No puedo creerlo archivos | FuentesConfiables.com

images-3.jpeg

2min1590

Un surfista falleció este jueves tras haber sido atacado por un tiburón en la isla francesa de La Reunión, en el océano Índico, informó la Prefectura en un comunicado.
El accidente ocurrió sobre las 17.00 hora local (13.00 GMT) cuando el hombre, de 33 años, se encontraba practicando este deporte al oeste de la isla, en la zona conocida como “La Tortuga”, agregó.
El deportista perdió una de sus piernas y su cuerpo fue rescatado minutos más tarde por unidades de salvamento marítimo en estado muy grave, pero no pudo ser reanimado.

Equipos de rescate de los bomberos, médicos y de la sección aérea de la Policía Nacional, además de quince gendarmes y tres policías municipales participaron en la búsqueda del sufista.

El subprefecto de la región, Olivier Tainturier, estuvo presente en el lugar acompañando a los equipos de rescate.

El prefecto de La Reunión, Amaury de Saint Quentin, lamentó el hecho y recordó la importancia de respetar el reglamento en vigor.

Este es el ataque de tiburón numero 24 registrado en esa isla francesa desde 2011, once de los cuales fueron mortales.


perra-milagros-juicio-1280x720.jpg

3min1710

Una juez española ordenó, en una decisión insólita, que una perra fuera testigo en el juicio por maltrato animal abierto contra su antiguo dueño, al que se acusa de haberla arrojado a la basura encerrada en una maleta.

La magistrada, Sandra Barrera, sorprendió a los asistentes al pedir que pasara “la testigo perjudicada, la perra Milagros”, de raza pitbull, durante la vista judicial, celebrada este martes en la ciudad atlántica de Santa Cruz de Tenerife (islas Canarias).

La fiscal de Medio Ambiente aclaró a los asistentes que, obviamente, la testigo no podía hablar, pero que lo harían por ella tanto la acusación pública como un médico forense, que explicaron las lesiones que había sufrido el animal y cómo se encuentra actualmente.

Un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) explicó a Efe que la decisión de hacer comparecer a un perro en un juicio como testigo, algo muy poco habitual en la Justicia española, cuando no inédito, se acordó por todas las partes, que lo consideraron un buen gesto para concienciar a la sociedad sobre el problema del maltrato animal.

El acusado declaró por videoconferencia desde la ciudad peninsular de Sevilla (sur), donde cumple prisión preventiva por presunta implicación en otros hechos, en este caso un robo.

El procesado admitió que había tirado la perra a un contenedor de basura en octubre de 2012, pero alegó que lo hizo porque pensaba que estaba muerta.

La perra se salvó de que el camión de recogida de basura la aplastara porque unos vecinos oyeron sus gruñidos dentro del contenedor y abrieron un agujero en la maleta para que pudiera sacar la cabeza.

La Fiscalía pide una pena de nueve meses de prisión, mientras que la acusación ejercida por el albergue animal Valle Colino solicita un año de encarcelamiento.

“Cuando la sacaron, la perra estaba en ‘shock’. Había estado encerrada en una maleta en la que casi no cabía y donde no podía ni respirar. Y se vio que tenía el cuerpo lleno de mordeduras de otros perros”, contó a EFE Adriana Naranjo, presidenta de Valle Colino, que acogió al animal, lo cuidó y logró que otra familia lo adoptara.


protesis.jpg

6min1270

El ingenio de un mexicano, su deseo de salir adelante y trabajar, llevaron a Martín Amaro a fabricarse una prótesis de cloruro de polivinilo, un versátil material de construcción, que le costó el equivalente a 4 dólares.

Con este material de uso común en tuberías en la construcción, ya sean cableados o tuberías de agua, Amaro elaboró la prótesis con la que sustituyó la pierna izquierda que perdió hace casi ocho años en un accidente casero y que ahora le permite mantenerse activo.

“La elaboré más o menos y me la puse, lo que yo quería era seguir trabajando porque no es fácil, porque el dinero es el que hace que te compres unas cosas, ese era mi anhelo para pararme”, dijo a Efe Amaro, de 55 años de edad y originario de Acapulco, México.

Un accidente de cocina le causó quemaduras en la pierna izquierda que se le complicaron debido a la diabetes tipo II que padece y, finalmente, acabó ingresado en un hospital donde la pierna le fue amputada.

Tenía 48 años de edad al momento del accidente y tras dejar el hospital tuvieron que pasar meses antes de que tomara la conciencia de que una silla de ruedas no iba con su estilo de vida; además había perdido su trabajo en el departamento de mantenimiento de un hotel.

Amaro se considera una persona “movida” (activa) a la que le gusta trabajar y en medio de fuertes restricciones económicas y limitado por la amputación, se puso manos a la obra para buscar como ser productivo y llevar alimento a casa de su madre.

“Vi que una persona pasó con una prótesis y me di una idea, me hice un amarre y ya de ahí con calma, me la puse, me la adapté, me puse un tenis y me paraba”, explicó.

Actualmente ayuda a una familia a cuidar una casa donde hace trabajos de jardinería, fontanería, limpieza de alberca, además de hacer mandados los cuales se transporta en una motocicleta que él mismo maneja.

Aunque necesita renovar la prótesis que actualmente utiliza, asegura que pese a que tiene un trabajo estable este no le es suficiente para poder comprarse una nueva.

A pesar de tener una nueva pierna con un peso aproximado de un kilo esta no es lo suficientemente segura para que pudiera ser utilizada por una persona, según le han asegurado los médicos que lo han observado.

Los médicos especialistas en ortopedia aseguran que el material utilizado de su prótesis no es adecuado, porque podría causarle un daño irreparable en los vasos sanguíneos y eso derivaría en que en algún momento se podría llegar a amputar un poco más la pierna.

“No era fácil porque sentía molestia, pero me fui adaptando porque esa era mi prótesis una imitación, los recursos no había y salían bien caras me las daban en mas de 20.000 pesos (1.056 dólares aproximadamente), explicó Amaro.

El mexicano se vio entonces en la disyuntiva de que era más factible hacerse una pierna de tubo que comprar una prótesis.

“Me decían que no era la adecuada (la prótesis), que tuviera cuidado, y yo sabía, tenía un poco de miedo que se me fuera a quebrar, no estaba muy confiado”, dijo Amaro mientras muestra su pierna de tubo.

En el 15 % de los hogares de Acapulco hay una persona con discapacidad, y entre ellos el 99 % no cuentan con una fuente de trabajo donde puedan obtener ingresos económicos que cubran sus necesidades básicas.

Por tal motivo, Amaro se hizo famoso dentro de las redes sociales, al demostrar el ingenio que tuvo al realizarse una pierna que le permitiera seguir trabajando, lo que ocasionó que decenas de personas se pusieran en contacto con él para que les fabricara una igual.

“Un amigo me tomó una foto y me subió a internet y varias personas me querían apoyar para que me compraran la prótesis original, pero no fue posible e hice un video tratando de explicar que si requerían de alguna prótesis de las que yo hice de PVC, los podía ayudar nada más que me mandaran para el costo del material y paquetería”.

Al sentirse otras personas identificadas con Martín, se pusieron en contacto con él y estas piernas de tubo fueron enviadas a varias partes de México como las ciudades de Veracruz, Chihuahua, Lázaro Cardenas y la capital mexicana.

“Yo les comentaba que eran de PVC, que no era la original y había unos que si aceptaban”, finalizó. 


paquistan-1280x720.png

2min1300

Las autoridades paquistaníes detuvieron a ocho ciudadanos chinos implicados en una red dedicada a atraer niñas con propuestas de matrimonio para luego enviarlas a China, donde eran forzadas a prostituirse, informaron hoy fuentes oficiales.

La Agencia de Investigación Federal (FIA) los arrestó anoche, uno de ellos en la ciudad de Faisalabad y los otros siete en Lahore, informó a Efe Jamil Mayo, portavoz de la FIA en el estado Punjab, donde se registraron los arrestos.

Cuatro paquistaníes que operaban como colaboradores de los presuntos traficantes de personas también fueron detenidos.

“Se acercaban a diferentes familias pobres, proponiendo matrimonio para las niñas. En su mayoría se acercaron a familias cristianas, pero algunas familias musulmanas también se vieron afectadas”, detalló el portavoz.

Tres niñas que eran retenidas por los implicados fueron rescatadas por las autoridades.

De acuerdo a la versión de las autoridades, estas personas capturaban a las niñas para enviarlas a China, “donde era forzadas a la prostitución”, dijo.

“Según nuestros historiales hasta el momento, alrededor de 96 niñas han sido enviadas a China”, dijo el portavoz, que señaló que cifras sin corroborar hablan de un millar de chicas víctimas de esta red.

Los matrimonios infantiles y la entrega de mujeres, a menudo niñas, para solventar disputas familiares -una práctica conocida como “vani”- son muy habituales en el sur de Asia.


satanismo-baphomet.jpg

24min2040

El caso de las brujas de Salem (1692 a 1693) no bastó.

Las acusaciones de brujería desatadas por dos adolescentes histéricas, Betty Parris y su prima Abigail Williams, repicaron en otros condados, fueron detenidos ciento cincuenta inocentes, y un año después, dos tribunales condenaron a muerte “por brujería” a diecinueve de los sentados en el banquillo: catorce mujeres y cinco hombres.

La ola de demonismo (adoración de belcebú) sólo sirvió, bajo cuerda, para disfrazar odios personales y pugnas económicas.

Pero también para el arte: Arthur Miller basó en ese caso su luminosa pieza teatral “Las Brujas de Salem”: métafora contra la persecución de presuntos enemigos de los Estados Unidos por el cazabrujas Edgar Hoover, eterno jefe del FBI.

Casi tres siglos después, believe it ir not!, en los 80, presidencia de Ronald Reagan –enero de 1981 a enero de 1989–, un episodio ARS (abuso ritual satánico) abrió la puerta del fenómeno llamado “pánico moral”.
Que, tentacular, abrazó todo el país y cruzó los mares hacia otras naciones del mundo…

En 1980, cuando Reagan probaba el sillón del Salón Oval al que estaba a punto de arribar, el psiquiatra canadiense Lawrence Pazder publicó el libro “Michelle recuerda: una historia verídica de satanismo“…, y abrió la jaula del tigre.

Michelle Smith fue su paciente, su amante, y finalmente su esposa.
Según Pazder, en 1976, ella fue a su consultorio.

Lawrence Pazder y su esposa, Michelle Smith

Lawrence Pazder y su esposa, Michelle Smith

“Sufría una severa depresión –reveló el psiquiatra–, al parecer provocada por un aborto espontáneo”.

Optó por el método de regresión hipnótica, muchas veces de resultados falsos o vagos, y lo secundó con una batería de psicofármacos.
Según él, “terapia de memoria recuperada”.

Dato no menor: Pazder era un hombre algo más que asomado al ocultismo…
Por fin, su conclusión fue a la medida de su creencia: “Al parecer, Michelle, de chica, fue obligada a participar en ceremonias secretas por sus padres, Jack y Virginia Proby, entre 1954 y 1955, ¡a sus cinco años!, para adorar a Satanás“.

Y no fue todo: el informe juraba que durante ese ritual la niña fue violada muchas veces, vio asesinatos, y fue bañada en sangre y vísceras humanas, “en un aquelarre que duró cincuenta y cinco días, interrumpido por la aparición de Jesucristo, la Virgen María y San Miguel Arcángel”.

Una película de terror… con final feliz.

A la medida de un best seller y su recaudación.

Y de pronto, el cóctel “abuso ritual satánico” se sirvió de modo imaginario en todos los bares del país…, compitiendo con el bourbon Kentucky Straight y su majestad el Dry Martini con dos aceitunas.

“Michelle remembers”, el libro en el que Pazder cuenta los supuestos rituales satánicos a los que había sido sometida su esposa de niña

“Michelle remembers”, el libro en el que Pazder cuenta los supuestos rituales satánicos a los que había sido sometida su esposa de niña

La ola estaba ya impulsada por un huracán…

La segunda mecha la encendió Geraldo Rivera (Geraldo, el popular presentador televisivo), que mondo, lirondo y con alcance nacional advirtió:
¡Los Estados Unidos albergan a más de un millón de satanistas!
Desde luego, el sacudón llegó hasta Ronald Reagan, muy votado por las iglesias evangélicas, que oyó voces desesperadas:
–¡El siglo veintiuno llegará con los signos de Apocalipsis!
Había nacido el “Satanic Panic“.

Que llegó al delirio. Hacia 1990, las denuncias contra sectas diabólicas –y sucedáneos– superaban el millar.

Entretanto, Pazder, sólo en Italia había cobrado casi un millón y medio de euros por la venta de su libro, además de lo embolsado en su nuevo oficio: ¡asesor en investigaciones de cultos impíos!, trató de reunirse con los altos prelados vaticanos –otro puntapié a favor–, pero el tiro pasó lejos del palo.
Sin embargo, los increíbles testimonios corrieron como pelota en una final del mundo.

Casi no había místico visitado por hombres y mujeres con las caras pintadas de blanco, túnicas hasta los pies, y algunos…, encapuchados, que apuñalaban a un bebé y se embadurnaban con su sangre, y también marcaban a punta de puñal, a chicas adolescentes, dibujando en su vientre una cruz invertida…

El ataque no tardó en recaer sobre la música Metal y la convicción de que sus notas y letras, descifradas, tenían mensajes satánicos subliminales que impulsaban al suicidio.

Tanto, que los jefes de algunas bandas terminaron en los tribunales, aunque nunca hubo pruebas.

Sin embargo, ¿cómo olvidar el caso Pulling?
En 1982, la detective privada Patricia Pulling, residente en Richmond, Virginia, estaba al borde de la locura. Su hijo,Lee Irving Pulling, se mató de un balazo en el pecho con la pistola de su madre.

Una muerte anunciada. El joven mataba animales (conejos de su madre y gatos de los vecinos), y en noches de luna, desnudo, aullaba en el patio de su casa.

Lee Irving Pulling mataba animales en el patio de su casa. Se mató de un balazo. Su madre le echó la culpa a juegos satánicos

Lee Irving Pulling mataba animales en el patio de su casa. Se mató de un balazo. Su madre le echó la culpa a juegos satánicos

La detective desechó lo racional y abrazó la fantasía:

–Mi hijo se pegó un tiro luego de la maldición que le echó un compañero en una partida de “Calabozos y dragones“.

Y no paró allí. Fundó una asociación contra los juegos que “son herramientas de sectas satánicas para reclutar cuerpos y almas”.

Entre discursos, panfletos, programas de radio y tevé de gran audiencia, logró formar una legión de predicadores electrónicos, periodistas, candidatos a fiscal de distrito, psíquicos fraudulentos, y hasta Jack Chick, el dibujante-fetiche de la extrema derecha religiosa.
La última cruzada sin cruz en las pecheras…

Pero aún faltaba el último e interminable capítulo.

Año: 1983. Escenario: la Guardería McMartin. Un centro de cuidado infantil de Manhattan Beach, Los Ángeles.

De población high, fue fundada y regida por tres generaciones de los McMartin sin una sombra.

Pero de pronto, Judy Johnson, la madre de uno de los niños, acusó al cuidador Ray Buckley:

–¡Violó a mi hijo!

Mecha encendida para la detonación del escándalo. Y con agravante: el acusado era hijo de Peggy McMartin, la administradora, y nieto de Virginia McMartin, fundadora y dueña.

La sospecha, como un denso manto negro, cayó sobre todo el personal.
Según la demandante –que murió por alcoholismo tres años después, y enferma de esquizofrenia paranoide –:
–El cuidador y sus compañeros sodomizaron y torturaron a mi hijo. Excaven alrededor de la casa: está lleno de túneles por los que llevaban a los niños para usarlos en sus rituales.

El juicio contra los McMartin… ¡duró siete años! Uno de los más largos de la historia del país.

Uno de los niños, durante las pruebas, ¡señaló al actor Chuck Norris como uno de los testigos de las ceremonias satánicas!

Resultado: de los 400 infantes, 360 dijeron que Buckley y sus compañeros los violaron y usaron para ceremonias satánicas. Pero ninguno tenía signos de agresión sexual ni de torturas.

Como tres siglos antes, el tam-tam de las brujas de Salem se repetía: aunque sin pruebas, y no se acallaría del todo, hasta pasados casi tres años, en guarderías y centros similares de los cuatro puntos cardinales del país.

Sin pruebas…, pero Ray Buckley pasó siete años entre rejas, la guardería no reabrió, y la demolieron.

La familia perdió hasta el último dólar.

Fue, se dice, el final del “Satanic Panic”.

Pero lo que empezó como drama terminó en comedia…, o grotesco.

Año 2015. Hace apenas un rato…

La guardería McMartin de Manhattan beach, Los Angeles, donde 360 menores dijeron haber sido abusados

La guardería McMartin de Manhattan beach, Los Angeles, donde 360 menores dijeron haber sido abusados

De pronto, en Detroit, en lugar de exhibir una joya de cuatro ruedas digna de la leyenda de sus grandes modelos…, se anunció la presentación de una escultura del Diablo.

La ceremonia, sólo para mayores de 18 años para “una noche de caos, ruido y libertinaje”, fue comunicada en secreto, por correo, y previo pago.

La tenían en un lugar secreto. Un edificio industrial junto al río Detroit.
Material: bronce. Altura: 2,95 metros. Peso: una tonelada y media. Descripción: torso de hombre musculoso, patas y cabeza de chivo, barbas, cuernos y alas. En la frente, un pentagrama. En el vientre, el báculo de Asclepio, el dios griego de la medicina. Apunta al cielo con los dedos índice y mayor de la mano derecha. Lo llaman también Baphomet.
Pero el bastonero de la secta, un tal Lucien Greaves, poco sabía de marketing.

¡Intentó presentarlo en un restaurante, pero los comensales –unos cincuenta– lo echaron a pedradas!

Triste fin de fiesta para los entusiastas del Demonio: terminaron gritando ¡Viva Satán! en la esquina de un suburbio.

Y fue inútil buscarle morada propia y fija. Lo rechazaron varios estados, y tras años de litigio, la Corte Suprema de Oklahoma sentenció: “La Constitución estatal prohíbe el uso de la propiedad del Estado en beneficio de una religión”.

Sonó la campana.

Nocaut.

Con los cuernos a otra parte…

Pero esas regresiones en tiempos modernos hacen dudar de la razón.
Más parecen capítulos de un viejo y famoso libro de los años 60: “Historia Natural del Disparate“, del escritor norteamericano Bergen Evans.

Un hombre de Ohio.

Como el inmortal Ray Bradbury.


Tailandia-2-1280x1920.jpg

3min1970

El rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, concluyó el sábado los rituales budistas y brahamistas para transformarse simbólicamente en un dios vivo, en la primera ceremonia de coronación en casi siete décadas en la nación asiática.

La llegada al trono del rey Vajiralongkorn, de 66 años, se produjo en el Gran Palacio de Bangkok después de un periodo oficial de duelo por su reverenciado padre, Bhumibol Adulyadej, quien falleció en octubre del 2016 tras un reinado de 70 años.

El monarca ocupó finalmente el trono tailandés, donde recibió, entre otros regalos, una corona de oro, diamantes y esmeraldas usada típicamente en estas ceremonias, en medio de la atmósfera de pompa y solemnidad que caracteriza a los rituales religiosos ancestrales del país.

El rey apareció acompañado por la reina Suthida, después del sorpresivo anuncio tres días antes de que se había casado por cuarta vez.

La coronación se produce en medio de una incertidumbre por una disputa electoral no resuelta entre el actual jefe de la junta militar y el “frente democrático”, que busca separar a las fuerzas armadas de la política.

“Continuaré preservando y fortaleciendo el legado real y reinando con justicia para el beneficio y la felicidad eternos del pueblo”, dijo el rey en su primera orden.

En lo que constituye una tradición tras la coronación, la primera orden real normalmente busca capturar la esencia de lo que será un reinado. Esta vez, los comentarios del nuevo monarca fueron similares a los pronunciados por su padre.

Las coronaciones tailandesas implican una combinación de tradiciones hinduístas y brahamistas que se remontan a siglos. Uno de los numerosos títulos oficiales que recibe Vajiralongkorn es el de Rama X, o el décimo rey de la dinastía Chakri fundada en 1782.

Los rituales del sábado estaban dirigidos también a convertirlo en un “devaraja”, una divinidad en la Tierra.


Cloppenburg-estacionamiento.jpg

2min1770

Los conductores de automóviles de la ciudad alemana de Cloppenburg pueden a partir de hoy estacionarse hasta 15 minutos de forma gratuita con un reloj de arena, en lugar del ticket del parking, anunció una portavoz de la comuna.

El estacionamiento gratuito a corto plazo debería facilitar pequeños recados como ir a la farmacia o a la oficina de correos, señaló la vocera.

Con los discos de estacionamiento utilizados en Alemania se puede parar por lo general sólo media hora. Los relojes de arena, en cambio, marcan exactamente 15 minutos, explicó.

Estos 15 minutos de estacionamiento gratuito a corto plazo está permitido en todos los estacionamientos públicos y de pago en el área de la ciudad, pero sólo con los relojes de arena oficiales. Estos se pueden adquirir por tres euros (3,35 dólares) cada uno en la oficina del ayuntamiento.

Los relojes de arena deben fijarse verticalmente en el interior del vehículo, en la ventana del conductor, con una ventosa. Si se caen o se los gira nuevamente después de los primeros 15 minutos, los inspectores pueden imponer una multa similar a la de aparcar sin ticket, anunció la ciudad.

Los relojes de sol que se rompan se pueden cambiar gratuitamente.

Sólo en la mañana de hoy ya se habían vendido alrededor de 300 relojes de arena, según la portavoz.

En la ciudad bávara de Volkach se puede aparcar con reloj de arena desde 2016, en Kirchheim unter Teck en Baden-Wurtemberg desde hace más tiempo aún. En la zona del Ruhr ya ha habido una disputa legal sobre si el estacionamiento a corto plazo con reloj de arena es lícito o no.


piramides-egipto.jpg

3min1560

La Policía egipcia detuvo hoy a un joven que escaló hasta la cima de la gran pirámide de Guiza y que fue perseguido por los agentes, a quienes tiró piedras, según el Ministerio de Antigüedades.

Provisto de una entrada, el joven egipcio, que no ha sido identificado, se dirigió hacia la pirámide de Keops y empezó a escalar los bloques hasta llegar a lo alto, explica en una nota Ashraf Mohi, director general de la explanada de Guiza, donde se levantan las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos.

Arriba, el joven retiró una estructura de madera colocada que se utiliza para mostrar la altura original de la pirámide, agrega Mohi.

Las fuerzas de seguridad comenzaron a perseguirle porque está prohibido escalar estas maravillas del mundo ubicadas al suroeste de El Cairo.

El joven se resistió y, mientras escalaba, arrojaba piedras a las unidades policiales, indica el departamento de Antigüedades.

Finalmente, los uniformados consiguieron arrestar al escalador y lo han remitido a la fiscalía, informa Mohi, sin dar más detalles.

No es la primera vez que ocurre algo similar en esta zona turística.

El pasado diciembre, el Gobierno egipcio pidió a la Fiscalía General que investigase un vídeo difundido en las redes sociales en el que se veía a una pareja extranjera escalando la misma pirámide.

En la grabación, el hombre y la mujer terminaban desnudos encima del monumento y se mostraba una imagen fija de ellos simulando una postura sexual.

Desnuda también posó la modelo belga Marisa Papen en la explanada de las pirámides en 2017, donde no fue arrestada tras pagar supuestamente a unos guardias, según contó entonces a Efe.

No obstante, días después fue detenida en el templo de Karnak, en Luxor, cuando se despojó de su vestimenta para otra sesión fotográfica.

En 2015, el joven alemán Andrej Ciesielski fue detenido y expulsado de por vida de Egipto por subir hasta lo alto de una de las pirámides, una acción también difundida por internet.


anna-delvey-sorokin-1280x853.jpg

6min1770

Era joven, heredera de una gran fortuna en Alemania, vivía en hoteles de lujo y frecuentaba las fiestas más exclusivas de Nueva York. La vida de Anna Delvey era el sueño de muchos. Hasta que se descubrió que todo era una mentira y ahora se enfrenta a años de cárcel.

El nombre de Anna era prácticamente lo único real en la vida de película de esta mujer de 28 años. No lo era su apellido, Sorokin, en realidad; ni su país de origen, Rusia y no Alemania; ni mucho menos su supuesta fortuna.

Pese a ello, durante años se ganó la amistad de las élites de Nueva York, donde desembarcó en 2014 llena de confianza en sí misma y equipada con un arma que en la Gran Manzana resulta casi siempre irresistible: propinas de 100 dólares.

Los billetes volaban para todo el mundo, para conductores, empleados de hotel, camareros… La joven se codeaba con artistas, famosos y millonarios, frecuentaba exclusivos restaurantes y vestía ropa de los mejores diseñadores.

El gran proyecto de Anna Delvey era abrir en Manhattan un espectacular club privado, una inversión de más de 40 millones de dólares y que iba a diseñar Gabriel Calatrava -hijo del conocido arquitecto español-, a quien conoció en octubre de 2015 y que terminó por testificar en el juicio en contra de la joven.

Finalmente el proyecto quedó en nada. Anna buscó financiación en bancos y fondos de inversión y, aunque logró engañar a una entidad para darle una línea de crédito de 100.000 dólares, no consiguió los millones de dólares que buscaba.

La supuesta fortuna familiar nunca apareció por ningún sitio, porque no existía. Según varios medios, su padre es un antiguo camionero ruso que emigró a Alemania con su familia y que tiene un pequeño negocio de calefacción y aire acondicionado.

Durante años, ayudó económicamente a la joven, que antes de llegar a Nueva York pasó un tiempo en París como becaria en una revista francesa de moda y arte.

Sin embargo, el aura de glamur y las mentiras funcionaron durante mucho tiempo, con Sorokin trampeando sus grandes gastos y manteniendo un tren de vida imposible, siempre bajo promesas de alguna transferencia que tenía que llegar desde Europa.

El castillo de naipes comenzó a desmoronarse a comienzos de 2017, cuando se trasladó a vivir a un hotel de cinco estrellas en el Soho neoyorquino, donde se instaló en un habitación de 400 dólares la noche y donde acumuló una deuda de unos 30.000 dólares.

El establecimiento -al que de alguna manera consiguió pagar- terminó por echarla de allí, pero Sorokin no se dio por vencida y se trasladó a un nuevo hotel de lujo y luego a otro.

Finalmente, en junio de 2017 fue arrestada tras haber dejado sin pagar una factura de 11.518 dólares en uno de ellos y después de intentar irse sin abonar la cuenta de un restaurante.

Las deudas que había ido dejando afectaban no solo a negocios, sino también a particulares, como una fotógrafa neoyorquina de la que se hizo amiga y a la que invitó a un lujoso viaje a Marruecos junto a otras dos personas.

Sorokin había ofrecido pagar por todos los gastos, pero a la hora de la verdad sus tarjetas de crédito no funcionaban y convenció a su amiga para que pusiese la suya, bajo promesa de que le reembolsaría el gasto rápidamente.

La cuenta que nunca pagó -incluidos billetes de avión, hotel, compras y comidas- alcanzó los 62.000 dólares, más de lo que la mujer ganaba en un año, según relató la víctima en un artículo en Vanity Fair.

Poco después de su publicación, en mayo de 2018, la revista New York sacó a la luz toda la historia de Sorokin, en una larga crónica cargada de testimonios de personas que habían interactuado con ella a lo largo de los años.

Esta semana, tras un mes de juicio, Sorokin fue finalmente declarada culpable de varios cargos, acusada de robar más de 200.000 dólares y de intentar quedarse con millones más a través de varios fraudes.

“Como se ha demostrado en juicio, Anna Sorokin cometió verdaderos crímenes de guante blanco durante el curso de su larga farsa”, señaló en un comunicado este jueves el fiscal del distrito, Cyrus Vance.

Los crímenes, entre ellos gran robo en segundo grado, pueden acarrear una pena de hasta 15 años de cárcel. Sorokin conocerá su castigo el próximo 9 de mayo. 


somalia-1280x720.png

2min1510

Las autoridades de la región semiautónoma de Somalilandia, en el norte de Somalia, han liberado a dos ciudadanas canadienses arrestadas en enero y condenadas a recibir 40 latigazos por consumir alcohol.

Según las informaciones facilitadas por la emisora local Radio Danan, las dos mujeres, identificadas como Maymona Abdi y Karima Watts, han sido excarceladas sin que se aplique el castigo físico.

El abogado de ambas mujeres, Mubarik Mohamoud Abdi, ha confirmado las liberaciones en declaraciones a la cadena de televisión canadiense CBC. Ambas fueron acusadas de consumir alcohol, algo ilegal en Somalilandia, tras ser arrestadas en una vivienda en Hargeisa, la capital de la región.

Así, Abdi ha detallado que ambas firmaron confesiones tras recibir presiones pensando que evitarían ser condenadas a pena de cárcel, pese a lo cual fueron sentenciadas a dos meses de prisión y 40 latigazos.

Las dos mujeres viajaron a Somalilandia, de donde son originarias sus familias, para ayudar a mujeres de la región, tal y como informó el diario canadiense ‘The Globe and Mail’.

Fahima Hassan, madre de Abdi, había pedido a las autoridades canadienses que intervinieran y denunció las malas condiciones de detención de ambas mujeres. “Quiero que mi hija vuelva a casa. Está sufriendo mucho”, dijo recientemente en una entrevista.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS