Ecología archivos | FuentesConfiables.com

img_7925.jpg

5min940

El 60 % de las especies de café silvestre del mundo están en peligro de extinción a causa del cambio climático, la deforestación y el aumento de los hongos patógenos y las plagas, según reveló hoy una investigación del Real Jardín Botánico de Kew de Londres.

Una de las variedades que se verá más afectada como consecuencia del calentamiento global será el café Arábica, el más comercializado del mundo, que ya ha ingresado como una especie en riesgo de desaparecer en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Los resultados basados en más de dos décadas de investigación muestran la preocupación existente a nivel mundial en el sector y demuestran que las medidas de conservación de las especies de café silvestre actuales son inadecuadas para garantizar su futuro a largo plazo.

El estudio publicado hoy en las revistas de investigación “Science Advances” y “Global Change Biology” pone de manifiesto la necesidad de comprender el riesgo de extinción de esta especie para implementar políticas apropiadas y eficaces como la migración asistida, la conservación o la regeneración de los bosques.

Estas acciones, según defienden los científicos, tendrían beneficios a largo plazo para el cultivo en los países productores de esta bebida, como Etiopía, el lugar de nacimiento natural del café Arábica y el mayor exportador de café de África.

El jefe de investigación de Kew y el autor principal del artículo, Aaron Davis, espera que los hallazgos de la investigación contribuyan a “asegurar el futuro de la producción de café en el mundo, no solo por los amantes de esta bebida, sino también por las comunidades agrícolas de algunos países que dependen de este sector como una fuente de ingresos”.

Por su parte, el investigador del Departamento de Conservación de Kew, Eimear Nic Lughadha, también señaló la importancia de “garantizar la sostenibilidad del sector de la producción de café”, pues algunas de las especies en las que se ha basado el estudio “no se han visto en la naturaleza desde hace más de 100 años”.

Dada la gran cantidad de amenazas emergentes, los investigadores de Kew subrayaron la probabilidad de que se requieran otras especies de café diferentes a la Arábica y la Robusta, las dos variedades en las que se basa el comercio mundial.

No obstante, Davis recalcó que, entre las especies en peligro de desaparecer, “se encuentran aquellas que tienen potencial para engendrar y desarrollar los cafés del futuro y aquellas capaces de resistir enfermedades y de soportar el empeoramiento de las condiciones climáticas”.

Gran parte del trabajo realizado para este estudio se desarrolló donde crecen las plantas de café silvestre, principalmente en los bosques remotos de África y en la isla de Madagascar.

En 2012, los investigadores de Kew y los colaboradores locales ya determinaron cómo el cambio climático podría afectar a la especie Arábica en Etiopía tras estimar que los lugares de cultivo de esta variedad de café podrían disminuir en un 85 % para 2080.

Más tarde, en 2017, el grupo de científicos de Kew en Etopía concluyó que más de la mitad de los campos de cultivo del país africano podrían ser inadecuados para producir café a finales de este siglo. 


img_7910.jpg

4min1000

Un grupo internacional de investigadores advirtió del aumento de temperatura del permafrost (suelo congelado) a escala mundial, lo que podría generar la liberación de dióxido de carbono y metano con consecuencias en la aceleración del calentamiento global.

Los glaciares y el hielo marino son sistemas más estudiados, por lo que la Universidad de Barcelona, que participa en el equipo científico, destacó los resultados de esta investigación, que por primera vez analiza el estado del permafrost en el conjunto de la Tierra.

Para este trabajo, publicado en la revista “Nature Communications”, se realizó un análisis de los datos de más de 120 perforaciones distribuidas por el Ártico y la Antártida, así como en altas montañas y llanuras elevadas de todo el planeta.

Los datos obtenidos del 2007 al 2016 evidencian que las temperaturas del suelo en sectores de permafrost aumentaron, en promedio, 0,3 grados Celsius (0,54 Fahrenheit).

De acuerdo con la Universidad de Barcelona, en su página de Internet, la información se almacena en la Global Terrestrial Network for Permafrost, una iniciativa internacional que promueve la homogeneización en la toma de datos de monitorización de ese elemento.

La presencia o ausencia de congelamiento en el suelo condiciona los ecosistemas de numerosas áreas situadas en las montañas y en latitudes elevadas. La descongelación del permafrost, afirmaron los especialistas, ocasiona la liberación de dióxido de carbono y metano, con las consecuencias que esto tiene para la aceleración del calentamiento planetario.

También señalaron efectos socioeconómicos a escala local y regional, con la pérdida de equipamientos, daños a infraestructuras, erosión de la costa, entre otros, además de implicaciones para el clima del mundo.

Este trabajo se asocia a otro estudio, publicado en “Earth-Science Reviews” y en el que participaron científicos de diferentes regiones de la cuenca mediterránea. Por primera vez, se reconstruyeron las condiciones de este fenómeno en las zonas de montaña del sur de Europa, durante los últimos 20 mil años.

Los resultados muestran que, desde la última glaciación, ha habido una disminución gradual de las áreas de suelo congelado en las montañas del Mediterráneo, y solo ha reaparecido en algunos casos durante las fases más frías, como en la Pequeña Edad de Hielo (1300-1800 dC).

Desde entonces, el calentamiento ha hecho que el permafrost se encuentre únicamente en los lugares más elevados de las montañas de esa región.

 


crinza-de-insectos.jpg

3min470

Los insectos tienen un gran potencial como fuente alternativa de proteínas, pero se necesitan más investigaciones urgentes antes de que comience una producción masiva para evitar un desastre ambiental, advirtieron el lunes investigadores suecos.

Actualmente existe una “falta abrumadora de conocimiento” sobre aspectos básicos, como especies idóneas, sus requerimientos de hábitat y alimentación, el manejo de sus desechos y que los insectos que escapen no provoquen estragos en el ecosistema, comentaron.

A menos que dichos temas sean estudiados y discutidos de una forma crítica, “nos arriesgamos a crear una industria que reemplace un problema medioambiental con otro”, escribieron en la revista Trends in Ecology & Evolution.

A nivel global, la creciente demanda de proteína animal ha llevado a un cultivo expandido de soja para ganado y aves, pero sus críticos afirman que el sistema es insostenible y que lleva a la deforestación y sobreuso de químicos agrícolas.

Nutricionistas y científicos han estado considerando a los insectos como una fuente sustentable y barata de proteínas para alimentar a un mundo creciente, debido a que son altos en proteínas, vitaminas, fibra y minerales.

Los insectos emiten menos gases de efecto invernadero y menos amoníaco que el ganado o los cerdos y requieren de una cantidad significativamente menor de tierra y agua que el ganado, según la Agencia de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Según la FAO, más de 1.900 especies de insectos son comibles.

Las empresas ya están entrando al sector y produciendo hamburguesas a partir de gusanos de búfalos, sopa de batata dulce hecha con bichos, bocadillos de larvas y granjas de insectos.

Sin embargo, “el impacto medioambiental futuro de la crianza masiva de insectos es en gran medida desconocido”, comentaron científicos suecos.

“¿Cómo produces el alimento que comen, dónde lo produces, qué usas? Hay tantas preguntas”, comentó Asa Berggren, bióloga especialista en conservación de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas y coautora del documento.

“Una de las mayores amenazas a los sistemas naturales y de producción en todo el mundo son las especies invasivas. ¿Qué pasa si se libera accidentalmente a los insectos en un país al que son importados? Los insectos son diminutos y escapan”, comentó Berggren.


planta-desalinizadora.jpg

6min660

Un estudio advierte del peligro que representan las más de 16.000 plantas de desalinización que operan en todo el mundo y que producen al día 142 millones de metros cúbicos de salmuera, un 50 % más de lo previamente estimado.

El estudio dado a conocer hoy lunes fue realizado por científicos del Instituto para el Agua, el Medioambiente y la Salud (UNU-INWEH), un organismo de la ONU basado en Canadá, la Universidad Wageningen (Holanda), y el Instituto Gwangju de Ciencia y Tecnología (Corea del Sur).

Los científicos analizaron datos recientemente conocidos y los más completos nunca recopilados de las más de 16.000 plantas de desalinización y descubrieron que la salmuera que producen, agua con una gran concentración de sal, es muy superior a lo calculado con anterioridad.

Uno de los autores del estudio, el doctor Manzoor Qadir, vicedirector de UNU-INWEH, declaró a Efe que “el impacto potencial de la salmuera es muy importante. Aumenta la temperatura del agua del mar y reduce la cantidad de oxígeno en el agua lo que causa graves daños a la vida acuática”.

Qadir también dijo que las plantas desalinizadoras suponen otro impacto negativo al medioambiente porque el proceso de absorber agua marina para desalinizar elimina muchos animales marinos que son atrapados en redes para evitar ser succionados.

Edward Jones, el principal autor del estudio y profesor de la Universidad Wageningen, dijo a Efe que por cada litro de agua potable producido por las plantas desalinizadoras en todo el mundo, se generan una media de 1,5 litros de salmuera.

La producción anual es suficiente para cubrir todo el estado de Florida con 30,5 centímetros de salmuera, señaló el estudio.

Qadir y Jones explicaron que los mayores problemas se concentran en el Oriente Medio y más específicamente en cuatro países: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait y Qatar.

Estos cuatro países producen un 55 % de la salmuera generada en todo el mundo al año. Arabia Saudí es el principal contribuyente, con un 22 %, seguido de EAU, con el 20,2 %, Kuwait (6,6 %) y Qatar (5,8 %).

Pero el profesor Jones también destacó a España como uno de los principales productores de salmuera del mundo y el mayor de Europa.

Según los datos proporcionados por los autores del estudio a Efe, España tiene una capacidad de desalinización de 5,6 millones de metros cúbicos al día, lo que representa el 5,9 % del total mundial y el 64 % de Europa occidental.

En cuanto a producción de salmuera, España genera 5,8 millones de metros cúbicos al día, un 4,1 % de la cuota mundial y un 69 % de Europa occidental.

Jones añadió que la tecnología de desalinización utilizada en España es de las más avanzadas y más eficientes por lo que su impacto medioambiental es menor.

El aspecto más positivo del estudio es que los autores señalan que la salmuera puede ser aprovechada económicamente por ejemplo en acuicultura, para la irrigación de especies tolerantes a la sal, generar electricidad y recuperando productos como magnesio, yeso, calcio, potasio, cloro, litio e incluso uranio.

Qadir dijo que “se necesita convertir un problema medioambiental en una oportunidad económica. Esto es particularmente importante en países que producen grandes cantidades de salmuera, como Arabia Saudí, EAU, Kuwait y Qatar”.

Qadir destacó que, por ejemplo, ha sido utilizado ya en acuicultura para aumentar la biomasa de peces en hasta un 300 %, o para cultivar el suplemento dietario espirulina, producido a partir de algas azules.

Los autores indicaron que es esencial mejorar las tecnologías de desalinización y reducir su impacto medioambiental porque hasta 2.000 millones de personas viven en la actualidad en zonas con escasez de agua que se podrían beneficiar de la conversión de agua marina en agua potable.

“Hay una urgente necesidad de hacer las tecnologías de desalinización más baratas y extenderlas a países con ingresos bajos o medios. Al mismo tiempo tenemos que responder a los problemas potencialmente graves de la desalinización”, declaró el doctor Vladimir Smakhtin, director de UNU-INWEH y que también participó en el estudio.


img_6986.jpg

10min1220

La causa principal de los sismos de baja magnitud son las fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México, señaló el investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM Luis Quintanar Robles.

El especialista expuso que se lleva a cabo un estudio para saber si la intensidad con que la gente los siente está influida por la proximidad de grandes edificios.

En un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) refirió que al respecto, Leonardo Ramírez, investigador del Instituto de Ingeniería realiza un estudio para saber si la intensidad con que la gente los siente está influida por la proximidad de grandes edificios.

“En esta investigación sobre lo que se llama interacción suelo-estructura, Ramírez ha observado que las estructuras de los grandes edificios pueden dar origen a una diferencia en la manera de sentir los sismos en sus inmediaciones”, refirió Quintanar Robles.

Abundó que los sismos locales son de baja magnitud debido a que la longitud de las fallas que los originan no es tan grande como la de las fallas localizadas en las costas del Pacífico.

Por otro lado, continuó, cuando un sismo de gran magnitud ocurre fuera del Valle de México, especialmente en las costas del Pacífico, el subsuelo de la capital resiente la llegada de sus ondas, lo que puede provocar que las pequeñas fallas preexistentes se activen y desencadenen los sismos de baja magnitud que se sienten después.

Quintanar Robles expresó que como las fallas del subsuelo del Valle de México existen desde hace miles de años, los sismos de baja magnitud en la capital no han dejado de presentarse a lo largo de su historia. Con todo, la población tiene la impresión de que ahora hay más que antes.

Esto ocurre por dos razones fundamentales: hace 20 o 40 años, si un sismo de baja magnitud golpeaba una zona poco habitada pasaba inadvertido, pero en la actualidad el Valle de México está densamente poblado, así que cualquier sismo que ocurra aquí, por leve que sea, se sentirá por una parte de la población proporcionalmente mayor.

Y dos, porque antes sólo se contaba con una estación sismológica y ahora el Servicio Sismológico Nacional tiene 30 estaciones de banda ancha en el Valle de México, que permiten detectar casi cualquier movimiento y reportarlo.

Además de ser de baja magnitud, los sismos originados en el Valle de México son muy superficiales: no alcanzan más allá de los cinco o 10 kilómetros de profundidad, a diferencia de los costeros, que pueden alcanzar una profundidad de 30 y hasta 50 kilómetros.

La magnitud de los sismos locales en la Ciudad de México oscila entre 2, 2.1, y 3.3 o 3.4, detalló

En cuanto a su duración, es muy breve: de tres, cuatro o cinco segundos. Debe recordarse que la duración de un sismo está en relación directa con su magnitud: entre más alta sea, más tiempo durará, y viceversa.

El experto recomendó que es importante que la población conozca las características del subsuelo de la zona donde vive, que revise los muros y las columnas de sus hogares, y si aparecen grietas, las repare de inmediato para evitar que en caso de un sismo muy grande sufran daños mayores.


img_6951-2.jpg

6min1550

El reciclado de las bolsas de plástico, así como regular su diseño para los productos que requieren envoltura, constituyen parte de la solución al problema ecológico, afirmó el presidente de la Asociación de Industriales de la Bolsa de Plástico (Inboplast), José Anguiano Hernández.

En entrevista con Notimex, explicó que la magnificación del problema de las bolsas de plástico ha atacado severamente a este sector productivo. Sin embargo, consideró que la solución al riesgo ecológico es meramente cultural y educativo, a través de campañas de concientización dirigidas a toda la población.

“Estamos buscando a nivel federal por medio del Senado que se imponga una norma técnica, que sea para todos en el pais, ya que nosotros nos encontramos con normas e iniciativas municipales que de alguna forma nos hace daño por la percepción que se tiene de nuestro producto”, dijo.

Mencionó que es imposible creer que las bolsas de plástico son las causantes de un desastre ecológico cuando representan menos del 1.0 por ciento de los desechos plásticos. “Es un problema de separación de basura por parte de la ciudadanía para ponernos a trabajar en el reciclado de estos productos”, insistió.

De esta forma, dio a conocer que las 50 empresas asociadas en Inboplast y que producen el 70 por ciento de las bolsas de plástico que consumen los mexicanos, impulsan una norma técnica federal para regular la fabricación de bolsas de polietileno y fomentar su reciclaje, a fin de reutilizar estos productos tan necesarios en una sociedad.

Manifestó que debido a que como empresas tienen la responsabilidad de reciclar, proponen que con esta nueva norma se les exija a los fabricantes de bolsas que al menos un 30 por ciento de su producción es reciclado. “El propósito es que estos productos valgan más que en un basurero, es materia prima y tenemos que reutilizar esas bolsas, que no paren en un vertedero”, añadió.

Aseguró que las empresas del plástico son “más atacadas por falta de información, porque algunos legisladores desconocen cuál es el proceso de las bolsas y les es más fácil la prohibición, pero la realidad es que no es la solución”, recalcó Anguiano Hernández, quien agregó que Inboplast ofrece 80 mil empleos.

Reiteró que si no separamos la basura y llevarlo al destino que debe de ser, el problema ecológico va a seguir creciendo, pero es urgente dejar atrás las leyes prohibitivas y llevar a la práctica la cultura del reciclado a través de la iniciativa que propone Inboplast.

Puntualizó que con la puesta en marcha de una norma técnica se ayudará a fomentar el reciclaje y la reutilización en la industria del plástico, así como a eliminar la idea equivocada de que las bolsas de plástico son las causantes de la contaminación, porque la solución real es el destino de las mismas. “Las bolsas no llegan solas a los océanos”, expuso.

Comentó que es importante realizar un verdadero plan de manejo en que se involucre la industria, los distribuidores y la sociedad en general para lograr reciclar estos productos. “El ser humano es el que contamina por darle un final equivocado al plástico y la cultura ecológica debe iniciar desde los niños, informarles y concientizarlos, es a largo plazo”, apuntó.

Refirió que avalada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), una “francesa multimillonaria realizó un estudio y determinó el concepto de economía circular.

En la investigación se dio cuenta que es terrible la cantidad de plástico en el mar, pero que debido a que es un producto de primera necesidad en vez de prohibirlo se debe hacer economía circular para que todos los industriales le demos la vuelta al plástico que consumimos y que hagamos productos reciclables”, añadió.


img_6946.jpg

3min1250

México, 1 Ene (Notimex).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) llevó a cabo inspecciones para verificar el tratamiento de aguas residuales en diferentes obras realizadas en Acapulco, Guerrero.

La dependencia inició con la inspección de descargas de aguas residuales de un condominio en el puerto, a fin de verificar si el inmueble cuenta con los permisos correspondientes.

En un comunicado, detalló que durante la visita, autoridades detectaron irregularidades administrativas tales como: falta de los reportes de volúmenes de agua residual descargada, así como el monitoreo de la calidad de la descarga.

Además, el inspeccionado no contaba con los informes sobre la peligrosidad de los lodos, producto del tratamiento de las aguas residuales realizados conforme a la NOM-004-SEMARNAT-2002.

Por lo anterior, la Profepa en Guerrero sujetará al condominio a un proceso administrativo que concluirá con una sanción económica.

En otro caso, los inspectores federales de la dependencia realizaron un recorrido de vigilancia en Playa Papagayo, donde localizaron tres puntos en los que se encuentran canales pluviales que desembocan a la Bahía de Acapulco, sin que detectaran la descarga de aguas residuales.

Aunado a ello, la delegación de la dependencia en esa entidad mantendrá las inspecciones y recorridos de vigilancia sistemática, para detectar descargas de aguas residuales que se realicen de manera irregular en la Bahía y la zona Diamante de Acapulco.


FuentesConfiables.comdiciembre 29, 2018
img_6774.jpg

7min890
Un total de ocho especies de aves, entre las que se encuentra el guacamayo azul, estarían en camino hacia la extinción, según un estudio de la organización internacional BirdLife sobre la situación que guardan ejemplares en peligro crítico.

Este diagnóstico se da luego de ocho años de analizar la situación de al menos 51 especies de aves en peligro crítico, que dio como resultado la posibilidad de que ocho de éstas, entre ellas dos de guacamayo hayan desaparecido, informó BirdLife en su portal de Internet.

Lo anterior ha traído como consecuencia una serie de difusiones en redes sociales sobre la extinción del guacamayo azul o guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii); sin embargo, mencionar sólo a esta especie es quedarse con la imagen de la punta del iceberg.

El problema podría ser más grave, pues las investigaciones realizadas por BirdLife revelaron que además de existir la posibilidad de la ausencia de ocho especies, el problema se presenta a escala continental y no en islas.

Stuart Butchart, investigador de BirdLife, recordó que en los siglos recientes, 90 por ciento de las extinciones de aves se dieron en islas.

Sin embargo, los resultados confirman que hay una creciente ola de desapariciones de especies que se extiende por los continentes, impulsada principalmente por la pérdida de hábitat y la degradación de la agricultura y la tala insostenible, detalló el científico en un artículo.

Respecto al guacamayo azul, BirdLife aclaró que esta ave endémica de Brasil aparentemente fue aniquilada en el medio silvestre, debido a la deforestación y otros factores, como la creación de una presa y la captura para el comercio.

A pesar de ello, una población estimada entre 60 u 80 ejemplares persiste en cautiverio, de ahí que se sugiere que la clasificación en la que se encuentra este ejemplar cambie a extinto en la naturaleza.

En un avistamiento en 2016, científicos detectaron un ejemplar libre de guacamayo azul en la selva, lo que despertó la esperanza de que la especie pudiera persistir, pero, ahora se sospecha que sólo se trató de un ejemplar que se escapó del cautiverio.

Además del guacamayo azul, existen otras especies que podrían declararse extintas como el cryptic treehunter (Cichlocolaptes) y el mazarbarnetti y alagoas Foliage-gleaner (Philydor novaesi), de Brasil, y el poo-uli (Melamprosops phaeosoma), de Hawaii, ya que no han sido vistas en vuelo desde 2004.

Los datos también sugieren que otras cuatro especies deberían ser reclasificadas como en peligro crítico, categoría que indica que la especie es altamente probable que se haya extinguido.

Se trata de lorikeet (Charmosyna diadema) de Nueva Caledonia, avistado por última vez en 1987; el Vanellus macropterus de Java (1994), Glaucidium mooreorum de Pernambuco (2001) y otro guacamayo, Anclorhynchus glaucus de Glaucous (1998).

Ejemplares del guacamayo de Spix que prevalecen en cautiverio constituyen una esperanza, siempre y cuando puedan ingresar a un programa similar al que ingresó el cóndor de California y que es un ejemplo de recuperación.

De acuerdo con los parámetros definidos por organismos de conservación biológica internacional, para declarar extinta a una especie es necesario que se señale que se le dejó de ver por un tiempo considerable en estado libre y que su porcentaje de población haya sido determinado en menos de 0.1 por ciento.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, de un total de 187 extinciones registradas desde el año 1500 a la fecha, 90 por ciento se han dado en especies insulares.

Entre las desapariciones se encuentran las especies exóticas invasoras (46 por ciento) y la caza o captura (26 por ciento), aunque las condiciones registradas en años recientes podrían revelar un cambio, debido a la extensión de las manchas urbanas y el cambio de uso de suelo sin visión sustentable.

 


FuentesConfiables.comdiciembre 24, 2018
img_6421.jpg

6min1360

Pese a que 2018 se despide como el mejor año del decenio en materia de incendios, la organización no gubernamental Greenpeace advirtió que no es el momento de bajar la guardia ya que el cambio climático continúa implacable.

La responsable de la campaña de Incendios Forestales de Greenpeace, Mónica Parrilla, aseguró que es sin duda una excelente noticia, “pero desde Greenpeace consideramos que los buenos datos de 2018 no pueden llevar a la autocomplacencia y a la inacción”.

Señaló que en un contexto de cambio climático es necesaria una profunda reflexión y cautela.

“Los problemas estructurales de nuestros bosques siguen sin abordarse y esto supone dejarlo todo al azar. Lo que ha ocurrido en Mati (Grecia) o California (EUA) puede pasar también en España”, apuntó.

Indicó que con todo esto, hay que lamentar grandes incendios forestales como el de Santa Colomba de Curueño (León), el de Nerva (Huelva) o el de Llutxent (Valencia).

En Mondariz (Pontevedra), sin ser un gran incendio forestal, también se generaron situaciones de alarma con el consiguiente desalojo de la población afectada.

En su momento, Greenpeace presentó el informe “Protege el bosque, protege tu casa”, en el que alertó de que en España no se cumple la normativa sobre incendios forestales.

De hecho, el 80 por ciento de los municipios en zonas de alto riesgo de incendio forestal no dispone de planes de emergencia y apenas de planes preventivos y de autoprotección.

Además insistió en que la planificación urbanística no tiene en cuenta el riesgo de incendios forestales, lo que revierte en peligro para la población y en más superficie calcinada.

“Los montes españoles, en los que a menudo se insertan viviendas, son un auténtico polvorín para los incendios forestales, por lo que es necesario abordar esta situación desde ya”, concluyó Parrilla.

En este sentido, este año la Fiscalía de Medio Ambiente justificó el alto riesgo de incendios por la necesidad de cumplir la planificación.

En consecuencia, envió un requerimiento a los ayuntamientos para recordar que los planes preventivos y de emergencia local contra incendios forestales son obligatorios, al igual que los de autoprotección, los cuales dependen de la ciudadanía.

Greenpeace alertó que el cambio climático y los patrones demográficos están transformando el régimen de incendios, provocando episodios de altísima intensidad con desalojos masivos, pérdidas de bienes, personas fallecidas y miles de hectáreas calcinadas, como muestra lo ocurrido este año en Grecia, California o Portugal.

Recordó que en 2017 (el peor año del decenio en incendios forestales en España), el 63 por ciento de los incendios arrasaron menos de un hectárea.

Sin embargo, a pesar de representar menos del 0.5 por ciento en el número total, 55 grandes incendios forestales (GIF) fueron responsables de la destrucción de casi el 55 por ciento de las hectáreas quemadas.

Por otro lado, las conflagraciones también contribuyen a las emisiones de cambio climático agravando el problema. Un ciclo que se alimenta.

Hace dos semanas, Greenpeace presentó un informe en el marco de la Cumbre de Cambio Climático (COP) que se celebró en Katowice (Polonia) y recalcó que no deben seguir ignorándose los impactos climáticos de los incendios si se desea conseguir el objetivo de limitar el calentamiento del planeta a 1.5 grados, como se acordó en París.


FuentesConfiables.comdiciembre 22, 2018
img_6347.jpg

6min1350

El cuidado al medioambiente ha llegado a productos como la lencería femenina con materiales sustentables que aportan la responsabilidad ambiental a un mercado regido por la estética.

Esta nueva tendencia amigable con el ambiente deja de lado los textiles sintéticos contaminantes en la confección de las prendas y los reemplaza por materiales de origen natural, aplicando celulosas de eucalipto, soya, pino y algodón, entre otros.

El director ejecutivo de la marca de ropa interior Vicky Form, Pepe Zaga, dijo a Efe que las empresas deben ser social y ecológicamente responsables, ya que es algo que se ha convertido en una exigencia de los clientes hacia las marcas.

En el caso de la ropa interior y prendas en general, según el experto, para permanecer en el radar de los clientes se tiene que ir más allá de solo generar productos porque la clave ahora es cómo estos se confeccionan.

“Hoy no te compran por lo que haces, sino por cómo haces las cosas. La gente analiza el ADN de una empresa y verifica hacia dónde se va su dinero”, expuso el directivo.

Asimismo, añadió que el usuario busca hoy que “los productos vengan de fuentes sustentables, responsables, de fuentes de comercio justo”, así como tiene en cuenta factores como que la marca ayude a empoderar a las mujeres.

También mencionó que en el caso de su empresa “un 80 % de las prendas son de maquila mexicana, que reciben diversos tratamientos para ahorrar en agua y otros enseres que intervienen en la cadena de producción”.

En el caso de aquellos materiales adquiridos fuera del país, siempre se verifica “que tengan una certificación internacional en comercio, justicia, empleo y sustentabilidad”.

De acuerdo a la encuesta sobre hábitos de consumo en prendas de vestir del sistema Mercawise, las compras del mexicano están encabezadas por los vaqueros, seguidos de las camisas y blusas.

En tercer lugar está la ropa interior, incluyendo en este sector a la lencería.

El mercado de la lencería en México tiene un valor estimado anual de 320 millones de dólares.

Por su parte, la consultora Frost& Sullivan señala en su estudio de 2017 que este mercado tiene valor a nivel mundial de 82.100 millones de dólares.

Otro ejemplo de fomento de estas prendas íntimas con corte ecológico es el de la marca Liz del Grupo CMR, que este año presentó en México las innovaciones de sus prendas de lencería enfocadas en brindar comodidad a las mujeres sin olvidar la sustentabilidad.

Esta empresa brasileña utiliza en los procesos de maquila de sus prendas hilos biodegradables al tiempo que suma otras acciones que logren reducir el impacto ambiental de los procesos industriales.

Esto reafirma que la moda sostenible va ganando terreno y, si bien aún es complicado apreciar esto en la ropa interior de forma masiva, ser una marca “verde” ya es una realidad global en plena expansión.

Algunos ejemplos de esto suceden en países europeos, como es el caso de la marca Maripuri Tijeritas, de España, que usa algodón orgánico, y cáñamo para elaborar sus piezas.

La Organic Cotton Colors, también de España, se sirve de un sistema de comercio justo y usa algodón ecológico libre de tintes.

En Reino Unido, la marca de lencería Ayten Gasson confecciona las prendas a mano con uso de seda orgánica para prendas tanto de hombre como de mujer.

Por su parte, Francia se ve representada con la marca You Green, que en sus materiales usa fibra de pino blanco.

En último caso, A-Dam, marca de origen holandés, utiliza algodón orgánico y solo un 5 % de licra.

Esta empresa está enfocada en calzoncillos ajustados para caballero y se sirve de materiales reciclados para todo el embalaje de sus piezas.

De nuevo según la encuesta de Frost&Sullivan, las prendas de lencería sexy forman parte de un mercado internacional que genera 14.000 millones de dólares mensuales.

En mercados como el mexicano, este tipo de prendas están aún por explotar, tomando como ejemplo a seguir a los países de Latinoamérica en los que más se comercializan este tipo de productos, Brasil y Colombia.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS