Venezuela archivos | FuentesConfiables.com

nicolas.jpg

3min720

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cumple este domingo seis años en el poder y aunque no hizo un acto de masas se pronunció a través de las redes sociales a propósito de esta fecha.

“Han sido 6 Años de Unidad, Lucha, Batalla y Victoria. La Patria sigue”, expresó el líder chavista en su cuenta de Twitter.

Señaló también que con su victoria del 14 de abril de 2013 frente a Henrique Capriles el pueblo venezolano “ratificó su lealtad” al fallecido presidente Hugo Chávez, fundador de la revolución bolivariana.

Maduro ha asegurado su permanencia en el poder hasta el 2024 luego de que el año pasado ganara la reelección en unos comicios tachados de fraudulentos por la oposición, que no participó, y por numerosos gobiernos.

El mandatario además enfrenta una crisis de legitimidad desde enero pasado cuando el líder opositor y jefe del Parlamento, Juan Guaidó, invocó la constitución para denunciar la “usurpación” de la Presidencia y proclamarse presidente interino.

Esta acción ha sido respaldada por más de 50 países, algunos de los cuales señalan a Maduro como un dictador.

Durante el sexenio gobernado por Maduro Venezuela entró en la peor crisis económica de su historia que incluye escasez de alimentos y medicinas, deterioro de los servicios públicos, cierre de miles de empresas, contracción de la economía en más de 50 %.

En los últimos seis años la inflación pasó de 56 % a 1.700.000 % y el sueldo mínimo que devengan la mayoría de los trabajadores venezolanos se redujo de 200 a unos seis dólares, lo que mantiene a millones de personas en la miseria.

La Organización de las Naciones Unidas estima que uno de cada cuatro venezolanos necesita asistencia humanitaria y que 3.7 millones huyeron del país en los últimos años.


E791D77E-64B5-411F-B335-3C238A206B97.jpeg

4min920

Estados Unidos reveló hoy que está trabajando con otros países para crear un fondo de 10.000 millones de dólares, con el fin de ayudar a un futuro nuevo Gobierno en Venezuela a reconstruir su capacidad de comerciar con el mundo.


El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, hizo el anuncio en declaraciones a un reducido grupo de periodistas al concluir su participación en la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), según el diario The Wall Street Journal.

“Vamos a trabajar para intentar formar un consorcio de alrededor de 10.000 millones de dólares en financiación de comercio que estarían disponibles para el nuevo Gobierno, para espolear el comercio”, afirmó Mnuchin.

El titular del Tesoro no precisó qué otros países planean contribuir a esa medida, pero esta semana EE.UU. participó en una reunión sobre cómo apoyar la recuperación económica en Venezuela junto a ministros de finanzas de Argentina, Brasil, Francia, Alemania, Japón, el Reino Unido y otros, recuerda el “Journal”.

Mnuchin también aseguró que había comenzado conversaciones con el FMI y el BM sobre la posibilidad de que proporcionen apoyo financiero a Venezuela.

Sin embargo, las reglas del Fondo impiden que el organismo ofrezca esa asistencia al líder opositor Juan Guaidó, que se proclamó presidente en enero pasado tras declarar ilegítimo el nuevo mandato de Nicolás Maduro, mientras no haya consenso entre sus miembros sobre si le reconocen.

Más de 50 países, entre ellos Estados Unidos, han reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela, pero algunas naciones poderosas, como Rusia y China, siguen respaldando a Maduro.

“Solo podemos dejarnos guiar por los miembros, no es una cuestión de que nosotros decidamos. Tiene que ser una amplia mayoría de nuestros miembros la que reconozca diplomáticamente a las autoridades que contemplan como legítimas”, dijo hoy la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una conferencia de prensa.

“Hay algunos miembros examinando su posición, y en cuanto eso ocurra y podamos identificar a las autoridades, estamos preparados para actuar, y desplegar todos nuestros recursos si se nos pide ayudar, junto con otros” organismos, añadió.

Lagarde dijo esta semana en una entrevista con Efe que, una vez concluya la actual crisis política, “Venezuela necesitará una ayuda enorme” para superar su situación económica, con una contracción estimada para 2019 del 25 % y una inflación de más del 10.000.000 %.

Algunos analistas consultados por Efe sitúan el posible paquete de rescate del FMI y otras instituciones para estabilizar la economía venezolana en al menos 60.000 millones de dólares.



4min890

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, ordenó este sábado al cuerpo de milicia, que ya integran, según el mandatario, más de dos millones de combatientes, dedicarse a la producción de alimentos, al tiempo que prometió un milagro económico en el país caribeño, azotado por una severa crisis.


“En este momento procedo a darles la orden a las 51.743 unidades populares de defensa integral de dedicarse a la producción en todo el territorio nacional, para ver reverdecer un milagro productivo”, dijo Maduro durante un acto con los milicianos en el suroeste de Caracas.

“Fusil al hombro, listos para defender la patria, y abriendo el surco para sembrar la semilla y producir el alimento para la comunidad, para el pueblo”, añadió.

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, atraviesa por una acuciante crisis económica que se traduce en escasez e hiperinflación.

El Parlamento, que controla el antichavismo, dijo el miércoles que la economía de Venezuela perdió 55,17 % de su tamaño entre 2013 y 2018, cuando Maduro gobernó el país por primera vez.

“La destrucción de riqueza es de 55,17 % desde que (Nicolás) Maduro está en el cargo, lo que ubica a Venezuela entre los peores colapsos económicos de la historia atribuidos a causas humanas. En este caso, a un modelo fracasado”, dijo entonces en rueda de prensa Ángel Alvarado, miembro de la comisión de finanzas de la Cámara.

De acuerdo con el legislador, la cada vez mayor caída de la producción petrolera es el principal factor que “tiene que ver” con la marcada contracción de la economía venezolana.

La semana pasada, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), de la cual Venezuela es miembro fundador, informó que el bombeo del país cayó en marzo 28,3 % con respecto a febrero, hasta quedar en apenas 732.000 barriles por día.

Maduro evitó mencionar hoy la industria del petróleo, de donde el país obtiene casi el 96 % de sus ingresos, pero sí se mostró esperanzado en lograr en el corto plazo un “milagro” económico.

“Un milagro, lo vamos a ver, por las cosas que se pueden hacer desde la milicia (que) es una inmensa fuerza creativa para resistir los embates del imperialismo”, señaló en referencia al sabotaje que, asegura, hace Estados Unidos contra su Gobierno.

Venezuela atraviesa, en paralelo, un nuevo capítulo de crisis política desde enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional y, en respuesta, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, proclamó un Gobierno interino que cuenta con el respaldo de más de 50 naciones.


Nicolas-Maduro.jpg

3min1360

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, consideró este miércoles que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, representa una “verdadera amenaza” para la seguridad de Estados Unidos debido a sus alianzas con Irán, Cuba y Rusia.

“No creo que haya ninguna duda de que el régimen de Maduro supone una amenaza para la seguridad de EE.UU.”, dijo Pompeo en una comparecencia ante un comité del Senado.

Al respecto, el titular de Exteriores destacó el “riesgo muy real” que supone la supuesta presencia en Venezuela de la organización chií libanesa Hizbulá; así como el tráfico de drogas a través de territorio venezolano y sus lazos con Rusia, país que recientemente envió dos aviones con militares a Caracas.

“Combina todo eso con la relación con los cubanos y el círculo cubano que rodea a Maduro y queda claro que el antiguo liderazgo de Venezuela, el régimen de Maduro, es una verdadera amenaza para EE.UU.”, insistió Pompeo, cuyo Gobierno se refiere a Maduro como “expresidente”.

El Gobierno de Donald Trump asegura que Maduro está protegido por agentes de la inteligencia cubana y, por esa razón, ha amenazado a La Habana con endurecer el embargo que desde hace más de 50 años dificulta el intercambio comercial con EE.UU., que está a solo 145 kilómetros de la isla.

Además, Trump ha instado a Moscú a retirar de Venezuela al centenar de militares que llegó a finales de marzo a Caracas a bordo de dos aviones.

El Kremlin, fiel aliado de Maduro, ha defendido que su cooperación con Caracas se enmarca en un acuerdo ratificado en 2001 por ambos países y ha rechazado “la injerencia destructiva” de otras naciones en los asuntos internos del país latinoamericano.

Washington lidera una campaña de presión internacional destinada a forzar la salida de Maduro, en el poder desde 2013 y que volvió a tomar posesión de la Presidencia el 10 de enero como fruto de unas elecciones celebradas en mayo de 2018 y cuestionadas por parte de la comunidad internacional.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, pidió este mismo miércoles a la ONU que expulse al embajador de Maduro ante la organización y reconozca como presidente de Venezuela a Juan Guaidó, que reclamó la jefatura del Estado el pasado 23 de enero al considerar invalida la reelección de Maduro.

EE.UU. fue el primer país en reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela y, desde entonces, ha tomado varias medidas para presionar a Maduro, incluidas sanciones a la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), principal fuente de divisas para Caracas.


4EB5122B-7F40-48A8-B435-E0ECFBFF3595.jpeg

4min1300

La ONU pidió este miércoles el apoyo de la comunidad internacional para dar respuesta al “problema humanitario muy real” que existe en Venezuela, donde alrededor de un cuarto de la población necesita ayuda.

“Podemos hacer más para aliviar el sufrimiento de los venezolanos si obtenemos más ayuda y apoyo de todas las partes interesadas”, aseguró el jefe humanitario de Naciones Unidas, Mark Lowcock, en un discurso ante el Consejo de Seguridad que se reunió este miércoles para discutir la situación humanitaria en el país suramericano.

Lowcock pidió el apoyo del Consejo en tres áreas concretas: la separación de las cuestiones políticas y humanitarias en Venezuela, más presencia de organizaciones humanitarias sobre el terreno y más dinero para financiar la expansión de los programas de ayuda.

En ese sentido, recordó que los recursos disponibles ahora mismo son “extremadamente modestos en relación a las necesidades”.

Según las estimaciones de la ONU, unos 7 millones de personas -alrededor del 25 % de la población del país- necesitan ayuda humanitaria, con grupos como las personas con enfermedades crónicas, las embarazadas y los niños en una situación especialmente vulnerable.

Lowcock recordó además que la situación sigue deteriorándose, con una contracción económica que continúa y con un aumento de la inflación de “una escala vista en pocos o ningún país” en años recientes.

La crisis ha tenido un impacto claro en la alimentación de los venezolanos, según la ONU, con un aumento de la malnutrición, que en 2018 sufrieron unos 3,7 millones de personas.

Naciones Unidas calcula que 1,9 millones de personas requiere asistencia nutricional, incluidos 1,3 millones de niños menores de cinco años, aunque reconoce que necesita más información para tener una fotografía más precisa.

En el ámbito de la salud, Lowcock advirtió de que el sistema sanitario está sufriendo por carencias de personal, suministros, equipamiento y electricidad.

La mortalidad por enfermedades como la diabetes, la hipertensión, el cáncer o el sida está aumentando por la falta de cuidados, mientras que enfermedades como la tuberculosis, la difteria o la malaria están volviendo, explicó.

En total, la ONU estima que 2,8 millones de personas necesitan apoyo sanitario.

Además, la crisis ha interrumpido la educación para más de un millón de niños y muchas personas necesitan protección, sobre todo las que han abandonado sus hogares y dejado el país, una cifra que alcanza los 3,4 millones en los últimos años.

Lowcock intervino al inicio de una reunión sobre la situación humanitaria en Venezuela solicitada por Estados Unidos, en la que interviene el vicepresidente de ese país, Mike Pence.

 

 


venezuela-sin-luz.jpg

3min1440

 El gobierno venezolano dijo el lunes que el plan para reforzar la infraestructura eléctrica podría extenderse hasta por un año, en momentos que varias zonas del país petrolero aún sufren cortes de luz y fallas en el suministro de agua.

El gobierno venezolano aplicó el 4 de abril un “Plan de Administración de Cargas” o cortes programados de energía, en un intento de estabilizar el sistema eléctrico tras largas interrupciones. El plan excluye a la capital Caracas, así como al costero estado de Vargas y Delta Amacuro.

“Vamos a atacar los problemas con el plan que nos ha planteado el presidente Nicolás Maduro a corto plazo en 30 días, entre 30 y 60 días, entre 60 y 90 días y un año”, dijo Igor Gavidia, ministro de Energía Eléctrica, en un acto junto al titular de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez.

Venezuela sufrió en marzo dos extensos apagones, el primero de cinco días y el segundo de tres. Las fallas, que dejaron a oscuras a casi toda la nación miembro de la OPEP, además impactaron el suministro de agua corriente y las comunicaciones.

El plan de cortes de luz anunciado la semana pasada contempla suspensiones por tres horas diarias. Pero en estados como Zulia y Táchira, al oeste del país, las interrupciones han sido más largas y han desatado varias protestas.

El gobierno dice que los cortes de energía son producto de ataques y sabotajes al sistema, pero expertos señalan que las fallas se deben a años de falta de inversión y mantenimiento en las instalaciones.


juan-guaido.jpg

5min1710

El jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de medio centenar de países, llamó a la población a protestar en las calles en medio de las primeras manifestaciones en diferentes partes de la nación suramericana en rechazo a los apagones.

“Un nuevo apagón por culpa de los usurpadores, pero ahora con nuestra gente protestando en la calle. ¡Que nadie se quede en su casa! La dictadura nos quiere apaciguados. No pudieron con la electricidad, ni con el agua y ni con la economía”, indicó Guaidó en la red social Twitter.

Cientos de vecinos comenzaron el domingo a protestar en diferentes puntos de la capital venezolana y del país en las primeras manifestaciones de calles desde que el pasado lunes comenzaron los apagones que han castigado durante toda la semana a la práctica totalidad del país.

“Tenemos que manifestar nuestro rechazo al régimen usurpador que provocó la tragedia más grande de nuestra historia. Es el momento de protestar organizados, para así proteger a nuestros vecinos y proteger a nuestro país ¡Vamos juntos y vamos con todo!”, agregó Guaidó.

El líder opositor llamó además a las Fuerzas Armadas a proteger a los manifestantes ya que los ciudadanos protestan porque “todos” están “sufriendo por culpa del colapso que generó el régimen”.

“Deben protegerlos de los colectivos”, afirmó, en referencia a los grupos chavistas armados que habitualmente atacan este tipo de manifestaciones.

En el centro de Caracas, en la Avenida Fuerzas Armadas, decenas de manifestantes cortaron la calle en tres puntos interrumpiendo el tráfico en uno de los principales focos de protestas.

En otras partes de la capital venezolana, como Altamira, los Palos Grandes, el Cafetal o Coche se están produciendo protestas con centenares de vecinos en las calles gritando consignas contra el Gobierno y golpeando cacerolas para expresar su irritación con la situación.

También fuentes de la oposición reportan protestas en otros estados del país como Carabobo, Aragua, Lara y Zulia.

Las protestas se producen en el séptimo día con problemas de suministro después de que el lunes dos apagones dejaran el país a oscuras sin que desde entonces, pese a varias reconexiones del fluido, se haya podido recuperar el funcionamiento normal.

El Gobierno de Nicolás Maduro ha denunciado cinco actos de “sabotaje” contra el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), desde que el día 7 se produjera un primer apagón que no pudo controlar hasta el quinto día.

La oposición venezolana, por su parte, culpa al Gobierno y a la estatal Corporación Eléctrica (Corpoelec) por el aumento de estos apagones que comenzaron hace una década y se fueron haciendo frecuentes especialmente en regiones lejanas a Caracas. 


img_2591.jpg

4min1550

Un nuevo corte intempestivo de luz se registró este domingo en varias regiones de Venezuela en el séptimo día consecutivo de interrupciones del suministro y después de que el Gobierno denunciase un quinto “sabotaje” al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), que desde el día 7 ha presentado numerosas fallas.

Cerca de las 09.40, hora local (13.40 GMT), el fluido de energía se vio interrumpido en la capital venezolana que, casi en su totalidad, había recobrado el servicio tras el apagón ocurrido la noche del sábado.

El Ejecutivo de Nicolás Maduro denunció anoche que esta última falla fue ocasionada por un “doble ataque sincronizado” contra el sistema eléctrico que apagó la luz de millones de hogares las noches del viernes y el sábado a la misma hora.

Esos apagones dejaron a oscuras durante varias horas a 21 de los 23 estados de Venezuela según reportes de medios locales y se han extendido por más de 48 horas consecutivas en estados como Mérida, Zulia y Trujillo, aseguraron testigos a Efe.

El pasado lunes dos apagones dejaron completamente a oscuras el país, comenzando una serie constante de interrupciones de mayor o menor duración que se mantiene hasta el momento.

La versión oficial de este vaivén de la energía responsabiliza a la oposición venezolana y a la Administración de Estados Unidos por “atacar” el SEN con métodos electromagnéticos, mecánicos, fusil de larga distancia e incendios.

El Gobierno de Maduro también ha admitido una falla en el sistema aunque como consecuencia de los “ataques terroristas” previos.

Desde que se inició la crisis eléctrica este mes el país se ha paralizado por completo, con suspensión de actividades laborales y escolares, durante al menos 10 días.

La fluctuación de la energía ha afectado también el suministro de agua potable, que escasea en todo el país petrolero, en tanto que los servicios de telefonía o internet han sufrido las consecuencias de las constantes interrupciones de energía.

La oposición venezolana, por su parte, culpa al Gobierno y a la estatal Corporación Eléctrica (Corpoelec) por el aumento de estos apagones que comenzaron hace una década y se fueron haciendo frecuentes especialmente en regiones lejanas a Caracas. 


img_2375.jpg

7min2120

Venezuela sufre desde el pasado lunes un apagón que ha dejado a casi todo el país en penumbras y prácticamente ha paralizado su ya maltrecha economía, el segundo de gran magnitud en tres semanas.

El apagón se produjo el lunes a las 13.30 hora local (17.30 GMT), la energía se empezó a recuperar unas horas después, pero de nuevo a las 21.50 hora local, de ese mismo día se volvió a caer por segunda vez.

El martes hubo varios intentos fallidos de restablecer el sistema hasta que en horas de la noche volvió a reponerse, pero de nuevo hoy miércoles a las 5.00 hora local (9.00 GMT), el país quedó desconectado.

Los siguientes datos buscan responder las preguntas frecuentes sobre este nuevo suceso y el una vez robusto sistema eléctrico venezolano.

¿Qué ha sucedido?

– Como ocurrió en un primer apagón masivo este mes, el pasado 7 de marzo, el Gobierno de Nicolás Maduro acusa a los “enemigos” del país de haber atacado la central hidroeléctrica del Guri, la principal de la nación y teóricamente responsable de la electrificación de casi 70 % de Venezuela.

Según el ministro de Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, esta instalación fue atacada dos veces el pasado lunes, la última con un incendio provocado en el patio de generación que alimenta las líneas de distribución del occidente venezolano.

El jefe del Parlamento, Juan Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente encargado del país, afirma que esa explicación no es creíble, y reiteró sus denuncias sobre ineptitud y corrupción como causas del nuevo apagón.

El experto eléctrico y expresidente de la estatal Corpoelec Guillermo Ovalles aseguró a Efe que la interrupción del suministro está relacionada con la “muerte” del parque termoeléctrico y la excesiva presión sobre los patios de generación del Guri.

¿Por qué no pudo prevenirse?

– El Gobierno de Maduro no ha explicado por qué una instalación vital para el sistema eléctrico como el Guri no pudo ser protegida de dos sabotajes en un solo día, uno de ellos con fuego, pese a la militarización de todas las estaciones y subestaciones.

Ovalles señaló que los apagones serán inevitables hasta que el sistema deje de depender en exceso del Guri y se produzca una mayor generación termoeléctrica.

¿Cómo ha respondido el Gobierno de Nicolás Maduro?

– Para aliviar la contingencia, el Gobierno de Maduro suspendió las actividades laborales y educativas hasta el jueves.

En Caracas dispuso de varios “puntos de aprovechamiento de agua”, no potable pero útil para el aseo.

Una flota de autobuses sin costo cubre la ruta del Metro y del ferrocarril que une a parte del estado de Miranda (centro-norte) con Caracas.

Además, está suministrando agua a la red de hospitales y a comunidades con restricciones.

¿Cómo se ha afectado la productividad de Venezuela?

– El país está prácticamente paralizado, con una fuerte restricción del comercio y los servicios.

La telefonía móvil es inestable en casi todo el país, y en Caracas solo hay cobertura en algunos puntos.

El pago del poco comercio que aún opera se reduce a monedas extranjeras en efectivo, en vista de la caída de los métodos electrónicos y la escasez de la moneda local, el bolívar. Una gran mayoría de comercios sobre todo en zonas populares han optado por fiar.

La industria petrolera, clave para la economía venezolana, no ha informado sobre problemas para seguir operando por el corte eléctrico, pero el despacho de combustibles se ha visto afectado porque son pocas las gasolineras que no han cerrado sus puertas tras el apagón.

¿Hay reportes de muertes o pérdidas?

– El ministro de Salud de Venezuela, Carlos Alvarado, señaló este miércoles que no hay “ningún reporte de consecuencias graves que lamentar”, y el martes había adelantado que los hospitales cuentan con plantas eléctricas para hacer frente a la contingencia.

Los comerciantes e industriales aún no contabilizan las pérdidas de un apagón que continúa.

¿Cuánta energía necesita Venezuela?

– El presidente de la Asociación de Ingeniería Eléctrica, Mecánica y Profesional, Winston Cabas, dijo a Efe que Venezuela precisa de 22.000 megavatios por día para satisfacer sus necesidades eléctricas.

El Guri y otras centrales hidroeléctricas menores ubicadas en el sur de Venezuela deben aportar más de la mitad de esta carga, unos 12.000 megavatios.

En tanto que el parque termoeléctrico debe completar los restantes 10.000 megavatios, sobretodo alimentando a las capitales y grandes ciudades. 


380fa4a0-fa39-4819-b4e8-5707f34149b8-3227-00000263536d9447.jpg

11min1050

Notimex. – El sistema antiaéreo ruso S-300 desplegado por el régimen del presidente Nicolás Maduro alrededor de Caracas, fue desarrollada en tiempos de la Unión Soviética, y es hasta el momento el escudo defensivo más avanzado de América Latina.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) desplegó la víspera una batería de misiles antiaéreos S-300 en torno a la ciudad de Caracas, en medio de la crisis económica y política que se vive en Venezuela.

Estas armas se presentan como el escudo antimisiles más avanzado de América Latina y fueron instaladas mientras se discute en todo el mundo una posible intervención militar de tropas extranjeras, presuntamente lideradas por Estados Unidos, en el país sudamericano.

Normalmente una batería de S-300 cuenta con un número variable de lanzadores de misiles, un sistema de radar y un centro de comando automatizado.

Se suele desplegar para proteger bases militares e infraestructura estratégica

Aunque existen sistemas más capaces y modernos en los arsenales ruso y estadunidense, el S-300 se ha mantenido actualizado y en la región no tiene comparación alguna.

Venezuela compró las baterías de S-300, en su versión VM, en 2009 y las recibió en julio de 2013. Hasta el momento el S-300VM es utilizado sólo por Rusia y Egipto, además de Venezuela, aunque otras versiones se encuentran operativas en otros países del mundo, como Siria, donde han servido como elemento disuasivo para los ataques israelíes.

El domingo dos aeronaves de transporte de la Fuerza Aérea de Rusia aterrizaron en Caracas con 100 militares rusos y 35 toneladas de equipo, aunque no se conoce en detalle su misión. No se había reportado el despliegue operacional de estas armas en Venezuela.

El sistema antimisiles de fabricación rusa S-300VM llegó a Venezuela en 2013, aunque no se había reportado su uso operativo hasta ahora, informó este lunes el portal de noticias Infobae.

En el arsenal venezolano, el S-300 funciona junto a los cañones Zu-23, los misiles Buk-2M y Pechora-2M, en un sistema escalonado de defensa antiaérea. Todo el equipo es de origen ruso, dado que Moscú se ha convertido en los últimos años en el principal proveedor de material bélico de Venezuela y uno de sus aliados más leales.

Los misiles disparados por el S-300 VM tienen un alcance máximo de 200 kilómetros para aeronaves y 40 kilómetros para misiles balísticos. La altitud máxima a la que pueden dar con estos blancos es 30 mil y 25 mil metros, respectivamente. En tanto una batería puede rastrear hasta 100 objetivos distintos y disparar contra un máximo de 24 al mismo tiempo.

Aunque ha sido superado por otros sistemas de armas, el S-300 es el escudo antimisiles más avanzado en América Latina

Emplazado en la base Capitán Manuel Ríos, unos 100 kilómetros al sur de Caracas, el sistema puede proteger el espacio aéreo de la capital y el centro norte del país, donde existen numerosas bases aéreas de la FANB.

Fabricante: Fue desarrollado en la Unión Soviética

Diseño: Su primera versión entró en servicio en 1978 y fue desarrollada en tiempos de la Unión Soviética, aunque Moscú continuó actualizándola desde entonces

Prueba: Las primeras versiones entraron en servicio en 1978. Son un sistema de defensa contra aeronaves, misiles balísticos y misiles de crucero que pueden funcionar en cualquier clima.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS