El Salvador archivos | FuentesConfiables.com

img_2647.jpg

3min1460

La ex primera dama de El Salvador Ana Ligia de Saca, acusada de delitos de corrupción por una millonaria malversación, enfrenta este lunes una audiencia preliminar, que se prevé dure cinco días y en la que se decidirá si la procesada pasa a juicio.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó de que el Juzgado Séptimo de Instrucción de San Salvador ya instaló la audiencia, la cual está previsto que se extienda hasta el viernes.

Miguel Flores Durel, abogado defensor de la ex primera dama, explicó a la prensa que están “a la espera de que la Fiscalía les dé una respuesta para llevar a cabo un procedimiento abreviado”, el cual fue solicitado por la procesada en noviembre de 2018 para recibir una pena leve a cambio de confesar el delito de lavado de dinero.

La legislación salvadoreña establece que el Ministerio Público puede pactar con los procesados una pena mínima, que no podrá ser apelada en ninguna instancia, a cambio de su confesión y que los jueces deberán respetar el trato.

A un proceso similar optó el exmandatario Elías Antonio Saca (2004-2009), quien fue sentenciado a 10 años de cárcel y a devolver al Estado 260 millones de dólares por malversar más de 300 millones del presupuesto estatal junto a seis excolaboradores.

Ana Ligia de Saca y otras 15 personas son acusadas de los delitos de lavado de dinero y encubrimiento de lavado de dinero cometidos al supuestamente lavar unos 22 millones de dólares que eran parte de los más de 300 millones que Saca malversó durante su Administración.

La cónyuge de Saca es la primera esposa de un expresidente salvadoreño en ser procesada penalmente en la historia reciente del país centroamericano.

Saca y su mujer llegaron al Ejecutivo bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) de donde el exmandatario fue expulsado.

Arena, fundada por el mayor del Ejército y supuesto autor intelectual del magnicidio de San Óscar Arnulfo Romero, Roberto D’Abuisson, ha sido señalada por varios casos de corrupción durante su paso por la Presidencia. 


Performance_68_Zo769calo-7-1280x853.jpg

4min1740

Setenta y nueve mujeres han sido asesinadas en lo que va de 2019 en El Salvador, país considerado como uno de los más violentos del mundo, informó este sábado la Policía Nacional Civil (PNC).

Entre el 1 de enero y el 29 de marzo del año en curso se registraron 79 homicidios, 31 menos que las contabilizados en el mismo período de 2018 cuando sumaban 110, lo que supone una disminución de un 28,1 por ciento, explicó el cuerpo de seguridad.

La entidad policial no brindó detalles sobre los crímenes.

Amnistía Internacional (AI) considera a El Salvador uno de los países más peligrosos del mundo para las mujeres, ya que solo en 2016 y 2017 registró tasas de feminicidios de 16 y 12 por cada 100.000 habitantes, respectivamente, por encima de lo considerado a nivel internacional como una epidemia.

La Policía atendió en 2018 un total de 3.916 casos de diferentes tipos de violencia contra la mujer, según lo informó el director del cuerpo de seguridad, Howard Cotto.

Las autoridades atribuyen la mayoría de las muertes violentas, incluidos los homicidios de mujeres, a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias, que poseen más de 60.000 miembros.

Las tasas de homicidios de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes registradas entre 2015 y 2018 colocan a El Salvador como uno de los países más violentos del mundo, pese a que no se encuentran en guerra.

No obstante, las autoridades militares señalan que el país vive un conflicto armado de “baja intensidad” por los constantes enfrentamientos entre los cuerpos de seguridad y las pandillas.

Estas bandas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones.

Según los analistas, las “maras” son uno de los principales problemas que el presidente electo salvadoreño, Nayib Bukele, deberá enfrentar tras tomar el poder el 1 de junio.


Nayib-Bukele_041.jpg

4min1660

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, anunció este jueves que dará a conocer los primeros nombres de su gabinete de Gobierno en mayo próximo para “escoger bien” a quienes lo acompañarán en el Ejecutivo.

Bukele, quien llegó hasta la sede de un tribunal contra la violencia machista para enfrentar un juicio, aseguró que “la Constitución obliga que los demos el 1 de junio”, fecha en la que tomará posesión de la Presidencia y serán juramentados sus ministros.

Sin adelantar nombres, el jefe de Estado electo indicó que revelará en mayo “por lo menos los nombres más importantes” para que la prensa tenga acceso a ellos.

“No tiene por qué ser ya, yo creo que es mejor escoger bien que escoger rápido” a la “gente proba, honesta, capaz, leal y honrada” que ocupará “prácticamente 3.000 cargos de confianza”, acotó Bukele, de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

El Juzgado Especializado para una Vida Libre de Violencia y Discriminación contra la Mujer de San Salvador tenía programado el inicio del juicio para 9:00 hora local (15.00 GMT), pero el mandatario electo ingresó unos 30 minutos después.

Hasta el momento se desconoce si el juzgado instaló el juicio contra Bukele, dado que se ha restringido el ingreso a los periodistas.

Un portavoz del órgano Judicial indicó a Efe que antes de comenzar el juicio, la defensa de Bukele, la representación de la Fiscalía General de la República (FGR) y la jueza de la causa habían “descartado” a cuatro testigos de los al menos doce que se han llamado a declarar.

De acuerdo con el órgano Judicial, este proceso comenzó en septiembre de 2017, cuando Bukele era alcalde de San Salvador y supuestamente insultó a la exsíndica Xochilt Marchelli.

Una corte de Instrucción ordenó en octubre de 2018 que Bukele enfrente el juicio, pese a que Marchelli manifestó mediante un escrito su “declinación de continuar el proceso penal”.

Bukele ganó los comicios presidenciales del pasado 3 de febrero en primera vuelta con 1.434.856 votos (53,1 %).

El holgado triunfo de Bukele representa el fin del bipartidismo instalado durante décadas en el Gobierno, con la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que se repartieron las últimas cinco administraciones. 


muerte-asesinato-pistola-arma.jpg

4min1840

La cifra de homicidios en El Salvador se redujo un 24 % en lo que va de 2019, respecto al mismo lapso de 2018, informó este sábado un portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC).

La fuente policial señaló que entre el 1 de enero y el 22 de marzo del año en curso se registraron al menos 659 homicidios, frente a los 870 computados en 2018, lo que supone una reducción de 211 asesinatos o 24 por ciento.

Detalló, sin explicar las razones de la baja, que solo en marzo se han registrado 164 homicidios y que el promedio diario de muertes violentas del año es de 8,1.

El país ha logrado establecer una tendencia a la baja en la cifra de asesinatos luego de experimentar un período de alzas en enero pasado, situación generada por una “acción deliberada” de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13), según el director de la Policía, Howard Cotto.

El jefe policial señaló en varias ocasiones que en los primeros 20 días de enero se registró el asesinato de miembros disidentes de las pandillas o de colaboradores que habían perdido la confianza, además del recrudecimiento de ataques contra policías y soldados.

Por otra parte, la PNC también registra una baja en los homicidios de mujeres del 31 %, pasando de 103 asesinatos en 2018 a 71 en la actualidad.

Las autoridades atribuyen la mayoría de las muertes violentas, incluidos los homicidios de mujeres, a las pandillas MS13, Barrio 18 y otras minoritarias, que poseen más de 60.000 miembros.

Las tasas de homicidios de entre 103 y 50,3 por cada 100.000 habitantes registradas entre 2015 y 2018 colocan a El Salvador como uno de los países más violentos del mundo, pese a que no se encuentran en guerra.

No obstante, las autoridades militares señalan que el país vive un conflicto armado de “baja intensidad” por los constantes enfrentamientos entre los cuerpos de seguridad y las pandillas.

Estas bandas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro administraciones.

Según los analistas, las “maras” son uno de los principales problemas que el presidente electo salvadoreño, Nayib Bukele, deberá enfrentar tras tomar el poder el 1 de junio. 


nayib-bukele.jpg

4min1600

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, aseguró este miércoles que su país no quiere “ayuda” de Estados Unidos, sino hacer “negocios” con las empresas de este país para lograr un cambio “sólido” que permita reducir la violencia y crear oportunidades económicas.

Bukele pronunció en el centro de pensamiento Heritage Foundation, en Washington, su primer discurso público desde que fue elegido presidente de El Salvador el pasado 3 de febrero, en una victoria que representa el fin de décadas de bipartidismo en el país centroamericano.

Frente a más de un centenar de personas, Bukele adelantó que cambiará las relaciones con Washington cuando tome posesión de su cargo el 1 de junio y afirmó que tratará de revitalizar los intercambios comerciales entre las dos naciones para promover el crecimiento económico en El Salvador.

“Nosotros, no queremos ser ayudados, queremos hacer negocios con ustedes”, subrayó Bukele, empresario de 37 años.

“La realidad es que EE.UU. nos puede mandar mil millones de dólares, pero no provocará una gran diferencia. Pero, si EE.UU. comienza a hacer negocios con nosotros, entonces, eso provocaría un gran cambio que sería solido y permitiría crear trabajos reales”, afirmó.

Solo en 2017, El Salvador y EE.UU. intercambiaron bienes por valor de 5.500 millones de dólares, una relación comercial que benefició sobre todo a la parte estadounidense, que ostentó un superávit de 830 millones de dólares, según datos de la Oficina del Representante de Comercio Exterior (USTR, en sus siglas en ingles).

En términos generales, Bukele cuestionó la relación labrada con EE.UU. por parte de los dos partidos que gobernaron El Salvador desde el fin del conflicto interno (1980-1992): el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) y la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha).

“Hay algo muy importante, y por eso estamos aquí. La relación de El Salvador con EE.UU. se ha erosionado en los últimos diez años por temas de ideología o por falta de pragmatismo”, manifestó.

“Nos olvidamos de que tenemos un tercio de nuestra población en EE.UU., que la moneda estadounidense es la nuestra, que el 80 % de nuestras exportaciones tienen como destino Estados Unidos y que el 80 % de nuestras importaciones vienen de EE.UU.”, añadió Bukele.

Según el centro de investigación Pew, la comunidad salvadoreña en EE.UU. ha crecido un 33 % desde 2007 y, actualmente, supera los 1,95 millones de personas, la mayor comunidad de salvadoreños en el exterior.

Bukele, de visita en Washington, tiene previsto mantener reuniones mañana en el Departamento de Estado.


img_1300.jpg

5min1660

Una corte de Paz de El Salvador instaló este viernes la audiencia inicial contra el expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) por supuestamente participar en el lavado de 10 millones de dólares donados por Taiwán a su antecesor Francisco Flores (1999-2004).

El Juzgado Segundo de Paz de San Salvador instaló pasadas las 09.00 hora local (15.00 GMT) la audiencia, en la que se encuentra Saca y otros dos acusados vinculados a la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), partido que llevó al poder a Saca y a Flores.

Se trata de Antonio Balzaretti y Juan Tennat Wright Castro, cuyo papel en esta trama de corrupción no ha sido explicado por la Fiscalía General de la República (FGR).

La acusación del Ministerio Público también incluye al expresidente Francisco Flores y a Mauricio Samayoa, ambos fallecidos y para quienes la FGR solicitó el sobreseimiento de la causa.

El abogado defensor de Balzaretti, Arturo Muyshondt, dijo a periodistas antes de ingresar al citado tribunal que “no hubo lavado de dinero”, dado que para que se dé dicho delito “tiene que haber peculado”.

El letrado aseguró que, al menos para su defendido, pedirá que el proceso no pase a la etapa de instrucción y que se dicte el sobreseimiento.

Un portavoz de la Fiscalía explicó a Efe que estos 10 millones son parte de los 15 millones que supuestamente Flores desvío de un donativo de Taiwán para atender a las víctimas de dos terremotos que asolaron al país en 2001.

El director Contra la Corrupción y la Impunidad de la FGR, Germán Arriaza, presentó la acusación el pasado 1 de marzo y no dio mayores detalles del caso a la prensa.

“Se ha establecido fehacientemente la existencia del delito de lavado de dinero y activos y consideramos que tenemos los elementos necesarios para establecer su participación”, apuntó escuetamente.

Flores fue enviado a juicio por la supuesta malversación de los fondos donados por el país asiático en 2015, pero falleció en 2016 antes de que se instalara el proceso.

Según la Fiscalía, el exmandatario Flores se apropió de 5 millones de dólares y los otros 10 los desvió a cuentas de Arena.

Esta versión fue respaldada en 2016, durante las exequias de Flores, por el expresidente de Arena Jorge Velado, mientras que la exvicepresidenta Ana Vilma de Escobar (2004-2009) señaló a periodistas que el dinero fue utilizado para la campaña electoral de Saca.

Saca, el primer expresidente de la democracia salvadoreño en ser condenado por corrupción, purga una pena de 10 años de prisión que recibió en septiembre de 2018 por desviar y lavar más de 300 millones de dólares del presupuesto estatal durante su gestión.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes, incluido Mauricio Funes (2009-2014), asilado en Nicaragua, suman más de 666 millones de dólares cuestionados. 


img_0979.jpg

4min1930

La Fiscalía General de la República (FGR) de El Salvador acusó este viernes al expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) de supuestamente participar en el lavado de 10 millones de dólares donados por Taiwán al país y actualmente en prisión por otros delitos de corrupción.

El director Contra la Corrupción y la Impunidad de la FGR, Germán Arriaza, dijo a periodistas que la acusación también incluye al expresidente Francisco Flores (1999-2004), pero que se ha pedido el sobreseimiento del proceso en su contra debido a que falleció en 2016.

Arriaza no detalló si estos fondos forman parte de los 15 millones de dólares que supuestamente Flores desvió de una donación taiwanesa para atender a las víctimas de dos terremotos que afectaron al país en 2001 y por la que fue enviado a juicio en 2015.

Añadió, sin determinar el grado de participación de los imputados en el delito, que también fueron acusados ante el Tribunal Segundo de Paz de San Salvador Gerardo Balzeretti, Juan Tennant Wright y Mauricio Samayoa, éste último también fallecido y para quien solicitaron el sobreseimiento de la causa.

“Se ha establecido fehacientemente la existencia del delito de lavado de dinero y activos y consideramos que tenemos los elementos necesarios para establecer su participación”, apuntó el representante de la FGR.

Explicó que el dinero donado por Taiwán fue utilizado “para fines diferentes a los que había sido destinado” por lo que “las conductas relevantes en cuanto al lavado de dinero están establecidas”.

El funcionario del Ministerio Público pidió al referido tribunal que el proceso pase a la etapa de instrucción y que se decrete la prisión preventiva contra los imputados, sin detallar si Balzeretti y Tennant han sido detenidos.

Saca purga una condena de 10 años de prisión que recibió en septiembre de 2018 por desviar y lavar más de 300 millones de dólares del presupuesto estatal durante su gestión.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes, incluido Mauricio Funes (2009-2014), suman más de 666 millones de dólares cuestionados. 


FuentesConfiables.comfebrero 24, 2019
Nayib-Bukele_041.jpg

6min2380

La ansiedad de los salvadoreños por saber cómo será el gobierno que presidirá Nayib Bukele a partir del 1 de junio “ha inundado el ambiente” y las expectativas hacia el nuevo mandatario crecen, dijo en una entrevista con Acan-Efe el analista Álvaro Artiga.

El también profesor del Departamento de Sociología de la Universidad Centroamericana consideró que dicha ansiedad lleva a generar especulaciones “imprudentes” que hacen que el “futuro del país sea más incierto de lo que ya es”.

Bukele, de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), ganó los comicios presidenciales del pasado 3 de febrero con 1.434.856 votos (53,1 %), poniendo fin del bipartidismo instalado durante décadas en el órgano Ejecutivo.

La Alianza Republicana Nacionalista (Arena, de derecha) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, de izquierda) se repartieron las últimas cinco administraciones.

A criterio del experto, la “única novedad” en este “fenómeno llamado Bukele” es que “él logró triunfar sobre un descontento de gran parte de la sociedad con los principales partidos, Arena y el FMLN, pero todo lo demás continúa igual y por el momento no hay pistas que nos lleven a pensar que este Gobierno será diferente o no lo será”.

El analista planteó que Bukele ha logrado acaparar la atención “de muchos”, por su discurso anticorrupción y demás palabras “bonitas”, pero “hay que recordar que a su alrededor hay instituciones que también tomarán decisiones, él no se manda sólo”.

“Bukele sólo podrá hacer lo que su cargo le permite y eso es lo que aún no entiende la población (…) él no puede ser un dictador porque hay instituciones que lo van a controlar e instituciones con las que él debe conciliar, como la Asamblea Legislativa”, explicó.

El politólogo subrayó que se debe esperar a que “se muevan las piezas”, porque lo que hasta el momento existe es el comienzo de la transición de Gobierno, tras el cual el ahora presidente electo “tiene más luces” para conformar su gabinete y “entonces esperaremos a ver cuál es la ruta que se seguirá”, recalcó.

En el Congreso, donde el partido GANA -que dio la plataforma al presidente electo- cuenta con solo 10 diputados, Bukele “tiene dos opciones: negociar o confrontar”.

“Si confronta lo tendrá que hacer por dos años, en lo que se fortalece su movimiento Nuevas Ideas para lograr en el 2021 (en los comicios legislativos y municipales) diputados y alcaldías”, apuntó el politólogo.

Los 10 diputados de GANA en el Parlamento no son ni la cuarta parte de los votos que se necesitan para reformar, derogar o aprobar leyes por mayoría simple, puesto que se requieren un mínimo de 43 apoyos.

Bukele tendrá que acercarse al Partido de Concertación Nacional (PCN), formación que ya ofreció su apoyo para impulsar iniciativas al igual que el diputado de Cambio Democrático (CD) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), con los que sumaría 23 votos.

Los que se mantuvieron al margen, por el momento, son el oficialista FMLN, con 23 diputados en el Congreso, y Arena, que cuenta con 37 parlamentarios.

Sobre este panorama, el analista agregó que el mandatario electo, expulsado del FMLN en 2017, “tendrá que pensar en una estrategia que no desgaste su trabajo en la Presidencia”.

El presidente electo aún no ha revelado los nombres de las personas que integrarán su equipo de transición del poder.

El vicepresidente de GANA, Nelson Guardado, dijo recientemente que el partido se mantendrá al margen de la transición de Gobierno y señaló que será únicamente Bukele quien decida quiénes van a conformar dicha comitiva.

Diferentes voces han llamado al mandatario electo a moderar su discurso contra las formaciones tradicionales, que también buscan recomponerse de cara a los comicios legislativos y municipales del 2021, para lograr acuerdos. 


FuentesConfiables.comfebrero 23, 2019
img_0440.jpg

6min2040

Los efectos de la guerra civil que vivió El Salvador siguen “pulsando en las venas” de su población, por lo que el país seguirá en la posguerra pese al cambio político que marcó el triunfo electoral de Nayib Bukele, dijo en una entrevista con Efe la laureada dramaturga Jorgelina Cerritos.

El Salvador rompió en los comicios del 3 febrero pasado con el triunfo de Bukele, candidato de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), el bipartidismo que la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) y el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) mantuvieron por décadas en el Ejecutivo.

Tras proclamarse ganador de los comicios en primera vuelta, Bukele se reunió con cientos de seguidores en una plaza de la capital y aseguró que ese día los salvadoreños pasaron “la página de la posguerra”.

Cerritos, ganadora del premio Casa de las Américas en 2010 en la sección de dramaturgia, considera que “poner una fecha concreta” al final de este período es equivalente a pensar que el país se aplicó una “vacuna contra la posguerra”, pero el proceso para superar esa etapa “no funciona así”.

Para la autora de “Al otro lado del mar”, es una “responsabilidad social” aclarar “qué atención se le va a seguir dando a este capítulo, que sigue pulsando en las venas de El Salvador”.

Apuntó que el país entrará, con la toma de posesión de Bukele, en una “coyuntura política y social” en la que no se deben “soterrar las reivindicaciones de memoria que se han intentado estos 10 años pasados”.

“Se pensaba que había un terreno fértil para hablar de memoria (en las administraciones del FMLN), no quisiera pensar que ese terreno fértil se reduzca”, subrayó Cerritos.

Afirmó que el fin de la posguerra “es algo que se va construyendo con el tiempo”, y apuntó que asegurar que ha terminado, solo con la elección de un nuevo presidente, es como tratar de cerrar ese capítulo de la historia local sobre las víctimas.

La guerra civil salvadoreña se saldó con 75.000 muertos y 8.000 desaparecidos y fue apenas en 2016 con la anulación de la ley de amnistía de 1993 que se pudieron reabrir procesos penales por los crímenes de lesa humanidad.

Una de las principales causas es la que enfrentan 18 mandos militares por la masacre de unos 1.000 campesinos en 1981 en El Mozote (noroeste), que se inició a finales de marzo de 2017 con la notificación de los cargos a los implicados.

“Nosotros no tenemos un proceso de guerra de hace 100 años” con el que no existe “ningún contacto (…) Es algo bien reciente todavía”, añadió la ganadora del V Premio de Teatro Latinoamericano George Woodyard en 2011.

La “gran maestre” de teatro infantil de El Salvador agregó que la posguerra no solo se trata de quienes han gobernado el país, sino que de “los dolores que tenemos, las no reparaciones que siguen existiendo e incluso el famoso índice de violencia, que también es resultado de la posguerra”.

Por otra parte, la autora de una trilogía que aborda la necesidad de conservar la memoria de las violaciones a los derechos humanos durante la guerra, señaló que Bukele asumirá el poder el 1 de junio sin que exista claridad en su política de cultura.

“Se ha hablado muy poco a nivel de plataforma política de cuales son las transformaciones que trae este nuevo Gobierno en términos de arte y cultura”, sostuvo.

Cerritos señaló que la nueva Administración deberá aclarar cosas como la situación del Ministerio de Cultura, de reciente creación y que aún funciona con el presupuesto de una antigua Secretaría, y si el país se mantendrá en la iniciativa Iberescena de artes escénicas.

Bukele, quien debe enfrentar dos juicios por supuesta violencia machista y calumnia, ganó los comicios presidenciales del pasado 3 de febrero en primera vuelta con 1.434.856 votos (53,1 %).

El exalcalde de la capital, expulsado FMLN en el 2017, relevará en el Ejecutivo a Salvador Sánchez Cerén, el primer excomandante guerrillero en dirigir el país centroamericano.


FuentesConfiables.comfebrero 20, 2019
img_0231.jpg

4min2110

El magistrado de la Cámara Tercera de lo Civil de San Salvador, Eduardo Jaime Escalante Díaz, fue detenido este martes por el delito de agresión sexual en menor e incapaz contra una niña de 10 años de edad, informó la Policía salvadoreña.

Escalante, quien, “por ser magistrado de cámara tiene fuero constitucional”, no fue llevado a los tribunales, sino que fue puesto a la orden del presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, para que se le abra un proceso de antejuicio, según dicta la ley.

El magistrado, de 50 años de edad, fue denunciado por la madre de la menor en la delegación de la Policía Nacional Civil (PNC) de la localidad de Soyapango (centro), localidad donde se habría cometido el supuesto delito este lunes.

La fuente, que no precisó si existe alguna relación entre Escalante y la víctima o su progenitora, explicó que “en este caso se seguirá el proceso habitual que debe llevar un delito de esta naturaleza cometido por un aforado”, sin brindar más detalles.

El detenido es magistrado de la Cámara Tercera de lo Civil , desde noviembre del año 2007 y anteriormente desempeñó el cargo de juez cuarto de lo Mercantil, cargo al que llegó en marzo del año 2003, después de ser asistente en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador.

El informe “Las voces de los Niños, Niñas y Adolescentes de Latinoamérica y el Caribe”, realizado por el Movimiento Mundial por la Infancia, señala que entre el 70 y el 80 % de las víctimas de abuso sexual a menores de 18 años son niñas, y en el 75 % de los casos hay una relación directa del agresor con la víctima.

Según el sitio de transparencia de la PNC, entre enero y septiembre del año pasado, última actualización de datos, fueron violadas 1.128 niñas y adolescentes, 71 más que en el mismo período de 2017, cuando se computaron 1.057 víctimas menores de 18 años de edad.

Estas cifras dan cuenta de que 4 menores de edad fueron violadas sexualmente cada día durante el referido lapso de 2018, dato similar al registrado en el mismo periodo de 2017.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS