Colombia archivos | FuentesConfiables.com

FuentesConfiables.comfebrero 21, 2019
img_0341.jpg

8min2740

El edificio Mónaco, símbolo del poder y la ostentación del narcotraficante Pablo Escobar, y situado en uno de los barrios acomodados de Medellín, será demolido este viernes, veinticinco años después la muerte del capo, para cerrar un capítulo doloroso de esta ciudad colombiana.

Decenas de expertos trabajan desde hace días en los preparativos para la implosión del edificio de ocho plantas que fue residencia de Escobar y su familia y que desde su muerte, el 2 de noviembre de 1993, atrae a turistas a los llamados “narcotours”.

En el lugar que ocupa la edificación, en el sector de El Poblado, se construirá un parque en memoria de las víctimas del narcoterrorismo con el que Escobar intentó someter a la sociedad y el Estado colombiano en los años 80 y 90 del siglo pasado.

“Era la casa de Escobar y su familia. Vamos a desmantelar ese edificio para construir el primer memorial que habrá en Medellín en honor a las víctimas”, manifestó a Efe el secretario privado de la Alcaldía de Medellín, Manuel Villa.

El funcionario, responsable del proyecto de demolición del Mónaco, precisó que el propósito es empezar a contar la historia desde “el lado correcto” a partir de la caída del “símbolo de los victimarios y de la ilegalidad”.

Este edificio, que hoy se encuentra en ruinas, fue residencia del jefe del cartel de las drogas de Medellín y blanco de un atentado con carro bomba en 1988 por parte de los rivales del cartel de Cali, en uno de los episodios más sangrientos de la ciudad.

Escobar eligió al barrio Santa María de los Ángeles, que hace parte de El Poblado, como el lugar para construir en 1986 el Mónaco, bautizado así en honor del principado, y residencia de varios de sus familiares y de sus guardaespaldas.

Además de los 12 apartamentos, dos piscinas, 34 plazas de estacionamiento y una cancha de fútbol, el capo mandó a construir en ese predio de 5.000 metros cuadrados un penthouse de dos niveles en el que vivió junto a su esposa y sus dos hijos.

La guerra entre los carteles de Medellín y Cali dejó su huella en esa edificación por el atentado terrorista del 13 de enero de 1988, que causó tres muertos y diez heridos y dejó al descubierto, entre las ruinas del predio, una colección de decenas de autos deportivos de Escobar.

Tras el atentado, el capo abandonó su búnker que posteriormente fue sede de la Asociación Cristiana de Asistencia y Rehabilitación (Asocar) y de la Dirección Nacional de Estupefacientes, entidad que administra bienes decomisados a narcotraficantes.

Además se convirtió en una sede administrativa y financiera de la Fiscalía colombiana, que en el año 2000 soportó la explosión de otra bomba, en esa ocasión dirigida contra miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de esa entidad.

En 2008, el Mónaco fue sometido a un proceso de expropiación y entregado a la Policía Colombiana, para diez años después pasar a manos de la Alcaldía de Medellín en un acuerdo con la Sociedad de Activos Especiales (SAE), que finalmente permitió poner en marcha la demolición.

La implosión programada para el viernes, que lo reducirá a escombros en solo tres segundos, hace parte de la iniciativa “Medellín abraza su historia”, liderada por las autoridades locales para rendir homenaje a las víctimas del narcoterrorismo en la ciudad.

Según explicó el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, reconstruir este edificio “en ruinas” requeriría una inversión aproximada de 40.000 millones de pesos (unos 12,8 millones de dólares), es decir, “diez veces más” que lo que costará la demolición y construcción del parque.

“No es borrar la historia, sino volver a ella para contarla desde el lado correcto, desde el lado de las víctimas”, expresó Gutiérrez sobre la demolición del Mónaco, fortín de Escobar que dejará de atraer un turismo que el alcalde y la ciudad rechazan abiertamente.

En la convocatoria para la demolición, el alcalde recuerda que en 1991 Medellín fue “la ciudad más violenta del mundo”, con 381 homicidios por cada 100.000 habitantes, y que su gente vivía “en medio del dolor y del miedo, pero es justamente ese pasado lo que hace tan valioso nuestro presente”.

“La Medellín de hoy resulta fascinante porque ha resurgido y se ha transformado. Hoy somos ejemplo de innovación e inclusión social, y seguimos avanzando en procesos de renovación urbana que nos permiten construir una ciudad para la confianza”, agregó.

Para Lucero Gómez Restrepo, habitante del sector, “es hora de dejar atrás el narcoturismo en un edificio abandonado, con el que mucha gente tiene de ejemplo a Escobar”.

En eso coincide la organización Corpoblado, que agrupa a los residentes de El Poblado, al señalar que es “de mucha importancia que el edificio sea derribado” para que “deje de ser un referente del narcotráfico” en una ciudad que es ejemplo de innovación y resiliencia. 


FuentesConfiables.comfebrero 17, 2019
colombia-venezuela.jpg

5min2770

El miembro de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC), Pedro Carreño, aseguró en una entrevista difundida este domingo que Colombia sufrirá una “derrota aplastante” si llegase a invadir Venezuela como ha advertido el gobernante Nicolás Maduro.

“Los generales colombianos (…) saben que recibirían una derrota aplastante (si invaden Venezuela)”, dijo Carreño en un programa de entrevistas de la televisión privada local Televen.

El jefe de la comisión de Contraloría de la ANC aseveró que los militares colombianos no tienen “ni la fuerza, ni los equipos, ni los hombres, ni el adiestramiento, ni la moral” necesarias para generar una “acción bélica” contra Venezuela, país con el que Colombia comparte una extensa y porosa frontera.

Explicó que Colombia está supuestamente interesada en una invasión a Venezuela con el fin de apoderarse de una zona del oeste del país, incluido el estado de Zulia, rico en petróleo y otros recursos.

“A Colombia hay que verla desde la perspectiva energética”, dijo Carreño antes de apuntar: “Ellos aspiran que en una eventual invasión a Venezuela se cumpla la tesis de la media luna y el territorio comprendido entre los estados Apure, Barinas, Mérida, Trujillo y Zulia le quede a los colombianos”.

Maduro dijo el viernes que Estados Unidos y Colombia, dos países que no reconocen el nuevo mandato de 6 años que juró hace poco más de un mes y le han pedido que abandone el poder que ejerce desde 2013, trazan “planes de guerra contra Venezuela” en el marco de una operación para entregar ayuda humanitaria.

En ese sentido, ordenó a las Fuerzas Armadas un plan de “despliegue permanente” para la defensa de “todo el territorio”, que incluya a soldados y equipamiento militar en las calles.

Al respecto, Carreño dijo que los militares venezolanos están preparados y cuentan con un sofisticado sistema portátil de defensa antiaérea de fabricación rusa conocido como Igla, capaz de derribar blancos a distancias superiores a los 2.000 metros.

Asimismo, indicó que Venezuela tiene casi 15.000 francotiradores entre el Ejército regular y la milicia, un novel cuerpo que de acuerdo con cifras oficiales tiene más de 1,6 millones de combatientes.

“¿Tú sabes qué es un francotirador experto con un fusil Dragunov? Cada cartucho es un enemigo abatido”, agregó.

Carreño también dijo que Estados Unidos trata de provocar el desconocimiento de Maduro entre los militares a través de un “asedio psíquico”, y que sus planes contra Maduro quedaron en “ambigüedad” ante el respaldo que, dijo, ha encontrado el mandatario en las calles.

“Se chorrearon (asustaron) los Estados Unidos, porque se metieron contra venezuela en una aventura y no encuentran como salir”, apuntó.

Venezuela vive una situación de inestabilidad política desde el 10 de enero, cuando Maduro volvió a tomar posesión del cargo tras imponerse en las elecciones de mayo pasado, no reconocidas por parte de la comunidad internacional.

El 23 de enero Juan Guaidó invocó varios artículos de la Constitución venezolana para reclamar que, como jefe del Parlamento, podía declararse presidente interino al considerar “ilegítima” la toma de posesión de Maduro.

Guaidó ha hecho una prioridad la entrada de ayuda humanitaria en Venezuela y ha señalado que las donaciones ingresarán con el apoyo de los ciudadanos y la comunidad internacional, principalmente de naciones como Estados Unidos y Colombia, que lo reconocen como autoridad legítima del país.

Gran parte de las donaciones están almacenadas en la ciudad colombiana de Cúcuta, y los opositores han dicho que la ingresarán al país el próximo día 23.


img_8114.jpg

5min2330

Miles de colombianos comenzaron a tomarse hoy las calles de todo el país para protestar contra el terrorismo que el jueves se cobró la vida de 20 cadetes y dejó 68 heridos por la detonación de una camioneta bomba en la Escuela de la Policía en Bogotá, ataque atribuido a la guerrilla del ELN.

En las calles de Bogotá y otras ciudades se observan hombres, mujeres y niños vestidos con camisetas blancas en las que se leen mensajes como “No al terrorismo”, “Yo quiero la paz” y “Yo soy policía”.

Entre la multitud congregada en Bogotá está el presidente colombiano, Iván Duque, quien acudió al Parque Nacional junto con su familia para “marchar como ciudadanos” y “con profunda convicción patriótica”, según dijo.

“Tenemos el corazón arrugado pero también tenemos el deseo de honrar a estos héroes y honrar su memoria significa rechazar la violencia, rechazar el terrorismo y unirnos como país”, manifestó el jefe de Estado.

Hay quienes además de flores blancas y globos del mismo color optaron por colocarse, a modo de capa, el tricolor nacional.

Numerosas familias han ofrecido condolencias a los policías encargados de la seguridad durante el recorrido por los compañeros asesinados en la escuela de cadetes.

Asimismo, algunos niños, acompañados de sus padres, se han acercado a los uniformados para abrazarlos o entregarles una flor.

“Estamos en el Parque Nacional con muchos ciudadanos con quienes vamos hacia la Plaza de Bolívar a decir ¡No al terrorismo! Sí a la vida, sí a la democracia, sí a las libertades y sí al progreso de los colombianos”, dijo la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, quien viste una camiseta blanca con la inscripción “Yo soy policía”.

La iniciativa surgió luego de que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) hiciera explosionar el pasado jueves una camioneta bomba en la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander, donde estudian uniformados de Colombia y otros países latinoamericanos.

De inmediato en redes sociales surgieron etiquetas como “#NoAlTerrorismo” y “#MarchaPorNuestrosHéroes” que fueron adoptadas por Duque, y políticos de todas las corrientes, como su antecesor, Juan Manuel Santos, quien también se sumó junto con sus hijos a la caminata que partió del Parque Nacional en dirección a la Plaza de Bolívar.

Entre la multitud se observan pancartas con frases como “No queremos más héroes caídos. Policía Nacional, Colombia está contigo”, “No al terrorismo”, “ELN asesinos” o “Diálogos con condiciones”.

A la iniciativa también se unieron destacados deportistas como los ciclistas Nairo Quintana y Rigoberto Urán, la bicampeona olímpica de BMX Mariana Pajón, el excapitán de la selección colombiana de fútbol Mario Alberto Yepes y los jugadores del club Millonarios, entre otros.

Igualmente expresaron su apoyo numerosos artistas nacionales como Shakira y Carlos Vives.

Entre los que caminan en dirección al centro de la ciudad están numerosos policías y militares retirados, algunos de ellos mostrando las prótesis ortopédicas que usan por haber sido víctimas de minas antipersona y que avanzan lanzando vivas a las Fuerzas Armadas y la Policía.

Concentraciones populares se llevan a cabo también en ciudades como Medellín, Cali, Barranquilla, Sincelejo, Valledupar, Riohacha, Bucaramanga, Ibagué, Neiva, Cúcuta, Santa Marta y Cartagena, entre otras. 


img_8011.jpg

5min2100

El número de muertos en el atentado con un carro bomba perpetrado contra una academia de la Policía en Bogotá ascendió a 21, incluido el responsable del ataque, informó la Policía Nacional.

“Lamentablemente, el saldo preliminar es de 21 personas fallecidas, incluyendo al responsable del hecho, y de 68 heridas, quienes fueron trasladadas a distintos centros asistenciales con el apoyo de organismos de socorro y emergencia del Distrito” de Bogotá, señaló la Policía Nacional en un comunicado.

El saldo mortal del estallido, que al mediodía era de 9 fallecidos, subió en la noche a 21. Entre ellos están cuatro promesas del deporte y una policía de Ecuador. De los 68 heridos, 10 permanecían en observación, según el último reporte de la Policía Nacional, indicó el diario El Tiempo.

El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, aseguró que el vehículo era conducido por un hombre identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez, de 56 años.

Según la Fiscalía, en el ataque fue utilizada una camioneta Nissan Patrol de color gris. El coche estaba cargado con 80 kilos de explosivo pentolita, un potente explosivo que se obtiene de la mezcla de TNT y pentrita y que suele utilizarse en la fabricación de minas antipersona.

El presunto autor accedió con el vehículo a la Escuela General Francisco de Paula Santander, situada en el sur de Bogotá, y segundos después voló por los aires tras estrellarse contra un edificio de alojamientos para mujeres.

La Fiscalía General de la Nación estableció que las dos más recientes revisiones tecnomecánicas del carro que usó como bomba, y del cual aparecía como propietario, fueron hechas en Arauca.

Esto se convirtió en un indicio para establecer como primera línea de investigación a El Ejército de Liberación Nacional, conocido también como el ELN, frente la autoría intelectual del atentado terrorista que sacudió ayer al país.

Así se lo confirmó a EL TIEMPO una fuente de la Policía que dijo que, en todo caso, no se descarta todavía que otros grupos armados tengan relación con el hecho.

El presidente de Colombia, Iván Duque, decretó tres días de duelo nacional y ordenó el fortalecimiento de los controles en las fronteras, así como en las salidas y entradas de las ciudades del país.

“No descansaremos hasta capturar y llevar a la justicia al resto de los terroristas involucrados y les notifico a esos criminales que les espera el repudio social, el rechazo de todos los colombianos y la comunidad internacional, y el castigo ejemplar de la justicia”, manifestó el presidente Duque tras condenar el atentado.

El mandatario inspeccionó la escuela de cadetes y desde allí ha dado órdenes a la Fuerza Pública -policías y militares- para determinar “quiénes son los responsables de este cobarde ataque”.

 


Edificio_M_naco_el_s_59544961.jpeg

11min3810

En Medellín hay un robusto edificio que la administración local quiere derribar. No es una torre común, es el símbolo del narcotráfico y de su máximo exponente Pablo Escobar, quien lo habitó junto a su familia. Hasta hace poco era visitado por turistas en busca de detalles sobre la vida del capo colombiano que controló el negocio de las drogas en los años 80 y 90.

El edificio “Mónaco” es tal vez la joya de la corona de Escobar, una construcción fuerte que no se inmutó ante los 80 kilos de explosivos que detonaron hace 30 años sus rivales del cártel de Cali en un intento por asesinar a “El Patrón”.

Escobar, quien murió huyendo de la Policía en diciembre de 1993, mandó a construir el inmueble frente a un prestigioso club al cual un día le negaron la entrada y puso un ventanal de lado a lado con vistas a ese lugar.

ARCHIVO – El interior de la vivienda del capo que controló el negocio de las drogas en los años 80 y 90, Pablo Escobar. En Medellín hay un robusto edificio que la administración local planea derribar. No es una torre común, es el símbolo de Pablo Escobar, quien lo habitó junto a su familia.
(Vinculado al texto de dpa “La caída del edificio de Pablo Escobar, un símbolo al narcotráfico” del 28/11/2018) Foto: Daniel Romero/dpa

Pero ahora la edificación de siete plantas y fachada blanca que dio cobijo al que fuera líder del cártel de Medellín tiene sus días contados, ya que en febrero de 2019 la alcaldía de Medellín lo demolerá.

“Los símbolos son muy importantes en las sociedades. Más que derribar un edificio, vamos a derribar un símbolo que representa lo peor que vivimos como sociedad”, explica a dpa el alcalde de la ciudad, Federico Gutiérrez.

ARCHIVO – El antiguo balcón del capo que controló el negocio de las drogas en los años 80 y 90, Pablo Escobar. En Medellín hay un robusto edificio que la administración local planea derribar. No es una torre común, es el símbolo de Pablo Escobar, quien lo habitó junto a su familia.
(Vinculado al texto de dpa “La caída del edificio de Pablo Escobar, un símbolo al narcotráfico” del 28/11/2018) Foto: Daniel Romero/dpa

“En los últimos tres meses de 1989 hubo 100 bombas en Colombia, la mayoría en Medellín. El daño que nos hizo la violencia asociada al narcotráfico es irreparable”, agrega.

Según la administración, la ciudad está llena de agencias de turismo que ofrecen visiones -en ocasiones desacertadas- de lo que ocurrió durante aquellos años de violencia y cree que lo mejor es construir, en el mismo predio que ahora ocupa el “Mónaco”, un memorial donde se rinda tributo a las víctimas.

“Mi hijo, así no conozca a Escobar, va a tener la marca del narcotráfico en la frente”, dice Manuel Garcés, dueño de una empresa con la que visita con grupos de turistas el edificio “Mónaco”, entre otros lugares.

Sobre una de las azoteas de la construcción, ya en ruinas y con un fuerte olor a moho, Garcés plantea que los recorridos de turistas deben tener una visión renovada que muestren cómo la ciudad se ha sabido recuperar a pesar de la violencia. “Aquí no glorificamos a Escobar, contamos la historia de una ciudad”, señala.

Pero no todas las agencias siguen la línea de Garcés. Para Manuel Villa, secretario privado de la alcaldía, el Estado se dejó tomar la delantera por los “narcotours” que cuentan la historia desde los victimarios.

“La gente siente morbo por venir a conocer la historia del cártel de Medellín, de Pablo Escobar, aquí el tema no es desconocer esa historia (…) Nosotros necesitamos hacer memoria, todas las ciudades que han vivido episodios trágicos lo han hecho, como por ejemplo Nueva York y el 11 de septiembre. Acá no tenemos eso”, indica Villa desde el vestíbulo del “Mónaco”.

La idea del memorial es, de alguna manera, enderezar la historia y que se ofrezca una versión oficial a los miles de turistas que visitan Medellín, la segunda ciudad de Colombia. Además, explica Villa, demoler el edifico es mucho más económico que restaurarlo y convertirlo en museo.

“Reconstruirlo nos implicaba una inversión de 33.000 millones de pesos (10,2 millones de dólares), renovar los ascensores, todo el tema de mampostería, iluminación. Esto solo para reconstruir el lugar, más lo que cueste hacer, por ejemplo, un museo, estamos hablando de unos 50.000 millones de pesos (15,5 millones de dólares). En cambio, demolerlo nos cuesta 8.000 millones de pesos (2,5 millones de dólares)”, detalla Villa.

Pero unos pisos más arriba, mirando desde la ventana del que era el cuarto del capo al que se le atribuyen al menos 4.000 asesinatos (uno de sus pistoleros afirma que la cifra puede llegar a los 6.000), Garcés muestra su desacuerdo en hacer escombros esta edificación.

“Esta llegó a ser en los 80 la construcción más grande y ostentosa hecha para un particular. En el Coliseo Romano pasaron todo tipo de vejámenes ¿Y lo destruyeron? No, ahí está, eso es memoria. El dinero de reconstruirlo se recupera con los turistas extranjeros, yo se lo digo, son millones los que pagarían por ver esto”, cuenta con entusiasmo el guía.

Y es que la construcción tiene su encanto. Los techos caídos dejan ver un entramado de varillas que refuerzan la resistencia del lugar, todo un búnker, las paredes en algunos espacios están hechas con trozos de periódicos de la época -pues no existía el pladur-, y junto a la habitación de Escobar, su caja fuerte, una bóveda en la que cabían varias toneladas de billetes. En el sótano, un cuarto sacado de las peores películas de terror, en donde se cree que se llevaban a cabo torturas.

Otro que tampoco está de acuerdo con que derriben la edificación es el hermano de Pablo Escobar, alias “Osito”, quien rechaza tajantemente la idea desde su casa-museo en donde también recibe turistas para contar su versión de la historia.

“No estoy de acuerdo con que tumben 60.000 millones de pesos (18,6 millones de dólares) al suelo (…) Ahí puede haber un centro de investigación, un colegio, un hospital, tantas cosas que se pueden hacer sin destruir”, dice.

Por su parte, el alcalde Gutiérrez destaca que el narcotráfico fue un fenómeno que tocó a todos en el país y que en Medellín “venden camisetas de Escobar al lado de las de Superman”, por lo que su planteamiento es “contrarrestar la narrativa perjudicial que tiene a la mafia como protagonista”.

El memorial contará la historia de la época de violencia narcotraficante pero resaltará otros nombres de quienes lucharon contra la mafia, según Gutiérrez, los “verdaderos héroes” que deben ser referente para las nuevas generaciones.

Es así como el “Mónaco” caerá al suelo el próximo 19 de febrero, ante la mirada alegre de unos y la triste de otros.


FuentesConfiables.comdiciembre 31, 2018
img_6858.jpg

4min2850

La Policía Antinarcóticos de Colombia incautó durante 2018 unas 273 toneladas de cocaína pura, destruyó mil 853 laboratorios y arrestó a mil 644 extranjeros implicados en el tráfico de droga a nivel nacional e internacional.

En cooperación con organismos nacionales y agencias internacionales, se “logró durante el 2018 una gran ofensiva contra el narcotráfico, permitiendo la incautación de 273 toneladas de cocaína”, destacó la Policía Antinarcóticos en su balance anual de este año.

Agregó que logró la destrucción de mil 853 laboratorios para el procesamiento de drogas ilícitas, la inmovilización de dos millones de galones de sustancias líquidas y ocho millones 932 mil 655 kilogramos de sustancias sólidas.

Las autoridades antidrogas también desarticularon 124 organizaciones narcotraficantes, arrestaron a mil 644 extranjeros, unos 63 mil 766 colombianos y extraditaron a 124 personas, durante el 2018.

La Policía Antinarcóticos destacó la “lucha decidida de las instituciones comprometidas en la reducción de la disponibilidad de oferta de drogas en todo el territorio nacional, mediante mecanismos de erradicación forzada y voluntaria, cumplió las metas establecidas de erradicar 60 mil 016 hectáreas de cultivos ilícitos”.

Teniendo en cuenta que la industria del narcotráfico genera considerables rentas para sus integrantes y alimenta grandes patrimonios ilegales, el informe anual de la Policía Antinarcóticos presentó un aumento de 25 por ciento en la incautación de bienes al pasar de cuatro mil 848 en 2017 a seis mil 028 en 2018.

Respecto a los decomisos de marihuana, durante 2018 se incrementó en un 7.0 por ciento respecto a 2017, al registrar un total de 203 mil 585 kilogramos frente a los 190 mil 360 kilogramos del año precedente.

“Daremos continuidad a la afectación de Sistema de Drogas Ilícitas, a los actores dinamizadores del narcotráfico, que han vinculado esta actividad ilícita como el eje principal para fortalecer sus componentes logísticos y estructurales”, indicó el director de Antinarcóticos Brigadier, general Fabián Laurence Cárdenas.

“Enfilaremos todos nuestros esfuerzos a la afectación de sus economías criminales asegurando mínima reinversión en el negocio, haciéndolo inviables para estas organizaciones criminales”, anotó.


FuentesConfiables.comdiciembre 28, 2018
img_6682.jpg

2min2740

El Gobierno de Colombia erradicó este año unas 70 mil  hectáreas de cultivos ilícitos, con lo que superó la meta prevista para este 2018, informó el Ministerio de Defensa.

Detalló que las hectáreas eliminadas de manera manual fueron unas “60 mil 016 hectáreas de cultivos ilícitos en Nariño, Putumayo, Norte de Santander (Catatumbo) y Guaviare, con lo que se superó la meta de 50 mil 200 hectáreas a erradicar por las Fuerzas Armadas al 31 de diciembre de 2018”.

A esta cifra se suman las 27 mil 555 hectáreas en las que fueron sustituidos los cultivos lícitos en el marco del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos (PNIS), con lo que Colombia cuenta con 87 mil 571 hectáreas menos de cultivos ilicitos en su territorio.

Repecto a la erradicación manual, “entre el 1 de enero y el 6 de agosto de 2018, se erradicaron 29 mil 754 hectáreas en 218 días de operación. Desde el 7 de agosto hasta el 26 de diciembre se erradicaron 30.262 hectáreas en 143 días de operación”, precisó.

Las acciones las ejecutaron “los Grupos Móviles de Erradicación, que pasaron de 23 a 73 durante el actual gobierno. De esta manera, aumentó el promedio de hectáreas erradicadas cada día, con lo que la cifra subió de 136.5 hectáreas a 211.6 en promedio”, subrayó el reporte oficial.


FuentesConfiables.comdiciembre 26, 2018
img_6544.jpg

4min2580

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció hoy que firmó un decreto con el que se prolonga por un año la prohibición de porte de armas de fuego en el país y reiteró que el uso de estas es “monopolio del Estado”.

“He firmado el decreto 2362 que mantiene suspendidos los permisos para el porte de armas en el territorio nacional, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019”, anunció el mandatario en su cuenta de Twitter.

Duque detalló que “el derecho a autorizaciones especiales se mantiene” y subrayó: “El monopolio de las armas debe estar en manos del Estado”.

Con ello, Duque prorroga la medida adoptada por su antecesor Juan Manuel Santos el 30 de diciembre del año pasado, que prohibió el porte de esas armas durante todo 2018.

El nuevo decreto fue emitido días después de que el congresista Christian Garcés, del partido Centro Democrático, el mismo del presidente, y con el apoyo de otros legisladores, pidiera a Duque modificar la norma vigente para flexibilizar los salvoconductos para el porte de armas de fuego.

El decreto firmado por Duque, con fecha del pasado 24 de diciembre y cuyo texto fue divulgado hoy por la Presidencia, establece que “las autoridades militares (…) adoptarán las medidas necesarias para la suspensión general de los permisos de porte de armas en todo el territorio nacional”.

“El Ministerio de Defensa Nacional, durante la vigencia del presente decreto, impartirá a las autoridades militares competentes los lineamientos y/o directrices para la expedición de las autorizaciones especiales que requieran los titulares por razones de urgencia o seguridad”, agrega el texto.

Al respecto, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, dijo a Caracol Radio que lo único que cambia con relación a la norma anterior es que su despacho fijará condiciones “más objetivas” para el porte de armas en los casos en que sea necesario, de manera que los salvoconductos no sean emitidos con carácter discrecional por los funcionarios. 


FuentesConfiables.comdiciembre 25, 2018
img_6472.jpg

2min2420

Al menos 25 personas resultaron heridas al accidentarse el teleférico que los transportaba al Santuario de Monserrate, en los cerros orientales de la capital colombiana, informaron autoridades locales.

Según el reporte de las autoridades, el accidente se registró en la tarde del 24 de diciembre cuando una de las cabinas del sistema iba a arribar a la estación de llegada, no logró detenerse y se estrelló contra una barrera.

De acuerdo con la información del cuerpo de bomberos, en la cabina viajaban 30 personas y una segunda, que también sufrió el impacto, tenía 12 turistas. Los 25 heridos fueron atendidos en tres hospitales, en donde se recuperaron de las lesiones.

“Vi mucha gente sangrando, era un caos y habían muchas personas extranjeras, casi todos estaban heridos por golpes y cortados con los vidrios”, contó a los periodistas locales Elvira Wilches, una turista.

Las investigaciones preliminares indicaron que la causa del accidente fue una falla mecánica en el sistema de frenos de la cabina del teleférico.

El ascenso al Santuario de Monserrate por el teleférico fue suspendido por la Alcaldía Mayor de Bogotá, mientras se logra establecer qué fue lo que provocó el accidente.


FuentesConfiables.comdiciembre 24, 2018
NIcolas-Maduro-Venezuela.jpg

4min2960

Colombia espera que los países que son “defensores de la democracia” retiren sus embajadores y desconozcan al gobierno de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero, cuando asumirá un nuevo mandato, afirmó el presidente Iván Duque este lunes.

El mandatario abogó igualmente por una presión mayor sobre Maduro para que ese país recupere “la libertad y la democracia”, ante lo que describió como una “dictadura abrumadora”.

“Esperamos a que llegue el 10 de enero y que otros países que son defensores de la democracia, ante esta situación de dictadura abrumadora, tendrán también que retirar a sus embajadores y desconocer ese gobierno”, dijo Duque a Blu Radio.

Creado en 2017 tras protestas contra Maduro que dejaron 125 muertos, el Grupo de Lima evalúa romper relaciones en bloque con Maduro.

El foro está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía.

Duque, que además encabeza grupo de países que pide una investigación contra Maduro en la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad, confió en que la campaña internacional dé prontos resultados.

“Espero que la sumatoria de todos estos esfuerzos internacionales lleve a que la presión sea tal que se tenga que tomar correctivos, y ojalá que inicie el proceso para que Venezuela recupera la libertad y la democracia”, enfatizó.

– Más tensión -Maduro se prepara para comenzar el próximo 10 de enero un segundo mandato de seis años, tras ser reelegido en votaciones boicoteadas por la oposición, que las denunció como un fraude, y desconocidas por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países de América Latina.

El gobernante socialista vinculó la semana pasada al futuro gobierno de Brasil y al de Colombia con un supuesto plan de la Casa Blanca para dar un golpe de Estado en Venezuela e, incluso, asesinarlo.

Salvo por el trato consular y a nivel de encargados de negocios, Bogotá congeló sus relaciones con Caracas desde mediados del año pasado, en medio de la ola migratoria de venezolanos que huyen hacia o a través de Colombia por el deterioro de la economía, principalmente.

Los dos gobiernos escalaron las tensiones con la expulsión, la semana pasada, de funcionarios.

El gobierno de Duque sacó del país a un asesor de la embajada venezolano por “alterar la seguridad nacional”, a lo que Maduro respondió con la expulsión del cónsul colombiano en Caracas.

Este lunes Duque también volvió a denunciar la detención “atrabiliaria” de 59 colombianos, que permanecen privados de su libertad desde 2016 sin fórmula de juicio, en la cárcel de La Yaguara, en Caracas, acusados de terrorismo, asociación para delinquir y falsificación de documentos.

En un comunicado, la cancillería colombiana dio a conocer un pronunciamiento del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que exige la excarcelación “inmediata” de los detenidos, así como “una indemnización y una reparación adecuada”


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS