Venezuela archivos | FuentesConfiables.com

FuentesConfiables.comfebrero 18, 2019
img_0104.jpg

4min930

El presidente de EE.UU., Donald Trump, advertirá este lunes a los militares en Venezuela de que perderán “todo lo que tienen” si no rompen con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y argumentará que la caída de ese mandatario ayudaría “a promover la democracia en Nicaragua y Cuba”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, adelantó algunos puntos del discurso que Trump dará a las 16.00 hora local (21.00 GMT) en la Universidad Internacional de Florida, en las afueras de Miami.

Trump asegurará que “el camino actual hacia la democracia es irreversible”, y que “los militares venezolanos tienen una decisión clara que tomar: trabajar por la democracia por su futuro y el de sus familias, o si no, perderán todo lo que tienen”, indicó Sanders en un comunicado.

El mandatario alertará de que EE.UU. “sabe dónde tienen escondido el dinero, en todo el mundo, los militares (venezolanos) y sus familias”, por lo que estos “deberían escuchar al presidente (Juan) Guaidó y permitir que entre la ayuda humanitaria en Venezuela”, agregó.

Trump reconoció hace casi un mes como presidente legítimo de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, y aprovechará su discurso para reafirmar ese apoyo, cinco días antes de la fecha programada por la oposición para el ingreso en el país caribeño de la ayuda humanitaria dispuesta por EE.UU. en la frontera con Colombia.

Además, Trump afirmará que “Venezuela no debería ser un Estado marioneta de Cuba”, de acuerdo con Sanders.

“La transición pacífica exitosa a la democracia en Venezuela ayudará a promover la democracia en Nicaragua y Cuba. Hemos creado una vía para el primer hemisferio completamente democrático en la historia humana”, explicó la portavoz al adelantar las ideas clave del discurso.

El asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, describió el pasado noviembre como una “troika de la tiranía” al supuesto eje formado por los Gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua, y prometió que ese “triángulo de terror” se “desmoronará”. 


FuentesConfiables.comfebrero 18, 2019
img_0098.jpg

4min1140

El presidente de la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), José Antonio Colina, pidió este lunes al presidente de EE.UU., Donald Trump, que tome la “decisión correcta” en caso de que sea necesario “apoyo militar” en Venezuela.

Colina, un exmilitar venezolano, escribió una carta pública a Trump, quien este lunes tiene previsto pronunciar un discurso en Miami sobre la situación en Venezuela y sobre Juan Guaidó, a quien Estados Unidos reconoce como presidente encargado de ese país.

En la carta, Colina elogia el liderazgo y determinación de Trump ante la crisis venezolana y subraya que la claridad con la que EE.UU. ha repudiado al “régimen ilegitimo” de Nicolás Maduro ha sido “clave” para concitar el apoyo de la comunidad internacional.

“En los próximos días, las decisiones que tome su Administración impactarán en el futuro de millones de venezolanos”, subraya el presidente de Veppex en su carta en inglés.

Colina recuerda que la crisis humanitaria “creada por el régimen” está costando cientos de vidas y que por eso se necesita que “Estados Unidos continué por la senda que empezó”.

“La ayuda humanitaria que esta fijado que entre en Venezuela el 23 de febrero es necesaria”, dice Colina, quien advierte sin embargo que “la crisis se va a profundizar” y la opresión de los opositores se va a mantener si Maduro sigue en el poder.

“Si los militares no cambian de bando se requerirá apoyo militar para equilibrar la situación. Estamos esperanzados de que cuando llegue el momento, se tomará la decisión correcta en razón del costo humano que esta crisis está teniendo”, agregó.

“Los venezolanos le agradecen, Sr. Presidente, lo que ha hecho para restablecer la democracia y la libertad en su vecino del sur”, concluye Colina, quien es uno de los invitados al acto que este lunes tendrá lugar en la Florida International University de Miami.


FuentesConfiables.comfebrero 17, 2019
venezuela-huelga.jpg

7min1280

La política monetaria implementada desde hace unos años en Venezuela ha impactado directamente en la inflación del país haciendo que esta se desborde a límites insospechables y hundiendo en la pobreza a millones de personas.

Solo basta con llegar al desolado aeropuerto de Caracas para ser testigo de la ruina del sistema: tiendas cerradas, cintas transportadoras de equipaje vacías, silencio y penumbra. Muy pocas aerolíneas siguen volando al país.

Según el Banco Mundial, apenas hay un país en el mundo donde las condiciones de negocios para las empresas sean tan malas como en Venezuela. En un índice de 2018, Venezuela ocupó el puesto 188 de 190 países, sólo por delante de Eritrea y Somalia.

El petróleo es maldición y bendición al mismo tiempo. Al igual que Brasil durante el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, el auge de precios del petróleo dio al país con las mayores reservas del mundo el margen de maniobra necesario para proporcionar vivienda y una vida digna a millones de personas.

Pero en lugar de aprovechar los años de bonanza para reducir la dependencia del crudo -el 95 por ciento de los ingresos provienen de las exportaciones de petróleo- y modernizar la industria petrolera, el país siguió importando casi todo del extranjero, desde el papel higiénico hasta los alimentos.

Cuando el precio del petróleo colapsó y la inflación pasó a ser la más alta del mundo, la crisis empeoró dramáticamente. Más de tres millones de personas abandonaron el país huyendo de la miseria. Y los que se quedaron hacen cola frente a los supermercados. Mientras en las calles la gente busca comida en la basura, en los apartamentos de lujo los miembros de la clase alta piden por WhatsApp artículos del mercado negro a precios excesivos.

“Un kilogramo de queso cuesta 18 días de salario mínimo, un kilogramo de carne casi un mes”, escribe el ex ministro de Planificación de Venezuela Ricardo Hausmann en un análisis. El economista venezolano exorta a la comunidad internacional asumir el rescate de Venezuela como una urgencia.

La producción de petróleo ha colapsado dramáticamente, el año pasado en un 40 por ciento adicional a sólo 700.000 barriles al día, afirma Hausmann. Según medios de comunicación locales, el gobierno de Nicolás Maduro ha vendido casi todas las reservas de oro, pero gracias al petróleo todavía cuenta con divisas extranjeras para mantenerse en el poder.

Para beneficiarse de paquetes de alimentos baratos (aceite, arroz, atún, leche en polvo y harina), hay que solicitar un “carné de la patria”, y declarar su apoyo al gobierno.

La economía venezolana depende en más del 90 por ciento de sus ingresos de las exportaciones de petróleo, y como Estados Unidos es uno de sus principales compradores, el presidente Maduro ha sido muy cauteloso de no antagonizar con Donald Trump.

La petrolera Citgo, filial estadounidense de la estatal venezolana PDVSA, donó 500.000 dólares para la ceremonia de investidura del presidente estadounidense en Washington en enero de 2017. El jefe de Citgo, por cierto, es primo de Hugo Chávez, quien planteara su visión del “Socialismo del siglo XXI” antes de que Maduro continuara con su legado tras la muerte del presidente en 2013.

Desde hace meses, el gobierno estadounidense de Donald Trump amenaza con bloquear las compras de petróleo a Venezuela. Esto podría acabar con el gobierno de Maduro y la economía estatal dominada por los militares, pero al mismo tiempo agravar la miseria de la población hasta tal punto que podría estallar una guerra civil. Washington evitó implementar un embargo petrolero para no afectar a la población y se limitó a congelar las cuentas de cuatro funcionarios del gobierno venezolano.

Si bien Venezuela juega un papel cada vez menor en la política energética de Estados Unidos, no es fácil encontrar rápidamente un sustituto. Aunque el petróleo venezolano es de calidad inferior y bastante pesado, una congelación de las importaciones por parte de Estados Unidos también podría dar lugar a un aumento de los precios en el marco de una economía cada vez más frágil.

La situación económica de la Venezuela de Maduro es tan sombría que simplemente no se publican más datos. Ni siquiera el Banco Mundial tiene indicadores claros. De 2014 a 2015, los últimos datos disponibles, la producción económica per cápita cayó de 15.929 dólares estadounidenses a 6.042 dólares estadounidenses, según el proveedor de análisis y pronósticos económicos FocusEconomics.

Desde entonces, los venezolanos se han convertido en verdaderos malabaristas de la vida, y esperan un cambio. En Mérida, por ejemplo, la heladería Coromoto llegó una vez al Libro Guinness de los Récords con hasta 870 tipos diferentes de helados, incluyendo creaciones tan maravillosas como “Amor de mi vida” y “Corazón mío”.

Pero como no hay leche y otros ingredientes, delante de la famosa heladería cuelga un cartel en el que se puede leer: “Lamentablemente cerrada”.


FuentesConfiables.comfebrero 17, 2019
colombia-venezuela.jpg

5min1420

El miembro de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC), Pedro Carreño, aseguró en una entrevista difundida este domingo que Colombia sufrirá una “derrota aplastante” si llegase a invadir Venezuela como ha advertido el gobernante Nicolás Maduro.

“Los generales colombianos (…) saben que recibirían una derrota aplastante (si invaden Venezuela)”, dijo Carreño en un programa de entrevistas de la televisión privada local Televen.

El jefe de la comisión de Contraloría de la ANC aseveró que los militares colombianos no tienen “ni la fuerza, ni los equipos, ni los hombres, ni el adiestramiento, ni la moral” necesarias para generar una “acción bélica” contra Venezuela, país con el que Colombia comparte una extensa y porosa frontera.

Explicó que Colombia está supuestamente interesada en una invasión a Venezuela con el fin de apoderarse de una zona del oeste del país, incluido el estado de Zulia, rico en petróleo y otros recursos.

“A Colombia hay que verla desde la perspectiva energética”, dijo Carreño antes de apuntar: “Ellos aspiran que en una eventual invasión a Venezuela se cumpla la tesis de la media luna y el territorio comprendido entre los estados Apure, Barinas, Mérida, Trujillo y Zulia le quede a los colombianos”.

Maduro dijo el viernes que Estados Unidos y Colombia, dos países que no reconocen el nuevo mandato de 6 años que juró hace poco más de un mes y le han pedido que abandone el poder que ejerce desde 2013, trazan “planes de guerra contra Venezuela” en el marco de una operación para entregar ayuda humanitaria.

En ese sentido, ordenó a las Fuerzas Armadas un plan de “despliegue permanente” para la defensa de “todo el territorio”, que incluya a soldados y equipamiento militar en las calles.

Al respecto, Carreño dijo que los militares venezolanos están preparados y cuentan con un sofisticado sistema portátil de defensa antiaérea de fabricación rusa conocido como Igla, capaz de derribar blancos a distancias superiores a los 2.000 metros.

Asimismo, indicó que Venezuela tiene casi 15.000 francotiradores entre el Ejército regular y la milicia, un novel cuerpo que de acuerdo con cifras oficiales tiene más de 1,6 millones de combatientes.

“¿Tú sabes qué es un francotirador experto con un fusil Dragunov? Cada cartucho es un enemigo abatido”, agregó.

Carreño también dijo que Estados Unidos trata de provocar el desconocimiento de Maduro entre los militares a través de un “asedio psíquico”, y que sus planes contra Maduro quedaron en “ambigüedad” ante el respaldo que, dijo, ha encontrado el mandatario en las calles.

“Se chorrearon (asustaron) los Estados Unidos, porque se metieron contra venezuela en una aventura y no encuentran como salir”, apuntó.

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo tras imponerse en las elecciones de mayo pasado, no reconocidas por parte de la comunidad internacional.

El 23 de enero Juan Guaidó invocó varios artículos de la Constitución venezolana para reclamar que, como jefe del Parlamento, podía declararse presidente interino al considerar “ilegítima” la toma de posesión de Maduro.

Guaidó ha hecho una prioridad la entrada de ayuda humanitaria en Venezuela y ha señalado que las donaciones ingresarán con el apoyo de los ciudadanos y la comunidad internacional, principalmente de naciones como Estados Unidos y Colombia, que lo reconocen como autoridad legítima del país.

Gran parte de las donaciones están almacenadas en la ciudad colombiana de Cúcuta, y los opositores han dicho que la ingresarán al país el próximo día 23.


FuentesConfiables.comfebrero 16, 2019
img_0035.jpg

18min4170

El diputado y expresidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, revela que la coalición que hoy apoya la transición democrática en Venezuela y la presidencia encargada en manos de Juan Guaidó fue un trabajo a varias manos, entre ellas varios países comprometidos con una salida democrática y representantes de los partidos políticos de la oposición venezolana, como Carlos Vecchio y el propio Guaidó por Voluntad Popular –del detenido en su domicilio Leopoldo López–, y él mismo, por Primero Justicia.

Los dos movimientos políticos fueron ilegalizados el año pasado por el régimen de Maduro, meses antes de la votación presidencial del 20 de mayo. 

Más que el 10 de enero, fecha en la que Nicolás Maduro asumió un nuevo mandato, el día que se considera clave dentro del plan fue el 5 de enero, cuando Guaidó asumió la presidencia del Parlamento.Entonces, el joven diputado ya sabía el camino que estaba trazado en su destino inmediato, y en las reuniones previas se mostró decidido a asumir todos los riesgos. Así se cocinó lo que está sucediendo en Venezuela.

Tenemos el mensaje que envió Mike Pence el 22 de enero, la juramentación de Guaidó el 23, y el primer país quelo respalda como presidente encargado es EE. UU. Parece haber una concertación de los eventos con Washington. ¿Es cierto?

Yo creo que si uno amplía la película, uno se da cuenta de que el gran disparador de todo esto fue el pronunciamiento del Grupo de Lima el 4 de enero. Es lo que realmente inauguró la postura de América Latina sobre lo que significa el asunto de cómo se tenía que digerir el tema del 10 de enero, la usurpación de Maduro, las elecciones del 20 de mayo y la apertura de las opciones constitucionales. El apoyo de Estados Unidos fue determinante.

¿Cómo se logró esa comprensión, cuál es el vórtice en el que todo se unió para que el Grupo de Lima y EE. UU. coordinaran?

Fue un proceso que se ha construido entre todos. Cuando nosotros nos sentamos en República Dominicana (en la mesa de diálogo que se llevó a cabo en diciembre de 2017 y terminó en enero de 2018, sin resultados), antes de las elecciones, fue con la idea realmente de que eso se convirtiera en un punto de inflexión.

El habernos plantado al decir que no apoyamos esas elecciones fraudulentas fue ese punto. A partir de allí, haber dicho que no participamos permitió entender al mundo que ya ese segundo período de Maduro era el inicio de un período adulterado y fraudulento. 

A partir del 20 de mayo (día de las presidenciales) se comenzó un proceso bien arduo de traducir eso como oportunidad política, y uno de los temas donde más lo trabajamos con fuerza –allí fuimos Carlos Vecchio, de Voluntad Popular, y yo– fue la Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre.

Allí Carlos y yo nos dedicamos a explicar la importancia de denunciar las elecciones y la importancia de desconocer lo que empezaba el 10 de enero.

¿Qué pasó entonces?

A continuación hubo tres reuniones preparatorias del Grupo de Lima en las cuales tuvimos la oportunidad de poder explicar nuestras posiciones. La última de ellas fue en Bogotá, en diciembre; participamos Guaidó y mi persona. Anteriormente participamos Vecchio y yo, y allí se entendió la necesidad de no darle ningún tipo de complicidad a un proceso (electoral) que venía viciado.

A partir de allí se revigorizó el Grupo de Lima; allí, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, le dio un nuevo impulso, y lo que rescato del 4 de enero, día del pronunciamiento del Grupo de Lima, es que América Latina tomó el liderazgo para decir que se acabó la democracia en Venezuela y se tomaron posiciones más duras al respecto.

En esa reunión de diciembre se decidió que fuera Guaidó el que asumiera la presidencia de la AN y todo lo que está ocurriendo.

Sí. La presentación de esa reunión que tuvimos aquí en Bogotá el 19 de diciembre ya era una intervención de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, porque el acuerdo político se cumplió y era un hecho decidido. El acuerdo político entre los cuatro partidos más votados en la Asamblea Nacional de que cada año la presidencia del Parlamento se rotaría, y este año le tocaba a Voluntad Popular.

¿Qué tiene que ocurrir para que el apoyo se mantenga y hasta dónde pueden llegar la presión hacia Nicolás Maduro y el apoyo a Guaidó?

Yo creo que lo más importante del 10 de enero y los compromisos asumidos a partir del 23 de enero, cuando se juramentó Guaidó, es que se trata de un proceso irreversible. 

Eso es lo más importante. Es una decisión de la comunidad internacional morder el tema Venezuela y no soltarlo hasta que haya una recuperación plena de la democracia. Eso se traduce en un gobierno que está aislado del mundo, que no solo no es reconocido, sino que se reconoce al Parlamento, y a Guaidó como presidente de la transición.

Vienen además una serie de medidas de presión que es un continuar en la escalera de las sanciones, más duras en lo personal y en lo colectivo, para que de una vez por todas, Maduro tenga dos opciones: o se va por las buenas, que es lo deseable, o, lamentablemente, él mismo estaría escogiendo salir por las malas. Pero en los dos escenarios Maduro sale.

¿Qué pasa si el chavismo se atrinchera al estilo Bashar al Asad, que no le importe una Venezuela arrasada (que ya está), sino mantenerse con cuatro generales en el Palacio de Miraflores?

El caso de Venezuela tiene particularidades que hacen difícil que Maduro se atrinchere. En primer lugar, en Venezuela todavía hay una energía de libertad y de pueblo movilizado que después de 20 años es más grande que nunca. Eso es incontenible; y no es conjetura, eso se ha podido ver. 

Luego, hay una realidad: Maduro ha tenido tres soportes: el petróleo, que ya lo dinamitó –pasamos de tres millones y medio de barriles diarios a menos de un millón–; el segundo, las Fuerzas Armadas, que están absolutamente en contra de Maduro, y lo podemos ver en que el mismo Gobierno admite que ha habido siete intento de golpes de Estado.

Lo único que le queda es una cúpula militar totalmente corroída, que son nueve generales que tienen que responder si corren o se encaraman; y el tercer soporte, que es Cuba y está en un proceso donde todo el mundo está claro. O Cuba es parte de la solución o tendrá que sufrir las consecuencias. Creo que la situación hoy de Maduro, más que parecerse a la de Siria, se parece a la de Panamá con (Manuel Antonio) Noriega.

Fuente:
VALENTINA LARES MARTIZ 
Corresponsal de EL TIEMPO 
CARACAS 


FuentesConfiables.comfebrero 16, 2019
Nicolas-Maduro.jpg

4min950

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, pidió este viernes a los jefes militares alistar un “plan especial de despliegue permanente”, en medio de la crisis de gobernabilidad que atraviesa el país desde que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamara presidente encargado.

“Hagamos un plan especial de despliegue permanente y adecuación de fuerza, lo pido de manera progresiva (…), un plan para mantener movilizada a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) en defensa de la nación”, dijo el mandatario en una reunión con jerarcas militares transmitida por la televisión estatal VTV.

Aunque no ofreció mayores detalles sobre el funcionamiento de este plan, ni asomó cuando se pondrá en práctica, el líder chavista sí dijo que debe contar con los tanques, misiles y soldados de la república, y que debe alcanzar “todo el territorio” venezolano.

Este pedido de Maduro, en el poder desde 2013, ocurre cuando el líder opositor Juan Guaidó ha dicho que el venidero día 23 la oposición junto a miles de simpatizantes ingresarán las ayudas que se acopian en la ciudad colombiana de Cúcuta y que servirán para paliar la crisis humanitaria que, asegura, padece el país.

Esta misma jornada una fuente diplomática le dijo a Efe bajo condición de anonimato que ya hay “aviones militares” estadounidenses que “van de camino a Venezuela con ayuda” humanitaria.

Maduro reiteró más temprano que el país no necesita estas donaciones porque los venezolanos no son “mendigos”, y porque constituyen un “show” para intentar desalojarlo del poder.

Asimismo, durante su encuentro con militares de la noche de este viernes, aseveró que desde Estados Unidos y Colombia se trazan “planes de guerra contra Venezuela”, por lo que pidió a los militares “estar bien desplegados y preparados para defender” el territorio.

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde que el 10 de enero, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo tras imponerse en las elecciones de mayo pasado, no reconocidas por parte de la comunidad internacional.

El 23 de enero Guaidó invocó varios artículos de la Constitución venezolana para reclamar que, como jefe del Parlamento, podía declararse presidente interino al considerar “ilegítima” la toma de posesión de Maduro.

Guaidó ha hecho una prioridad la entrada de ayuda humanitaria en Venezuela y ha dicho que las donaciones ingresarán “sí o sí” el venidero día 23 de febrero.


FuentesConfiables.comfebrero 15, 2019
NIcolas-Maduro-Venezuela.jpg

4min770

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, dijo este viernes que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, es un “judas” que pretende entregar el país al Gobierno de Estados Unidos, que reconoce al opositor como presidente encargado del país al igual que otro medio centenar de naciones.

“Un títere, un judas que ha pretendido que el imperio estadounidense se apodere políticamente, militarmente de nuestro país”, dijo el mandatario sin mencionar nunca a Guaidó, que el mes pasado juró asumir el mando del Ejecutivo por considerar que Maduro usurpa la Presidencia.

En un acto conmemorativo del Gobierno en el estado Bolívar (sur), Maduro dijo que el Gobierno de Donald Trump “se ha vuelto loco” al pretender aplicar un golpe de Estado o una intervención militar en Venezuela, y culpó a la oposición venezolana de estimular “la violencia extremista” de Washington.

“Es verdaderamente obsceno que un grupo de personas nacidas en Venezuela (…) pidan al imperio norteamericano que invada militarmente nuestro país”, sostuvo y tachó de traidores a la patria a estos señalados sin especificar nombres.

Maduro considera que está respondiendo con altura y serenidad ante los problemas propios de la recesión económica y frente a la crisis de legitimidad que atraviesa su Gobierno desde el mes pasado cuando empezó su segundo mandato, al que llegó tras obtener la reelección en unos comicios tachados de fraudulentos.

“Este año 2019 es uno de los años cruciales en la historia de nuestro país (…) Venezuela se está jugando su propia existencia como república”, prosiguió y reiteró su llamado “a la unión nacional para defender el derecho a la paz”.

“Que nadie se meta en nuestros asuntos (…) no queremos invasión ni guerra (…) en Venezuela va a haber independencia, más independencia y más revolución bolivariana por los años por venir”, agregó.

El Parlamento, de mayoría opositora, respalda la ruta planteada por Guaidó que incluye sacar a Maduro del poder, iniciar un gobierno de transición, convocar a elecciones libres e ingresar el 23 de febrero una ayuda humanitaria cedida por varios Gobiernos y pese a la negativa del chavismo. 


FuentesConfiables.comfebrero 14, 2019
img_9831.jpg

5min1500

El Gobierno de Nicolás Maduro reforzó el bloqueo del puente fronterizo Tienditas, que une Venezuela con Colombia y que la oposición espera utilizar para el ingreso de la ayuda humanitaria que dice necesita el país, según denunció este jueves a Efe el diputado opositor Franklyn Duarte.

Los nuevos obstáculos, pesadas piezas de concreto y contenedores de camión, se colocaron “en la oscuridad” por órdenes de “quienes usurpan el poder”, aseguró Duarte en referencia a Maduro en una conversación telefónica con Efe.

“Así actúan ellos, entre gallos y media noche”, añadió.

El moderno puente binacional de Tienditas que une a Venezuela y Colombia fue construido en 2016 y todavía no ha sido inaugurado.

Los obstáculos se unen a los que ya habían colocado la pasada semana, según denunció entonces el propio Duarte, pese a que el Gobierno reaccionó señalando que el bloqueo no era nuevo.

El legislador opositor también dijo que un “río humano” levantará los obstáculos el próximo día 23, cuando el antichavismo comience a ingresar las ayudas colectadas desde varios países, y que servirán “para salvar esas vidas que sentenció Maduro a muerte”.

“Casi 300.000 venezolanos hay en estos momentos en Venezuela a punto de morir por diferentes enfermedades”, continuó Duarte.

La oposición señala que Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, necesita de ayudas para paliar la severa crisis que atraviesa, y que fue catalogada como “humanitaria” y “compleja” por el Parlamento, el único poder que controla.

Pero Maduro, en el poder desde 2013, niega la crisis y rechaza recibir las donaciones, que calificó la semana pasada como un “regalo podrido” que porta el “veneno de la humillación”, por considerar que podría dar paso a una invasión armada que lo desaloje del cargo.

Todo esto ocurre en medio de la crisis de gobernabilidad que se disparó en Venezuela el mes pasado cuando Maduro juró ante el Supremo un nuevo mandato de 6 años, que no reconocen la oposición y buena parte de la comunidad internacional.

El líder chavista se impuso en los comicios de mayo pasado a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos y estar inhabilitados sus principales partidos y dirigentes.

Por tal motivo, el antichavismo considera que Maduro “usurpa” la Presidencia y que las competencias del Ejecutivo recaen en el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, quien dijo hace casi un mes y ante miles de simpatizantes que las asumía con la intención de instalar un Gobierno transitorio que convoque “elecciones libres”.

El número dos del Chavismo, Diosdado Cabello, se refirió ayer al caso en su programa semanal “Con el mazo dando” y se mostró partidario de reforzar el bloqueo del puente en suelo venezolano. 


FuentesConfiables.comfebrero 12, 2019
img_9722.jpg

7min1590

El jefe del Parlamento venezolano, el opositor Juan Guaidó, quien se proclamó presidente interino del país en enero, anunció este martes que prevé ingresar la ayuda humanitaria al país el próximo 23 de febrero pese a la negativa del gobernante Nicolás Maduro, a quien no reconoce como legítimo.

“Anunciamos entonces que el 23 de febrero será el día para que ingrese la ayuda humanitaria, así que desde hoy acompañaremos a todos los sectores: transportistas, enfermeras” que deben introducir y distribuir la ayuda, dijo Guaidó al término de una multitudinaria manifestación en Caracas.

El líder opositor indicó que el próximo fin de semana se realizarán asambleas, cabildos y “campamentos humanitarios” a fin de organizar y preparar a todas las personas que se han sumado al voluntariado que promueve la oposición para buscar la ayuda humanitaria en las fronteras en caso de que la Fuerza Armada no permita su ingreso.

“Tendremos que ir en caravanas, en protestas, en movilización, en acompañamiento”, dijo y apuntó de forma contundente que “la ayuda humanitaria va a entrar sí o sí”.

Informó también que el estado brasileño de Roraima suma desde hoy otro centro de acopio de ayuda humanitaria para Venezuela y adelantó que habrá otros dos más, aunque no precisó dónde.

Para Guaidó, el chavismo ha lanzado una “amenaza de falsa guerra para intimidar”, en alusión a la posibilidad de un enfrentamiento entre civiles en el país.

“Así que no, no es cierto, cuando el 90 % de la población quiere cambio no hay quien detenga ese elemento”, subrayó.

Del otro lado del conflicto político, Maduro pidió que se alejen “las amenazas de invasión militar” del país.

“Yo quiero la paz para Venezuela, todos queremos la paz para Venezuela, que los tambores de guerra se alejen, que las amenazas de invasión militar se alejen y Venezuela diga en su coro, con una sola voz, queremos paz, queremos felicidad”, dijo en el marco del Día de la Juventud desde Caracas.

En un acto que fue transmitido de forma obligatoria por todas las estaciones de radio y televisión, Maduro anunció una actividad también para el 23 de febrero.

Sin hacer alusión al eventual ingreso de la ayuda humanitaria que ha sido cedida por varios Gobiernos y empresas, el mandatario indicó que su Gobierno organizará para los días 16, 17, 23 y 24 recorridos casa por casa para incorporar a jóvenes en un plan de empleo.

Por su parte, la vicepresidenta Delcy Rodríguez aseguró que la ayuda alimentaria “es cancerígena” y envenenará a quienes la consuman.

“Esa ayuda viene contaminada y envenenada, es cancerígena, así lo han mostrado distintos estudios científicos”, dijo la funcionaria, sin ofrecer pruebas, en una alocución transmitida por la televisión estatal VTV.

En ese sentido, señaló que Estados Unidos busca con estas donaciones y “a través de químicos envenenar” a los venezolanos.

“Debe llamarnos a la alerta, a la alarma (…), podríamos decir que son armas biológicas lo que pretenden con esa ayuda humanitaria”, insistió.

Asimismo, calificó como un “un show barato” y un “insulto” que la oposición y varios Gobiernos de la región, liderados por Estados Unidos, señalen que Venezuela precisa de ayudas.

Según datos difundidos por Guaidó, hasta ahora 250.000 venezolanos se han inscrito como voluntarios que esperan trabajar gratuitamente en la búsqueda y distribución de las donaciones que están acumulándose en las fronteras.

En el juego de medir fuerzas en la calle, los detractores de Maduro volvieron a ganar la jornada al acumular mayor cantidad de gente en un mayor número de manifestaciones que tuvieron lugar en los 23 estados del país y que habían sido convocadas por Guaidó para pedir el ingreso de la ayuda humanitaria.

El chavismo también se manifestó en varios estados para respaldar la legitimidad del segundo mandato de Maduro, que comenzó el mes pasado.

La oposición venezolana considera ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, en las que Maduro resultó reelegido presidente y que han sido cuestionadas por la comunidad internacional.

La crisis en el país se acentuó después de que el 23 de enero Guaidó se declaró mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución venezolana y ha sido reconocido como tal por más de cuarenta países.


FuentesConfiables.comfebrero 11, 2019
img_9577.jpg

6min1720

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, discutió este lunes con el secretario general de la ONU, António Guterres, las posibilidades de aumentar la cooperación de su Gobierno con Naciones Unidas en el ámbito humanitario con el fin de apoyar a la población del país.

Arreaza, a su salida del encuentro con Guterres en Nueva York, explicó que planteó al secretario “la profundización de la cooperación de las distintas agencias de Naciones Unidas en Venezuela”, dado que la economía “ha sido muy perturbada”.

“Es necesario que el multilateralismo supere cualquier impacto de lo unilateral y podamos nosotros cooperar con mucha mayor fuerza”, dijo a los periodistas.

Según Arreaza, eso pasa por “recibir cooperación e incluso que el propio Estado venezolano pueda invertir en proyectos diseñados por Naciones Unidas o distintas agencias para la alimentación, para la salud, para las necesidades del pueblo”.

En las últimas semanas, la ONU ha reiterado que está lista para aumentar sus acciones humanitarias en Venezuela ante el impacto que la crisis está teniendo en la población, pero ha puntualizado siempre que para ello necesita el consentimiento y la cooperación del Gobierno.

La organización ya está presente en Venezuela, donde ha suministrado ayuda y trabaja con el Gobierno de Nicolás Maduro en programas de desarrollo.

Al mismo tiempo, agencias como el Programa Mundial de Alimentos (PMA) apoyan también en el exterior a venezolanos que han dejado el país.

Preguntado por el actual choque entre el Gobierno y la oposición en torno a la entrada de ayuda humanitaria organizada por EE.UU. y por otros países contrarios al Gobierno de Maduro y rechazada por éste, la ONU insistió hoy en que lo importante es que la cuestión se “despolitice” y que las necesidades de la gente sean atendidas.

“Todos los necesitados deben tener acceso a ayuda humanitaria”, dijo a los periodistas el portavoz Farhan Haq.

Arreza aseguró que el encuentro con Guterres fue “una muy buena reunión” y que el secretario general de la ONU se mostró “muy abierto” a la idea de reforzar la cooperación.

La cita, celebrada a petición venezolana, tuvo lugar en la residencia de Guterres y no en la sede de Naciones Unidas, dado que el diplomático portugués había llegado poco antes a Nueva York tras un largo vuelo de regreso desde Etiopía, donde asistió a una cumbre de la Unión Africana.

En el plano político, la ONU sigue insistiendo en la necesidad de un diálogo entre el Gobierno y la oposición para sacar a Venezuela de la actual crisis.

Guterres, sin embargo, ha evitado sumarse formalmente a las distintas iniciativas puestas en marcha por grupos de países para promover el diálogo, aunque les ha dado su respaldo de manera general.

El secretario general ha ofrecido a las dos partes sus “buenos oficios” para mediar en un proceso de diálogo, pero por ahora no ha tenido respuestas, según dijo hoy Haq antes de la reunión con Arreaza.

Tras el encuentro, la ONU emitió un breve comunicado en el que se limitó a explicar que Guterres reafirmó a Arreza que “su oferta de buenos oficios a las dos partes sigue disponible para una negociación que ayude al país a salir del enfrentamiento actual para beneficio de los venezolanos”.

La oposición venezolana considera ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, en las que Nicolás Maduro resultó reelegido presidente y que han sido cuestionadas por la comunidad internacional.

La crisis se acentuó después de que el 23 de enero, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se declaró mandatario interino al invocar unos artículos de la Constitución venezolana y logró el respaldo de EE.UU. y buena parte de los países del continente americano. 


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS