Ciencia archivos | FuentesConfiables.com

luna-de-marte-1280x853.jpg

5min720

El robot Curiosity halló distintas cantidades de nitrógeno, componente esencial para la existencia de vida, en algunas rocas de la superficie del planeta Marte, informó este lunes la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que coadyuvó en la investigación.

Durante una presentación conjunta con la NASA, el doctor Rafael Navarro expuso que el robot encontró durante su inspección por el imponente cráter Gale nitratos en distintas cantidades, las cuales fueron disminuyendo debido a las variaciones en la atmósfera que experimentó el planeta.

“Podemos ver que en los estratos más bajos (del cráter), que corresponden a los más antiguos, las concentraciones de nitratos son más altas. Pero conforme el robot asciende esas concentraciones disminuyen”, expuso el científico, colaborador con la agencia especial estadounidense desde hace casi 20 años.

Las cantidades de nitratos se corresponden con una atmósfera rica en hidrógeno en algún momento.

No obstante, con el paso del tiempo “ese hidrógeno disminuyó”, apuntó Navarro.

El experto atribuyó la formación de esos nitratos a “colisiones de asteroides” que ingresaron a la atmósfera del planeta.

También podría ser debido a luz ultravioleta o incluso a relámpagos, fenómeno que actualmente ya no se da en Marte.

“Conforme pasó el tiempo hubo menos hidrógeno y esto podría haber creado la extinción de vida en Marte”, agregó.

Esta disminución se debe a cambios en la atmósfera a lo largo de millones de años.

Precisamente el objetivo de Curiosity era realizar un estudio exhaustivo del pasado del planeta rojo para entender qué ocurrió con la existencia de vida.

Por su parte, la científica espacial Jennifer Stern apuntó durante su participación en la conferencia que “cualquier tipo de forma que pueda almacenar información, como es el caso del ADN, requiere de este nitrógeno fijo”.

Hasta el momento Curiosity ha recorrido 12 kilómetros durante 6 años en los que ha perforado 17 rocas de las cuales ha analizado mediante el Analizador de Muestras en Marte (SAM, por sus siglas en inglés) que lleva en su interior.

SAM logra calentar las rocas a una temperatura superior a 800 grados centígrados para así liberar gases que permitan identificar minerales presentes en ellos.

En su turno de palabra, el científico Christopher Mckay recordó la importancia del nitrógeno y del hidrógeno para la vida.

“Si alguna vez soñamos con tener vida sustentable en Marte necesitamos que existan estos componentes”, apuntó.

Navarro también realizó una comparativa entre la Tierra y su vecino más cercano, indicando que probablemente la vida surgió más o menos al mismo tiempo en ambos planetas, hace entre 3.250 y 3.800 millones de años.

“Son dos ambientes diferentes (Marte y la Tierra) pero parecidos porque más o menos en el mismo momento se estaban formando los alimentos para los seres vivos”, apuntó.

Al referirse a seres vivos en todo momento aludió a condiciones de vida microscópica.

Si bien en el planeta Tierra la vida evolucionó, en el caso de Marte sigue existiendo la gran incógnita de qué ocurrió con aquellos seres vivos.

Una de las respuestas podría ser que estos se adentraron en el subsuelo marciano “cuando la atmósfera de Marte se perdió por completo y se enfrió”.

Por el momento, esta es la primera misión que ha permitido a la comunidad científica detectar y cuantificar nitrógeno en Marte. 


img_2197.jpg

4min710

Una nueva píldora anticonceptiva masculina ha sido probada con éxito en un grupo de hombres sanos que la tomaron diariamente durante un mes y no experimentaron efectos secundarios graves ni disminución de la actividad sexual, informó hoy la Sociedad Endocrina de EEUU.

Los resultados de las pruebas realizadas con este nuevo anticonceptivo oral masculino, denominado 11-beta-MNTDC, han sido divulgados durante la reunión anual de la Sociedad Endocrina, celebrada en Nueva Orleans.

La 11-beta-MNTDC es una testosterona modificada que tiene las acciones combinadas de una hormona masculina (andrógeno) y una progesterona, según Christina Wang, investigadora principal y directora asociada del centro de Ciencia Clínica y Traslacional del Instituto de Investigación Biomédica de Los Angeles (LA BioMed).

“Nuestros resultados sugieren que esta píldora, que combina dos actividades hormonales en una, disminuirá la producción de esperma al tiempo que preserva la libido”, anotó Wang.

El estudio se llevó a cabo en 40 hombres sanos en LA BioMed y en la Universidad de Washington.

Diez de los participantes recibieron una cápsula de placebo diariamente con alimentos durante 28 días y los otros treinta tomaron la 11-beta-MNTDC en diferentes dosis: para 14 de ellos fue de 200 miligramos y para 16 de 400.

Entre los hombres que tomaron la 11-beta-MNTDC, la testosterona se redujo a un nivel promedio equiparable a la deficiencia de andrógenos, sin experimentar ningún efecto secundario grave.

Algunos de los participantes sufrieron efectos secundarios leves como fatiga, acné o dolor de cabeza, mientras que cinco informaron de una tenue disminución en el deseo sexual y otros dos describieron una disfunción eréctil leve, pero la actividad sexual no se redujo en ningún caso.

Los niveles de dos hormonas requeridas para la producción de esperma disminuyeron considerablemente entre quienes recibieron la píldora en comparación con los que tomaron el placebo, según los investigadores.

Además, los efectos de la píldora fueron reversibles tras suspender el tratamiento.

Los 28 días de tratamiento son un intervalo demasiado corto para observar la supresión óptima de esperma, según Wang, que planea con su equipo estudios en periodos más largos y después, si se demuestra la efectividad de la píldora, en parejas sexualmente activas.

“La anticoncepción masculina hormonal segura y reversible debería estar disponible en unos diez años”, predijo Wang.

El mismo equipo de investigación que ha probado esta nueva píldora también está experimentando con otro anticonceptivo oral, un “compuesto hermano” conocido como DMAU, con el objetivo de encontrar la fórmula “con menos efectos secundarios y más efectiva”, detalló Stephanie Page, profesora de medicina de la Universidad de Washington. 


img_2033.jpg

4min1080

Un grupo de investigadores ha desarrollado un proceso para convertir los desechos vegetales de la agricultura y celulosa extraída de la madera en combustible de alta densidad para aviones, según un estudio publicado hoy en la revista Cell Press.

“El avión que usa este combustible puede volar más lejos y transportar más que aquellos que usan combustible de avión convencional, lo que puede disminuir el número de vuelos y las emisiones de CO2 durante el despegue y el aterrizaje”, argumentó el autor principal, Ning Li, del Instituto Dalian en China.

La celulosa, el componente principal del biocombustible, es un polímero “barato, renovable y altamente abundante” que forma las paredes celulares de las plantas, según los investigadores.

Para Li, este nuevo biocombustible “es importante para mitigar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) porque se deriva de la biomasa y tiene una densidad más alta” en comparación con los combustibles de aviación convencionales.

Esta alta densidad permite que se pueda aumentar “significativamente” el alcance y la carga útil de las aeronaves sin cambiar el volumen de petróleo en el tanque.

Para producirlo, Li y su equipo encontraron que la celulosa se puede convertir a 2,5-hexanediona usando la reacción química de hidrogenólisis.

Finalmente, hicieron reaccionar hidrógeno con la 2,5-hexanediona de celulosa de trigo para obtener el producto final: una mezcla de policicloalcanos C12 y C18 con un punto de congelación bajo y una densidad aproximadamente un 10 % más alta que la de los combustibles para reactores convencionales.

Aunque los investigadores produjeron el biocombustible a escala de laboratorio en este estudio, Li consideró que la materia prima de celulosa barata y abundante del proceso, menos pasos de producción y menor costo de energía y consumo significan que estará listo para uso comercial pronto.

Asimismo, predijeron que producirá “mayores ganancias que la producción de combustible de aviación convencional” porque requiere costos más bajos para producir un combustible de mayor densidad.

Sin embargo, el mayor problema que frena el proceso es el uso de diclorometano para descomponer la celulosa en 2,5-hexanediona, ya que es un compuesto se usa tradicionalmente como solvente en los removedores de pintura y se considera un peligro para la salud y el medio ambiente.

“En el futuro, continuaremos explorando un solvente orgánico renovable y respetuoso con el medio ambiente que pueda reemplazar el diclorometano usado en la hidrogenolisis de celulosa a 2,5-hexanediona”, puntualizó Li. 


img_2031-1280x853.jpg

5min1280

Científicos de cinco universidades europeas, entre ellas la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), lograron que dos especies animales totalmente diferentes como son los peces y las abejas se comunicaran entre sí e incluso se coordinaran con la ayuda de pequeños robots.

El estudio, señaló hoy un comunicado de la EPFL, se llevó a cabo junto a expertos de las universidades de Lisboa, Graz (Austria), París Diderot y Zagreb, y puso en contacto a un banco de peces en un acuario suizo con un enjambre de abejas en la citada ciudad austríaca, a 700 kilómetros de distancia.

“Hemos creado un puente sin precedentes entre dos comunidades animales, permitiendo que intercambiaran sus dinámicas”, señaló el ingeniero de la suiza EPFL Frank Bonnet al comentar el estudio, que hoy se publica en la revista especializada Science Robotics.

Los robots, situados en plataformas en el acuario y junto al enjambre, emitían señales (visuales y vibratorias en el caso de los peces, mientras que las abejas recibían vibraciones, cambios de temperatura y movimientos de aire) que provocaban diferentes reacciones de atracción o dispersión.

Además, los robots en ambos países estaban comunicados entre sí, registrando las dinámicas de uno de los grupos de animales y traduciéndolas en señales para que el otro intentara adaptarse a ellas.

“Los robots actuaban como negociadores e intérpretes en una conferencia internacional, y a través de los intercambios de información los dos grupos de animales gradualmente llegaron a una decisión común”, destacó otro de los científicos de EPFL, Francesco Mondada, del Laboratorio de Biorrobótica BioRob.

Según la EPFL, la “conversación” entre peces y abejas fue “caótica” en los primeros minutos pero al cabo de unos 25 minutos se sincronizó, consiguiendo que todos los peces nadaran en una misma dirección mientras las abejas volaban también juntas alrededor de una de las terminales robóticas.

Además, Bonnet señaló que el diálogo provocó que las dos especies adoptaran nuevas características tomadas la una de la otra: “Las abejas se volvieron más inconstantes y menos dadas a volar juntas, mientras que los peces comenzaron a agruparse más de lo que lo hacen normalmente”, explicó.

El estudio, señaló el comunicado de la institución suiza, ha permitido a los ingenieros en robótica comprender mejor cómo la máquina puede capturar y traducir señales animales, mientras que para los biólogos amplía el conocimiento del comportamiento de las especies y la interacción dentro de un ecosistema.

En cuanto a aplicaciones prácticas, podría ayudar a elaborar métodos para cambiar comportamientos grupales de animales no deseados, por ejemplo en el caso de bandadas de pájaros que vuelan demasiado cerca de aeropuertos o de insectos polinizadores que se ponen en peligro al actuar en cultivos fumigados con pesticidas. 


img_2021.jpg

4min2360

El equinoccio, que se registró este día a las 15:58 horas y abre paso a la primavera , es un fenómeno universal que ocurre para toda la Tierra, señaló Daniel Flores Gutiérrez, académico del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El astrónomo explicó que se le llama así porque cuando sucede la duración del día y la noche tiene un valor igual, es decir, de aproximadamente 12 horas, y lo único que cambia es la hora en cada país.

Mencionó que el equinoccio indicaba la llegada de los días calurosos para las culturas antiguas, aunque en México este cambio no es tan radical como en otras naciones, sobre todo los cercanos al polo norte, en latitudes arriba de 40 grados.

Gracias al conocimiento legado por las antiguas culturas, hoy se sabe que el equinoccio es el instante en el que el Sol cruza el ecuador celeste, refirió el investigador.

En el caso de la primavera, el astro pasa del hemisferio Sur al hemisferio Norte, y en septiembre, cuando se vuelve a presentar este fenómeno, sucede lo contrario.

En México, expuso, la asociación más emblemática entre el equinoccio y las culturas mesoamericanas se ubica en Chichén Itzá, Yucatán, en la escalinata sur de la pirámide de El Castillo, aunque también se puede observar en la Pirámide del Sol, en Teotihuacán.

Esta vez el equinoccio coincide con la última superluna del año, es decir, cuando la luna llena ocurre muy próxima a la distancia mínima entre la Tierra y su satélite natural, destacó Flores Gutiérrez.

En un comunicado de la UNAM, afirmó que esto es común que suceda, pero en intervalos de tiempo grandes, ya que se repetirá dentro de 18 años.

Respecto a las creencias sobre el equinoccio, mencionó que aunque se dice que el Sol emite con mayor intensidad su energía hacia la Tierra no es así, ya que la radiación y su intensidad es la misma para todo el mundo, semanas antes y después de que ocurre.

Debido al conocimiento generado a lo largo de varios siglos, indicó, se tiene la posibilidad de determinar instantes que solo se pueden conocer desde el punto de vista de la geometría de los movimientos orbitales de los cuerpos celestes, en este caso, de los cuerpos del Solar.

Por eso ahora es factible calcular cuando ocurrirán los equinoccios, solsticios o eclipses, “y para nosotros debería ser un motivo de disfrute poder apreciar estos fenómenos”, enfatizó.


img_1995.jpg

7min1240

Investigadores de un centro español han logrado desarrollar un nuevo tratamiento, que se ha probado con éxito en ratones y que esperan probar en fase de ensayo clínico en humanos en 2020, para inhibir un gen que causa, entre otros, el cáncer de pulmón más agresivo.

El equipo liderado por la italiana Laura Soucek, investigadora del Grupo de Modelización de Terapias Anti-Tumorales en Ratón del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y cofundadora y directora ejecutiva de Peptomyc SL, ha logrado un nuevo hallazgo para atacar a Myc, un gen clave en el desarrollo de la mayoría de tumores.

Soucek recordó que comenzó a desarrollar su idea de inhibir a Myc, hace 20 años, y para ello diseñó Omomyc, un transgén que inhibía esta proteína sin generar efectos adversos y que ahora ha conseguido convertir en un fármaco administrable.

Según publica hoy la revista “Science Transational Medicine”, en un artículo cuya primera autora es Marie-Eve Beaulieu, anteriormente investigadora en el grupo de Soucek y ahora directora científica de Peptomyc SL, la investigación demuestra que Omomyc puede usarse como terapia anti-Myc contra el cáncer de pulmón no microcítico, el subtipo más agresivo y mortal en mujeres y hombres.

Soucek y su equipo han conseguido producir Omomyc como miniproteína y administrarlo como fármaco antitumoral en modelos de ratón con cáncer de pulmón no microcítico.

Según Soucek, “la administración de Omomyc por vía intranasal se tolera bien, reduce el grado tumoral y bloquea su crecimiento, además de que también puede ser administrado por vía sanguínea”.

“En este estudio demostramos que Omomyc puede ser administrado por vía intravenosa sin producir efectos secundarios en el ratón e impidiendo el crecimiento tumoral, hecho que nos permite extender esta nueva terapia para tratar otros tipos de cáncer y sus metástasis”, según Soucek.

La importancia del gen Myc en el desarrollo de cáncer es conocida desde hace tiempo ya que es un factor de transcripción implicado en múltiples procesos biológicos esenciales para el desarrollo del cáncer: interviene en la proliferación y división celular, en el metabolismo y en la regulación de la respuesta inmunitaria.

Así, según Soucek, inhibir Myc tiene el potencial de atacar las células cancerígenas a través de varios mecanismos: primero bloquea la proliferación celular y limita que el tumor crezca, luego impide que actúe en el metabolismo de la glucosa, lípidos y formación de nuevas estructuras de la célula, afectando así al crecimiento y supervivencia celular, y por último facilita que las células tumorales sean detectadas y atacadas por el sistema inmunitario.

Actualmente no existe ningún inhibidor de Myc disponible para tratar el cáncer en la práctica clínica.

“Los beneficios de inhibir Myc eran conocidos, pero faltaba la herramienta precisa. Ahora hemos demostrado que Omomyc, en su nueva forma de miniproteína, tiene capacidad para penetrar hasta el núcleo e inhibir Myc para bloquear la progresión del tumor”, precisó Marie-Eve Beaulieu.

El estudio también ha combinado la administración de Omomyc con paclitaxel (terapia estándar para tratar el cáncer de pulmón), sin efectos secundarios añadidos ni interacciones farmacológicas, con mayor bloqueo del crecimiento tumoral respecto a las dos terapias individuales y prolongando la supervivencia de los ratones.

Según Soucek, el fármaco también tiene la capacidad de reclutar células del sistema inmunitario en el foco tumoral.

Este efecto sobre el sistema inmunitario, según la investigadora, abre nuevas líneas de investigación combinando este inhibidor de Myc con la inmunoterapia, una estrategia terapéutica novedosa que está demostrando un gran potencial en diferentes tumores.

“Después de validar la eficacia de este nuevo fármaco para tratar tumores de pulmón en modelos preclínicos, estamos ahora escalando la producción y la purificación de la miniproteína a nivel industrial para tratar a pacientes reclutados para futuros estudios clínicos”, concluyó Beaulieu, que espera que estos ensayos clínicos empiecen en 2020. 


img_1972.jpg

7min1020

Mediante energía solar, electrodos y agua salada, especialistas de la Universidad de Stanford desarrollaron un método para generar combustible de hidrógeno, una alternativa a los de carácter fósil.

Con ello trabajan una nueva forma de separar el hidrógeno (H) y el gas oxígeno del agua de mar a través de electricidad. Lo lograron en laboratorio y con agua salada de la Bahía de San Francisco, y los investigadores pretenden dejar la producción a fabricantes.

El H es una opción atractiva para el combustible, ya que no emite dióxido de carbono. La quema de ese elemento produce únicamente agua y debería atenuar los problemas del cambio climático.

En un comunicado, la institución universitaria destaca que ese concepto, dividir el agua en hidrógeno y oxígeno con electricidad, llamada electrólisis, es una idea simple y antigua: una fuente de alimentación se conecta a dos electrodos colocados en el líquido.

Cuando se enciende la alimentación, sale gas de hidrógeno del extremo negativo, llamado cátodo, y el oxígeno respirable emerge en el extremo positivo, el ánodo. Los científicos descubrieron que si cubrían este último con cargas negativas, las capas repelen el cloruro y reducen la descomposición del metal subyacente. 

Durante la electrólisis, reportaron que el sulfuro de níquel se convierte en una capa cargada negativamente que protege el ánodo. Al igual que los extremos negativos de dos imanes se empujan uno contra el otro, la capa cargada negativamente repele el cloruro y evita que alcance el metal del núcleo.

Sin el revestimiento con carga negativa, el ánodo únicamente funciona durante 12 horas en agua de mar, explicó Michael Kenney, uno de los integrantes del equipo de investigación. 

Estudios anteriores que intentaron dividir el agua de mar para el combustible de hidrógeno, habían logrado cantidades bajas de corriente eléctrica, porque la corrosión se produce en corrientes altas.


img_1929.jpg

4min1180

Solo dos días al año, durante los equinoccios de primavera y otoño, es posible disfrutar de la misma cantidad de horas de luz que de oscuridad, y durante este evento, el Sol sale de manera exacta por el este para ocultarse justo al oeste.

A pesar de que en ambos equinoccios ocurren los mismos fenómenos astronómicos, el de primavera es el de mayor simbolismo, pues refiere a un equilibrio entre luz y sombra.

En entrevista con Notimex, el astrónomo del Planetario Luis Enrique Erro, Wilder Chicana Nuncebay, recordó que dicho fenómeno tendrá lugar este 20 de marzo a las 15:58 horas.

“Es el momento en el cual el Sol cruza el ecuador de sur a norte en su movimiento aparente en el cielo”, señaló.

Agregó que únicamente en los días que marcan el inicio de la primavera y el otoño, es cuando el “astro rey” sale justamente por el este para ocultarse en el oeste.

Chicana Nuncebay detalló que mientras en el hemisferio norte se celebra la llegada de la primavera, en el cono sur reciben la entrada del otoño.

Horas después de la llegada de la primavera, hará su aparición en el cielo nocturno, la última de las tres súper lunas del 2019, evento que se caracteriza porque la Luna se encuentra en su fase llena y en su mínima distancia con la Tierra.

“No esperen ver una Luna enorme, el diámetro aparente crece más o menos un 10 por ciento y la luminosidad total puede llegar hasta un 15 por ciento”, señaló el astrónomo.

La Luna llena del 21 de marzo de 2019 será la primera de cuatro lunas llenas entre el equinoccio de primavera y el solsticio de junio. Evento relevante, pues la mayoría de las veces sólo alberga tres lunas en esta fase.

La última vez que se presentó una coincidencia de una súper Luna con el equinoccio de primavera fue en marzo de 2000, hace 19 años. Este evento ocurrirá hasta marzo de 2030.


img_1786.jpg

4min1030

Un equipo de científicos en Alemania ha descubierto por primera vez que una bacteria puede crecer en las moléculas de óxido nítrico, lo que podría servir para gestionar el impacto humano en el medio ambiente, publica este lunes “Nature Communications”.

El también llamado monóxido de nitrógeno (NO) es un gas que está presente en pequeñas cantidades en los mamíferos y tiene un efecto tóxico en el entorno, pero hasta ahora no se había logrado comprobar si algún organismo podía vivir dentro de la molécula.

Un equipo del Instituto Max Planck de Bremen, encabezado por Boran Kartal, con colegas de la universidad holandesa de Radboud ha constatado que en la molécula de NO puede desarrollarse la bacteria del anammox (acrónimo de oxidación anaeróbica del ion amonio -un proceso biológico que forma parte del ciclo del nitrógeno-).

Estos microorganismos emparejan la oxidación del amonio con la reducción del NO, dando lugar a dinitrógeno (N2), un gas inerte muy presente en el aire atmosférico -aunque no interviene en la combustión o la respiración-, apuntan los científicos.

Los expertos observan que algunos microbios convierten el NO en óxido nitroso (N2O), que es un potente gas de efecto invernadero, mientras que el N2 “es inofensivo”.

“Cada molécula de NO transformada en N2 en lugar de en N2O es una molécula menos que se suma al cambio climático”, afirma Kartal en el artículo.

“Las bacterias anammox reducen la cantidad de NO disponible para la producción de N2O, y la cantidad de gases de efecto invernadero que se emite”, añade.

Kartal apunta que su investigación puede servir para entender “cómo las bacterias anammox pueden regular las emisiones de N2O y NO de ecosistemas naturales y hechos por el hombre, como las plantas de tratamiento de aguas residuales, donde estos microorganismos contribuyen de forma significativa a la emisión de N2 a la atmósfera”.

El descubrimiento presentado hoy “cambia también nuestra comprensión del ciclo de nitrógeno de la tierra”, sostiene el científico.

“El óxido nítrico ha sido considerado principalmente como una toxina, pero ahora demostramos que la bacteria anammox puede desarrollarse convirtiendo el NO en N2”, afirma Kartal. 


c7439f2b-2a40-40a3-b1d3-9295e1ecd5eb-2893-0000027ea915211c.jpg

8min1260

Notimex.- Fernanda Quiñónez, Aurora Chaidez y Elizabeth Rivera, estudiantes del Tecnológico de Monterrey, desarrollaron un plástico biodegradable hecho a base de cáscara de mango, como una alternativa sustentable a los materiales tradicionales.

La institución privada señaló, en su página en Internet, que el proyecto nace a partir de la motivación por combatir el gran daño que causan los residuos plásticos en el medio ambiente en este país.

Las jóvenes alumnas del campus Sinaloa declararon sentirse preocupadas al ver el impacto ambiental del plástico, ya que muchas de sus consecuencias no son visibles durante el día a día.

Quiñonez comentó que “realizar bioplástico nos pareció una forma de hacer un cambio en aquellos que no se encuentran motivados a hacerlo por sí mismos y ahora, buscaremos tener este producto por el simple hecho de ser más barato”.

Dijo que, luego de analizar varios materiales, se percataron que Sinaloa es uno de los principales exportadores de mango en México, por lo que optaron por probarla y descubrieron que brindaba ventajas importantes sobre el resto.

Durante las investigaciones, acotó, se dieron cuenta que las propiedades de la cáscara del mango, mezcladas con los principales componentes del almidón, crean un biopolímero resistente y flexible, que asemeja la consistencia del plástico convencional.

De igual manera, indicó, descubrieron que este bioplástico tarda tan solo seis meses en degradarse, a diferencia de los plásticos comerciales, que pueden tardar más de 100 años.

Manifestó que se han enfocado, por el momento, en producir platos con el bioplástico.

“Sentimos el deber de hacer algo por cambiar, no solo nosotras, sino indirectamente poder influir en el cambio del resto de los ciudadanos”, añadió.

Por su parte, Rivera, externo que, además de su viabilidad técnica, han comprobado también que la producción de su producto podría ser 80 por ciento menor respecto a los platos de plástico y 50 por ciento menor a los de unicel.

Mencionó que su proyecto fue acreedor de una beca del Parque de Emprendimiento e Innovación Sinaloa (PEIS) y actualmente siguen trabajando en su desarrollo.

Ahora, dijo, buscan el apoyo de una empresa que les sirva de proveedor de cáscaras para poder formalizar más su emprendimiento.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS