koening, presidente de Investigación de la Asociación de Tecnología para el Consumidor.

Se trata de resultados logrados después de años de desarrollo y pruebas de la 5G y los SVDs, explica al South China Morning Post.

Un ejemplo que ya comenzó es Waymo, el servicio de taxi autónomo que fue lanzado en Phoenix, Estados Unidos, el cual funciona 24/7 y como otros de su tipo, puede consultarse la tarifa antes de solicitarlo.

Además, a través de una aplicación en el vehículo autónomo, se podría conversar con un agente de soporte.

Robomart tuvo varias pruebas en 2018 y comenzará a operar de manera comercial en este 2019 tras la firma de un convenio con una de las cinco cadenas de supermercados mas importantes de Estados Unidos.

Ali Ahmed, fundador de la empresa desarrolladora del robot que lleva las mercancias hasta donde se le pida para que el consumidor escoja la que le guste, no precisa de que cadena se trata.

Las tecnologías 5G, SVDs además de la Inteligencia Artificial, son el anuncio de la “edad del dato” en las tecnologías del consumo, el nacimiento de la Inteligencia de las Cosas, afirma Koening.

 


FuentesConfiables.comdiciembre 20, 2018
img_6189.jpg

3min2620
Una flota de autobuses turísticos de dos pisos equipados con inteligencia artificial (IA) comenzó a operar en pruebas en la ciudad china de Shanghai.

Desarrollado conjuntamente por el gigante chino de las búsquedas por Internet Baidu y una empresa de turismo local, el autobús pretende hacer más cómodos los trayectos turísticos mediante la tecnología de IA.

El autobús reconocerá las caras de los turistas, que no tendrán así que llevar un boleto físico. Además, los traductores inalámbricos del vehículo pueden brindar a los turistas servicios de traducción, respuesta a preguntas y audioguías.

El traductor es compatible con varios idiomas, incluidos inglés, español, japonés, coreano, tailandés, ruso, alemán y árabe.

Hasta el momento se cuenta con dos rutas, que cubren los destinos turísticos más famosos y clásicos de Shanghai, la ciudad más grande de China y centro financiero mundial.

Los autobuses comenzarán a circular oficialmente a partir de enero de 2019. Inicialmente se pondrá en servicio una flota de 10 vehículos, y en el transcurso del mismo año se sumarán otras diez unidades.

Baidu y Shanghai firmaron un marco de cooperación estratégica en noviembre para promover la conversión de Shanghai en una ciudad inteligente.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS