Ciencia archivos | FuentesConfiables.com

images-4.jpeg

4min2250

Las exposición prolongada a las altas temperaturas facilita o agudiza enfermedades cardiovasculares, renales, hepáticas y trastornos mentales, advirtieron este jueves académicos de la Universidad de Guadalajara.
El médico Miguel Ángel Buenrostro, del campus de Ciencias de la Salud de la universidad, explicó en conferencia de prensa que cuando una persona está expuesta a temperaturas de más de 36 grados el cuerpo genera un mecanismo para eliminar el calor corporal que puede ir desde síntomas muy simples hasta procesos internos más complejos si la situación no mejora.
La primera fase de este mecanismo conocido como “enfermedad de calor” o “golpe de calor” es cuando la persona manifiesta sarpullidos, náuseas, cefalea intensa y mareo.

La segunda fase puede progresar hasta el vómito y una sensación de debilidad y en caso extremo puede haber pérdida de la conciencia, que requiere atención médica de urgencia.

Esto es indicativo de una deshidratación severa que puede progresar si el paciente no toma medidas como ir a un lugar fresco o tomar abundantes líquidos, principalmente si pasa mucho tiempo en la calle o bajo los rayos del sol, explicó.

Buenrostro añadió que en medio de este proceso el cuerpo produce una reacción inflamatoria de defensa que libera diversas sustancias las cuales aumentan la irrigación sanguínea y traen consigo reacciones en cadena para ayudarlo a bajar su temperatura interna, pero a la vez son perjudiciales.

“El calor es una agresión y el cuerpo lo toma como tal y activa un sistema de defensa que elimina el calor pero muchas veces nos puede dañar porque activa procesos en cascada o círculos viciosos que tiene afectación al corazón”, explicó el especialista.

Esta afectación tiene que ver con el aumento de la frecuencia cardiaca, un aumento en la presión arterial, disminución en la eliminación del volumen urinario en el riñón, alteración en la función del hígado, específicamente daño al endotelio, y dificultad para respirar.

Los niños, las personas de la tercera edad y quienes padecen enfermedades crónicas o siguen un tratamiento médico son los más susceptibles a sufrir estas reacciones, aunque cualquier persona adulta puede presentarlas y requerir atención médica de emergencia.

Arturo Curiel, investigador del Instituto de Medio Ambiente y Comunidades Humanas de la universidad, explicó que cuando el cuerpo sale de la zona de confort climático que es de 31 o 31 grados centígrados hay un cambio en el flujo sanguíneo que podría causar mayor incidencia de infartos y accidentes cardio cerebrales.

“Cuando la temperatura externa es de 36 o 37 grados no hay capacidad de enfriamiento y el corazón regularmente tiene una sobre presión, las arterias cambian su capacidad de flujo sanguíneo y eso hace que aumente el esfuerzo cardiaco”, expresó.


cerebro.jpg

6min1780

Las conexiones mente a mente podrían dejar de formar parte de ese ideario futurista plagado de coches voladores y robots asistentes para convertirse en una realidad. Llevamos toda una vida viéndolo en televisión y cine: Stranger Things ha sido la última en jugar con las posibilidades de conexión y expansión de nuestros cerebros. Ahora, un equipo de científicos encabezados por la Universidad de Washington propone un primer salto de la ciencia ficción a la realidad.

El proyecto, titulado BrainNet, permite conectar varios cerebros de manera simultánea para resolver problemas. Así, una serie de cerebros puede tomar decisiones sobre una cuestión concreta y enviar dicha información a un cerebro receptor. ¿Cómo lo hace? Con una combinación de dos técnicas: primero, una electroencefalografía (EEG) recoge las señales cerebrales y, después, la estimulación magnética transcraneal (TMS) permite enviar esa información al cerebro receptor.

Ambas técnicas son no invasivas (es decir, son superficiales; no penetran el cuerpo) y corresponden, respectivamente, a neuroimagen y neuroestimulación. De esta forma, BrainNet obtiene una imagen en directo de nuestro sistema nervioso central y puede, además, administrar impulsos eléctricos al cerebro.

Imagen: Arquitectura física de Brainnet. La información enviada se transmite a través de internet hasta llegar al receptor.

¿Tenemos pruebas de su funcionamiento? ¡Sí! Una partida de Tetris

El primer experimento de BrainNet en ser completado con éxito ha sido una partida de Tetris con tres cerebros conectados. En él, dos de las personas pueden ver la pantalla entera del juego y, cuando una figura baja, comunicarse con el tercer cerebro (el receptor) para indicarle si debe girar o no dicha figura para hacerla encajar.

El receptor, que solo ve la figura pero no la parte baja de la pantalla (es decir, la parte del Tetris que te lleva a tomar la decisión de girar o no la figura), debe decidir en base a esas dos señales.

El funcionamiento no es tan simple, claro. Para indicar su decisión, los dos sujetos iniciales tienen que centrar su atención en una de las dos luces LED de su pantalla. Cada luz cuenta con una frecuencia diferente (hercios), lo que permite, a través de la electroencefalografía, saber si la decisión es la de girar o no.

 A la izquierda, la pantalla que ve el receptor. A la derecha, la pantalla que ven las dos personas que envían la información.

Una vez BrainNet sabe qué quiere comunicar el cerebro, se lo manda al receptor. Entra en juego, entonces, la estimulación magnética transcraneal. Enviando pulsos individuales al lóbulo occipital, el área visual de la corteza cerebral, el receptor percibe un flash de luz (llamado fosfeno; un fenómeno visual que produce la sensación de ver manchas luminosas) cuya intensidad, por encima o por debajo de cierto umbral, permite discernir si la señal del cerebro que le envía la información quiere que gire o no la figura de Tetris.

Aunque a priori puede parece una tarea simple, los resultados son sorprendentes y suponen un gran paso en la dirección de la comunicación entre nuestros cerebros. El experimento no solo tiene capacidad para escalarse y permitir a más personas formar parte de la toma de decisiones, sino que un hipotético servidor en la nube a gran escala que integrara BrainNet permitiría la conexión global de nuestros cerebros.

Las posibilidades son infinitas. Los experimentos de BrainNet permiten no solo enviar información, sino rectificar en la toma de decisiones y hacer a los cerebros partícipes de algo aún más complejo: ser conscientes de cuál de las fuentes de información es más fiable. Lo que ha empezado como una partida de Tetris podría llegar a convertirse en algo mucho más grande; algo capaz de superar a toda ciencia ficción.


scooter.jpg

3min1490

El presidente de la organización alemana de educación vial, Kurt Bodewig, aseguró hoy ante la Comisión de Transporte del Bundestag (Cámara Baja del Parlamento alemán) que permitir que los niños utilicen patinetes eléctricos (e-scooters) sería “altamente imprudente”.

También desde el Consejo de Seguridad en el Transporte de Alemania se criticaron los planes de permitir que los niños utilicen este medio de transporte. El director ejecutivo de ese organismo, Christian Kellner, reclamó al Ministerio alemán de Transporte que revise el permiso para todas las edades.

Añadió que le produce “miedo” escuchar que ya hay muchos niños que utilicen estos patinetes. La ley debería orientarse en la normativa que regula el uso de ciclomotores y que establece un mínimo de 15 años.

El Ministerio de Transporte tiene previsto autorizar ya a partir de los 12 años el uso de e-scooters que alcancen menos de 12 kilómetros por hora. Los que circulan a más velocidad podrían autorizarse ya a partir de los 14 años. No están previstas ni la realización de una prueba ni la obligación de llevar casco.

El ministro de Transporte, Andreas Scheuer, anunció el martes que dadas las dudas generadas no permitirá que los patinetes eléctricos más lentos circulen por las aceras. De esta manera, quiere asegurarse una rápida aprobación de estos nuevos vehículos antes del verano (boreal). La Cámara Alta del Parlamento (Bundesrat) tratará el tema previsiblemente el 17 de mayo.

El secretario de Estado de Transporte, Steffen Bilger, dijo que el ministerio está dispuesto al compromiso. Esa es una señal de que Scheuer está dispuesto a analizar las dudas de los diferentes estados federados alemanes.

El anuncio del ministro respecto de las aceras fue saludado en la reunión de hoy. Pero Bodewig dijo que las nuevas formas de movilidad deben proyectarse de tal manera que no generen más muertes e hizo referencia a accidentes con patinetes eléctricos ocurridos en otros países.


Meteorito.jpg

3min2250

Después de efectuar un análisis, un grupo de expertos confirmó este lunes que el pasado 23 de abril un meteorito de millones de años de antigüedad cayó en la zona norte de Costa Rica y un fragmento impactó sobre una casa.
Los expertos de la Escuela Centroamericana de Geología de la estatal Universidad de Costa Rica (UCR) bautizaron la roca como el “Meteorito de Aguas Zarcas”, en alusión a la comunidad donde fue recolectado.
Un fragmento de 1.071 gramos de peso traspasó el techo de una casa y se estrelló contra el piso en Aguas Zarcas, provincia de Alajuela (norte), la noche del pasado 23 de abril.

Numerosas personas en varias partes de Costa Rica dijeron haber visto una luz en el cielo esa noche.

Esta es la primera vez que un equipo de científicos costarricenses tienen la oportunidad de observar y analizar un meteorito recuperado en el país.

“El evento de Aguas Zarcas es un hallazgo extraordinario y de gran interés científico a nivel nacional e internacional, que trasciende cualquier posible valor económico que pueda ser asignado a los fragmentos”, aseguró el grupo de geólogos en un comunicado.

Los especialistas Gerardo Soto, Óscar Lücke y Pilar Madrigal determinaron en el informe que “la estructura de meteoritos condríticos es de gran importancia para el estudio de la edad y la composición del Sistema Solar, así como para entender la génesis de las partículas de origen orgánico que posteriormente permitió el desarrollo y evolución de la vida en el planeta”.

“Estos meteoritos preservan el único registro de la composición geoquímica, isotópica y mineralógica de los primeros millones de años de historia del Sistema Solar”, concluyeron.

El análisis determinó que se trata de un meteorito pétreo condrítico, compuesto principalmente por silicio, hierro y magnesio.

“Es muy probable que la edad del meteorito se acerque a los 4.560 millones de años, aunque es necesario llevar a cabo dataciones para confirmarla”, añade el informe.


satellite-of-nepal.jpg

2min2410
Nepal lanzará mañana el satélite NepaliSat-1 desde Virginia, Estados Unidos, en un intento por abrir nuevos caminos para la ingeniería espacial y recopilar imágenes de la zona geográfica nacional, informó hoy la prensa.
NepaliSat-1, un satélite de 1,3 kilogramos peso y con la bandera nepalí y el logotipo de la Academia de Ciencia y Tecnología de Nepal impresos, se mantendrá en la Estación Espacial Internacional durante un mes y luego se enviará a orbitar la Tierra.

Según la Academia de Ciencia y Tecnología de Nepal, NepaliSat-1 estará en la órbita más baja, a unos 400 kilómetros de la Tierra.

El aparato será lanzado por Orbital ATK, un fabricante aeroespacial estadounidense y una empresa de la industria de defensa.

La Academia de Ciencia y Tecnología de Nepal inició el lanzamiento del satélite dentro del proyecto Birds del Instituto de Tecnología de Kyushu de Japón.

El referido proyecto fue diseñado en asociación con las Naciones Unidas para ayudar a los países a lanzar su primer satélite.

El portavoz de la Academia de Ciencia y Tecnología de Nepal, Suresh Kumar Dhungel, dijo que se trata de un intento por abrir nuevos caminos para la ingeniería espacial en Nepal y con su ayuda se recopilarán imágenes de la zona geográfica del país, reflejó el periódico The Himalayan Times.


plastico-oceanos-basura-contaminacion.jpg

2min4200

El plástico acumulado en el océano Atlántico Norte y en los mares adyacentes se multiplicó por diez a partir del año 2000, según un estudio publicado hoy en la revista científica Nature.

El informe, dirigido por Clare Ostle, de la Marine Biological Association (Reino Unido), ha conseguido datos de la acumulación de ese material en esos mares utilizando los registros de enredos de objetos fabricados con plástico en un instrumento de muestreo marino.

Ostle recabó la información desde 1957 hasta 2016 en lo que se ha convertido en uno de los primeros registros de plástico en el océano, a pesar de que desde la década de los años cincuenta su producción ha aumentado exponencialmente.

El instrumento de muestreo marino del que se valieron los expertos se llama registrador continuo de plancton (RCP) que ha sido remolcado por más de 6,5 millones de millas náuticas en el Atlántico Norte y en las aguas adyacentes.

Usando los registros de cuando los plásticos se enredaron en ese instrumento, Ostle y sus compañeros pudieron documentar los cambios en la cantidad del producto acumulado en 59 años.

A partir de esto, concluyeron que el aumento de plásticos en el océano abierto desde la década de 1990 era diez veces superior desde el año 2000 en adelante.

Además, descubrieron que los enredos de plástico relacionados con la pesca, como las redes, contribuyeron de forma más significativa al incremento observado en las últimas dos décadas y el sur del mar del Norte tuvo la mayor incidencia de esta problemática en el RCP.


adn-genetica.jpg

6min2070

Las bacterias producen infecciones y la primera línea de defensa contra ellas son los antibióticos, pero estos fármacos no son en absoluto selectivos. Ahora, un grupo de científicos ha logrado diseñar un nuevo tipo de antibióticos programables y hechos a medida para atacar solo las bacterias malas.

Estos antibióticos, una “bomba genética programable”, según sus responsables, evitan además la aparición de resistencias, un problema mundial que causará en 2050 unos 10 millones de muertes anuales, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La descripción de este fármaco, probado en modelos de animal, se publica en la revista Nature Biotechnology, en un artículo que firman investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y del Instituto Pasteur de París.

Uno de los principales efectos negativos de los antibióticos es que atacan de manera indiscriminada a casi todas las bacterias de nuestro cuerpo -también aquellas que son beneficiosas-, un proceso que induce a la aparición de “las temibles bacterias multi-resistentes”, describe la UPM en una nota de prensa.

De ahí la necesidad de investigar fármacos inteligentes, señala a Efe Alfonso Rodríguez-Patón, profesor del departamento de Inteligencia Artificial de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Informáticos de la UPM y uno de los firmantes de este trabajo.

“Esta investigación abre una nueva línea de diseño y desarrollo de antibióticos a medida, es decir, selectivos para atacar solo a las bacterias malas y programables porque se pueden diseñar para atacar a un tipo de bacteria u otro diferente”.

De la misma forma que se están desarrollando probióticos -son bacterias- para regular las bacterias de la microbiota intestinal, “nosotros hemos diseñado ‘bacterias centinelas’ programables capaces de detectar y matar solo a las bacterias peligrosas sin afectar a las bacterias buenas”.

Para ello, el equipo de investigación ha creado lo que ha denominado una “bomba genética programable”: el nuevo antibiótico es una toxina, una proteína que solo es tóxica para las bacterias malas.

Esta toxina -la bomba genética- ‘viaja’ en bacterias centinelas y está programada para activarse y matar solo cuando reconoce a una bacteria mala, ya sea virulenta o resistente a los antibióticos.

“Lo podemos explicar como si fuera una granada, que tiene explosivo y una anilla de seguridad. La granada se activa solo si sacas la anilla y nuestra toxina solo lo hace si se tropieza con una bacteria mala o resistente”.

¿Y cómo lo hace? A través de un proceso que se llama conjugación, señala Rodríguez-Patón, quien explica que se trata de un mecanismo de transmisión de piezas de ADN empleado por las bacterias: “nosotros lo hemos programado en las bacterias centinelas para enviar la bomba genética a las bacterias vecinas”.

Las bacterias tienen como unos “pelos” que funcionan como jeringuillas, es decir, que sirven de unión para que una bacteria centinela se una a una vecina y a través de ese “pelo” transmita en este caso el antibiótico.

Si la bomba genética accede a una bacteria mala, esta detectará determinadas señales moleculares como la virulencia o la resistencia a antibióticos que la activarán matando a dicha bacteria. Sin embargo, si es introducida en una bacteria buena no le hará nada.

Este mecanismo de activación selectiva del antibiótico se puede programar para atacar a diferentes bacterias resistentes y es posible gracias a una molécula denominada inteína para la cual el Instituto Pasteur ha solicitado una patente.

La eficacia de estos antibióticos se ha comprobado en organismos vivos como el pez cebra y crustáceos infectados con la bacteria acuática del cólera.

“Hemos conseguido que nuestro antibiótico elimine el cólera virulento y resistente a antibióticos de los peces cebra infectados y que el resto de bacterias presentes en dichos peces no se vean afectadas y sobrevivan”, indica el investigador de la UPM.

A su juicio, esto es importante porque el cólera también afecta a más de un millón de personas cada año y en casos graves ocasiona la muerte.

No obstante, se trata de ciencia básica, por lo que hay que seguir investigando para lograr que estos antibióticos sean una realidad -el siguiente paso será hacer los experimentos en ratones-, recalca Rodríguez-Patón, quien apunta que, si bien aún es muy pronto para saberlo, si se superan todas las pruebas se podrán emplear en humanos para tratar infecciones bacterianas multirresistentes.

Este trabajo ha sido posible gracias a ingenieros, físicos y microbiólogos y está enmarcado dentro del proyecto europeo Plaswires, dirigido por Rodríguez-Patón.


2ACE8485-8B68-400A-914D-2DE84BD45719.jpeg

4min2550

 

La foto del agujero negro difundida esta semana ya es para muchos la foto del siglo XXI. Conseguirla implicó en México el uso de un reloj atómico y helar los instrumentos a temperatura criogénica, contó este viernes a Efe la científica Sandra Bustamante.

La joven participó en el proyecto desde el Gran Telescopio Milimétrico ubicado en el estado mexicano de Puebla y relató que el proyecto se empezó a gestar hace 10 años.

Su labor consistió en constatar que los instrumentos funcionaban a la perfección para realizar la instantánea.

Presentada el pasado miércoles en todo el mundo, la fotografía es en realidad un puzzle de varias imágenes generadas a partir de ondas de radio por el proyecto Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT, por sus siglas en inglés), una red de ocho observatorios situados en distintos puntos del mundo.

Bustamante relató que a la hora de tomar la foto, en el observatorio mexicano lo primero que hicieron “fue prender todos los instrumentos y prepararlos para la observación”.

En astronomía, los aparatos empleados suelen hacer muchísimo ruido, por lo que fue necesario enfriarlos “a temperaturas criogénicas” para reducir los sonidos.

Este proceso tomó a los científicos entre 1 y 2 días, dijo la especialista en instrumentación astronómica y maestra en Ciencias y en Astrofísica por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

Una vez se obtuvieron las temperaturas deseadas, los científicos mexicanos realizaron pruebas con distintos “objetos muestra” para comprobar que los instrumentos funcionaban correctamente.

“Como ya conocemos estos objetos muestra sabemos qué es lo que debemos esperar y si no tenemos esos datos esperados corregimos para para que nuestros instrumentos realmente estén detectando correctamente”, explicó Bustamante.

Después de este proceso “de calibración” es cuando por fin se abre el telescopio.

“Apuntamos a diferentes puntos del cielo, objetos celestes ya estudiados y que ya sabemos qué es lo que debemos obtener de ellos”, continuó contando, otro proceso más para verificar que los instrumentos funcionan correctamente.

Después, prepararon los discos duros comprobando que “no estuvieran corruptos” y que estuviesen con el suficiente espacio para almacenar toda la información.

Es entonces cuando llegó el turno del reloj atómico, un tanque lleno de gas de hidrógeno que permite sincronizar todos los telescopios empleados en la toma fotográfica.

“Desde este se sacaba una señal que subconecta a todos los instrumentos utilizados para que todos estén procesando a la misma frecuencia que este reloj atómico y se garantice que las observaciones en los diferentes telescopios sean en el mismo segundo o microsegundo”, detalló.

El resto es historia, la foto ya ha dado la vuelta al mundo y a la científica lo que más le asombra es que es la materialización de lo que un día imaginó Albert Einstein cuando anunció la teoría de la relatividad hace más de 100 años.

“Predijo que podíamos esperar que la imagen de un agujero negro era una zona oscura con un disco luminoso”, recordó.

Y eso fue lo que obtuvieron los científicos.

 

 


069FFD82-65F3-4676-B8E5-7A99F4E78A7A.jpeg

4min2120
 La NASA dio a conocer los resultados de un estudio sobre la capacidad de recuperación y adaptación del cuerpo humano al entorno extremo del espacio, lo que ayudará a comprender la forma de mantener la salud de los astronautas en futuros viajes a la Luna y Marte.

Los hermanos Scott y Mark Kelly participaron en una investigación en la que el primero de ellos pasó 340 días en el espacio, a bordo de la Estación Espacial Internacional, de 2015 a 2016.

“Los datos recopilados revelan la necesidad de una medicina personalizada y su papel en mantener a los astronautas sanos durante la exploración del espacio profundo”, explicó el director de Salud y Médico en la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Entre los resultados, se encuentran hallazgos relacionados con cambios en la expresión génica y en la respuesta del sistema inmunológico. Específicamente, identificaron la dinámica de los telómeros (biomarcadores del envejecimiento al final de los cromosomas) en los glóbulos blancos de Scott.

Los resultados arrojaron que los telómeros se alargaron en el espacio y se acortaron a una longitud promedio al regreso del astronauta a la Tierra, después de seis meses regresaron a la normalidad. En contraste, los telómeros de Mark se mantuvieron estables durante todo el período.

El segundo hallazgo clave es que el sistema inmunológico de Scott respondió de manera adecuada en el espacio, así como la vacuna contra la gripe administrada en la Estación Espacial Internacional funcionó igual que en la Tierra.

El tercer descubrimiento destaca la variabilidad en la expresión de genes, que refleja cómo reacciona un cuerpo a su entorno; esto ayudará a informar cómo la expresión de genes está relacionada con los riesgos para la salud asociados con los vuelos espaciales. Durante esta parte del estudio, los científicos observaron cambios en la expresión de los genes de Scott, y después de seis meses la mayoría volvió a la normalidad.

Sin embargo, un pequeño porcentaje de genes relacionados con el sistema inmunológico y la reparación del ADN no regresaron a la línea de base después de su regreso a la Tierra.

“Durante el vuelo espacial se producen una serie de cambios celulares y fisiológicos. Sólo hemos arañado la superficie del conocimiento sobre el cuerpo en el espacio”, mencionó la científica Jennifer Fogarty.

Otras de las variaciones observadas, reportadas en un artículo publicado en la revista “Science”, incluyen cromosomas rotos que se reorganizan en inversiones cromosómicas y un cambio en la función cognitiva.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS