Brasil archivos | FuentesConfiables.com

FuentesConfiables.comnoviembre 18, 2018
1542564117-54073577-810x471.jpg

2min1100

Una anciana de 106 años fue asesinada a golpes por supuestos asaltantes que invadieron su residencia en Feira Nova, una pequeña ciudad en el estado brasileño de Maranhao (norte), informaron hoy fuentes oficiales.

La mujer, identificada como Antonia Conceicao da Silva, fue sorprendida en la madrugada del sábado por asaltantes que invadieron su residencia por un agujero en el tejado y que al parecer la arrastraron y la golpearon violentamente para que dijera donde mantenía sus pertenencias de valor.

La anciana vivía con un nieto en una humilde residencia en Feira Nova, ciudad a 783 kilómetros de Sao Luis, la capital de Maranhao, pero su familiar no estaba en la vivienda en el momento del crimen.

El nieto encontró el cuerpo de la mujer en la mañana del sábado, cuando regresó a su casa tras haber acudido a una fiesta.

De acuerdo con la Policía, por la cantidad de sangre esparcida por toda la casa y por la forma desfigurada como quedó la cabeza, los investigadores sospechan que la mujer fue asesinada a golpes probablemente con algún objeto.

El cuerpo también tiene señales de estrangulamiento.

La Policía trabaja con la hipótesis de latrocinio (robo seguido de muerte) cometido por al menos un asaltante, que dejó huellas de sus zapatos en la casa, pero no sabe si otras personas pudieron participar en el crimen.

El violento homicidio provocó gran conmoción en Feira Nova, una ciudad de 8.000 habitantes.


FuentesConfiables.comnoviembre 5, 2018
images-68.jpeg

18min1350

Para el presidente electo de Brasil, el derechista Jair Bolsonaro, no es suficiente con atacar a los medios de prensa críticos casi a diario en las redes sociales. Cuando asuma el cargo, su intención es lograr su objetivo final.

Ahora que tendrá 500 millones de dólares en los presupuestos de marketing para el sector público a su discreción, el capitán en retiro del Ejército está amenazando con recortar la compra de anuncios en los grupos de medios adversarios, atacando los fundamentos financieros de la prensa libre de Brasil.

Después de una campaña en la que Bolsonaro rechazó los reportajes de investigación como “noticias falsas” inventadas por un sistema corrupto y sus partidarios persiguieron a periodistas, las amenazas están empezando a preocupar en las salas de redacción del país.

Cuando le preguntaron en una entrevista televisiva la semana pasada si respetaría la libertad de prensa incluso para su mayor crítico, Folha de S.Paulo, el diario de mayor circulación de Brasil, la respuesta de Bolsonaro fue breve.

“Ese diario se acabó”, dijo Bolsonaro en una tensa entrevista de TV Globo. “En lo que a mí concierne con la publicidad del gobierno, la prensa que actúa así, mintiendo descaradamente, no tendrá ningún apoyo del gobierno federal”.

Aunque los fondos públicos son solo una fracción de los ingresos en la mayoría de los principales grupos de medios, la perspectiva de un presidente castigando la cobertura hostil ha puesto a muchos reporteros al límite.

Varios periodistas experimentados que trabajan para las empresas informativas más importantes de Brasil dijeron a Reuters en las últimas semanas que han empezado a suavizar sus críticas por temor a las represalias de un gobierno de Bolsonaro y la violencia de sus partidarios.

Los organismos que supervisan la prensa brasileña dijeron que ha habido una escalada de amenazas y agresiones contra los reporteros. El grupo de periodismo de investigación Abraji comenzó a rastrear los incidentes en las elecciones más polarizadas desde el regreso de la democracia en 1985, después de dos décadas de dictadura militar.

La mayoría de los ataques contra periodistas fueron obra de partidarios de Bolsonaro, según Abraji, que registró más de 150 casos de reporteros amenazados. Aproximadamente en la mitad hubo violencia física y el resto fueron campañas de odio en internet.

“Tratar a la prensa como un antagonista no es una táctica nueva, pero el tono agresivo y la frecuencia de los ataques de Bolsonaro son muy preocupantes”, dijo la coordinadora del grupo, Marina Atoji.

Los seguidores de Bolsonaro dijeron que los medios brasileños tienen un sesgo izquierdista y han tenido que recurrir a las redes sociales para obtener noticias sobre él.

“Lo peor fue que intentaron crucificar a Bolsonaro por sus controvertidas declaraciones sobre mujeres, gays y negros”, dijo Emilio Kerber, un mayor de la Fuerza Aérea que se postuló para el Congreso en la pequeña coalición de Bolsonaro. “Pero Bolsonaro tiene millones de seguidores en las redes sociales y ganó de todos modos”.

Los asesores de prensa de Bolsonaro no respondieron a una solicitud de comentario. El presidente electo ha rechazado a todos los partidarios que recurren a la violencia. Dijo que respeta la libertad de prensa y solo pide que se ejerza con responsabilidad.

EL PRECIO A PAGAR

En la redacción de Folha es palpable la sensación de asedio.

El editor ejecutivo, Sérgio Dávila, dijo en una entrevista que el periódico ha tomado medidas de seguridad para proteger a sus reporteros tras el aluvión de críticas en las redes sociales por parte de los partidarios de Bolsonaro tras la publicación de un reporte sobre el uso de la plataforma de mensajería WhatsApp durante la campaña.

“Esta es la elección reciente más tensa, porque el uso masivo de las redes sociales ha significado que los periodistas estén más expuestos a los partidarios de los candidatos”, dijo.

“Los votantes de Bolsonaro son particularmente activos en las redes sociales”, dijo Dávila, agregando que nunca había visto tantas críticas dirigidas contra periodistas individuales sobre historias específicas.

Tras su victoria electoral, Bolsonaro dijo que los grupos de medios que difundieron mentiras se quedarán sin publicidad del gobierno federal, que totalizó 1.800 millones de reales (487 millones de dólares) en 2017, incluidos los anuncios de empresas estatales.

TV Globo, que domina desde hace tiempo los medios de comunicación brasileños y ha dado forma al debate público con su vasta audiencia, recibe menos del 4 por ciento de sus ingresos anuales con fondos del gobierno, dijo el grupo en un comunicado. Folha dijo que la publicidad del sector público es inferior al 5 por ciento de los ingresos.

OPORTUNIDAD

Pese a todo, muchos grupos de medios más pequeños han tratado a Bolsonaro con entrevistas amistosas y una cobertura menos agresiva. Eso ha avivado las tensiones en algunos lugares.

En Radio Guaiba, en la ciudad de Porto Alegre, el veterano locutor Juremir Machado salió del estudio al aire al final de una entrevista con Bolsonaro, acusando censura. Dijo que no se le permitió hacer preguntas y abandonó el programa.

Después de que el multimillonario magnate de los medios y predicador Edir Macedo apoyó a Bolsonaro, su red Record TV aumentó la cobertura de los mítines del político derechista. Se intensificaron las críticas contra el rival izquierdista Fernando Haddad y se presentaron historias de corrupción en su Partido de los Trabajadores, dijo un exempleado que solicitó permanecer en el anonimato por temor a represalias.

Grupo Record no respondió a una solicitud de comentario.

Su cadena llamó la atención tres días antes de la primera vuelta de las elecciones al transmitir una entrevista exclusiva con Bolsonaro en el mismo momento en que el canal rival TV Globo emitía un debate presidencial al que el candidato no quiso asistir por razones médicas. Esa noche, el noticiero de Record TV tuvo su mejor audiencia del año hasta la fecha.

Otros medios están descubriendo que hay una audiencia para una cobertura más agresiva. Dávila dijo que en las últimas semanas Folha ha visto un aumento en las suscripciones.

“No fue algo que pedimos. No fue una campaña organizada por el periódico”, dijo. “Básicamente dijeron: ‘Folha hace periodismo crítico. Bolsonaro está atacando a Folha. Voy a suscribirme a Folha por solidaridad'”.


FuentesConfiables.comnoviembre 3, 2018
Jair-Bolsonaro.png

6min890

La victoria electoral del ultraderechista Jair Bolsonaro ha generado un clima de aprensión entre periodistas de Brasil. El nuevo presidente electo y su equipo más cercano han asumido una postura de confrontación con los profesionales y medios que hacen artículos contrarios a ellos, imitando la estrategia adoptada por el presidente estadounidense, Donald Trump. El futuro mandatario brasileño y los suyos también empiezan a asumir la jerga preferida de Trump, fake news(noticias falsas), para descalificar las noticias que perciben como desfavorables. Tras la victoria, en su primera entrevista con el mayor canal privado de televisión, la Rede Globo, el militar en la reserva reiteró la línea de confrontación con el diario Folha de S.Paulo, emprendida en precampaña, al afirmar: “Casi todas las fake news que se volvieron contra mí partieron de Folha, ha perdido el prestigio”.

El periodista le recordó que, aunque se declara enfáticamente partidario de la libertad de prensa, ha llegado a desear que un diario (en referencia a Folha) dejara de existir, y le preguntó si como presidente electo defenderá la libertad del individuo de decidir qué leer, ver u oír lo que quiera. Bolsonaro respondió que “por sí solo, ese periódico se acabó (…) en lo que dependa de mí, la prensa que comportarse de esa manera indigna no tendrá recursos del gobierno federal”. El diario paulista, el de mayor circulación de Brasil, ha denunciado que Bolsonaro pagó con fondos públicos de su gabinete como diputado, a una funcionaria que cuidaba su casa de veraneo y no trabajaba en la capital, Brasilia, como debería para ganar esa cantidad. Y la periodista de investigación de FolhaPatricia Campos Mello, que reveló una supuesta caja B de Bolsonaro para pagar una red de publicidad masiva en WhatsApp, recibió amenazas y vio cómo su móvil era pirateado para borrarle mensajes y enviar unos favorables al candidato.

La noche electoral, el jefe de prensa del ganador estalló. Cuando se conocieron los primeros resultados electorales, insultó a decenas de periodistas incluidos en un grupo de Whatsapp donde informa de la agenda de Bolsonaro. “Bueno,… ¿No estaba casi empatado? Sois el mayor engaño del periodismo de Brasil!!! BASURA”. Al día siguiente se disculpó.

Todo indica que la postura beligerante de Bolsonaro ha contagiado a sus electores. La encuesta de la Asociación Brasileña de Periodismo de Investigativo (Abraji) da cuenta de 141 casos documentados de amenazas y violencia contra periodistas que trabajaron en las elecciones. Según la entidad, “la mayoría de ellos se atribuye a partidarios de Bolsonaro”, el resto a seguidores del Partido de los Trabajadores (PT).

La directora de Human Rights Watch en Brasil, María Laura Canineu, criticó las agresiones a los periodistas en campaña. “Cualquiera puede discrepar de un reportaje, y debe tener el derecho de hacerlo públicamente, pero amenazar al periodista e incitar a otros a hacer lo mismo no sólo pone en peligro la seguridad personal de los periodistas, sino que perjudica la libertad de expresión y la libertad democracia “, afirmó.

El antropólogo Piero Leirner, profesor de la Universidad Federal de San Carlos y especialista en estrategia militar, describe así los mecanismos por los que el futuro presidente se considera víctima de los medios y de las fake news: “Él consiguió colocar la versión de que los medios de comunicación son, en sí mismos, fake news. De modo que él capitaliza toda la polémica que es expuesta (por la prensa) como muestra de que es el antisistema luchando contra el establishment “. El Partido de los Trabajadores ya creó desconfianza hacia los medios de comunicación en los últimos tiempos cuando se refería a los medios críticos como “el Partido de la Prensa Golpista”.

La corresponsal Sandra Korstjens, del canal de televisión holandés RTL Nieuws, se quejó públicamente en Facebook por el acoso de seguidores de Bolsonaro el domingo en las celebraciones de su victoria en el centro de São Paulo. Uno de ellos incluso la siguió intimidándola durante unos 20 minutos, según su relato. “Fui acosada por distintos hombres que pensaban o que estaba bien tocarme o hacer comentarios sobre mi aspecto”, escribe y asegura que tras cubrir las protestas de los últimos años “nunca había sufrido un acoso de semejante nivel”. La noche electoral dos periodistas locales también fueron agredidas en Fortaleza.

Fuente: El País


FuentesConfiables.comoctubre 29, 2018
Trump-SOTU-2018-rtr-img-1280x806.jpg

4min1460

Jair Bolsonaro, un capitán retirado del ejército con ideas de extrema derecha que ganó las elecciones presidenciales de Brasil prometiendo limpiar la política, generó una ola de entusiasmo el lunes de sus simpatizantes y del mandatario estadounidense Donald Trump, quien celebró su triunfo.

Bolsonaro, que durante su carrera como legislador se declaró en favor de la dictadura militar que gobernó el país entre 1964 y 1985 y demandó disolver el Congreso, prometió el domingo adherir a los principios democráticos mientras mantenía una copia de la Constitución del país en sus manos.

Estados Unidos trabajará estrechamente con Brasil en temas militares y de comercio tras la victoria de Bolsonaro, dijo Trump el lunes.

“Acordamos que Brasil y Estados Unidos trabajarán estrechamente en Comercio, Defensa y todo lo demás”, escribió en Twitter el mandatario, quien calificó su conversación por teléfono con Bolsonaro el domingo como “excelente”.

Los mercados reaccionaron inicialmente de gran forma al triunfo de Bolsonaro. El índice Bovespa llegó a subir un 3,1 por ciento para tocar un máximo récord, pero luego cedió sus alzas y caía por una toma de ganancias. El real, en tanto, se depreciaba con fuerza ante el dólar.

Bolsonaro, de 63 años, ha cosechado críticas a nivel mundial, principalmente por su promesa de barrer con sus opositores de izquierda y su historial de comentarios ofensivos sobre homosexuales, mujeres y minorías.

Su victoria lleva de regreso a los militares a la primera línea de la política brasileña después de tres décadas de bajo perfil tras la dictadura. Varios generales retirados asumirán como ministros y asesores cercanos del nuevo gobernante.

“Todos ustedes son testigos de que este gobierno será defensor de la Constitución, la libertad y de Dios”, dijo Bolsonaro en un video en vivo en Facebook, en uno de sus primeros comentarios después de la victoria.

Bolsonaro visitará Chile en su primer viaje internacional, afirmó el lunes a Reuters su futuro jefe de gabinete. EL mandatario electo acordó con el presidente conservador chileno, Sebastián Piñera, realizar el viaje en cuanto se recupere totalmente del apuñalamiento que sufrió durante un acto de campaña el mes pasado, según el congresista Onyx Lorenzoni.

Bolsonaro, quien se declara un admirador de Trump, prometió realinear a Brasil con las economías más avanzadas en lugar de los aliados regionales, revisando las prioridades diplomáticas tras casi una década y media de gobiernos de izquierda.

La amistosa conversación entre ambos augura mejores relaciones entre las dos mayores economías de América, que ahora serán lideradas por populistas conservadores.

El equipo de transición de Bolsonaro reunirse el lunes con los asesores del presidente Michel Temer para allanar el camino para su investidura el 1 de enero.

Bolsonaro recibió el 55,2 por ciento de los votos en la segunda vuelta frente al 44,8 por ciento de su rival de izquierda, Fernando Haddad, según el Tribunal Superior Electoral (TSE).


FuentesConfiables.comoctubre 28, 2018
images-68-3.jpeg

2min1030

El presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, celebró hoy su victoria en la segunda vuelta de los comicios y prometió que cambiará “el destino” del país suramericano.
“Vamos juntos a cambiar el destino de Brasil, sabíamos para donde estábamos yendo, ahora sabemos para donde queremos ir, mi querido pueblo brasileño, muchas gracias por la confianza”, dijo Bolsonaro en su primera manifestación pública como mandatario electo.
El capitán de la reserva del Ejército ganó hoy las elecciones presidenciales en Brasil con un 55,42 % de los votos válidos, frente al 44,58 % que obtuvo el progresista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), con el 97,53 % de las mesas escrutadas.

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), dijo que Brasil no podía “seguir flirteando con el comunismo, socialismo, populismo y con el extremismo de la izquierda” y que hará un Gobierno para colocar a la mayor economía de Sudamérica “en un lugar de destaque”.

También se comprometió a seguir la Constitución brasileña, aseguró tener condiciones de gobernabilidad y garantizó que “todos los compromisos asumidos serán cumplidos”.

“Estoy muy feliz (…) La misión no se escoge, ni se discute, juntos asumimos la misión de rescatar a Brasil”, completó.


FuentesConfiables.comoctubre 28, 2018
jair-bolsonaro-1.jpg

4min3880

El exmilitar Jair Bolsonaro ganó el domingo la presidencia de Brasil prometiendo mano dura a los brasileños hartos del crimen y la corrupción, en un giro dramático hacia la derecha de la mayor economía de Latinoamérica.

Con más del 94 por ciento de los sufragios computados por el tribunal electoral, Bolsonaro lograba un 55,5 por ciento de los votos, ya fuera del alcance de su rival izquierdista, Fernando Haddad, que se quedaba con 44,5 por ciento de los votos.

El repentino salto de Bolsonaro fue impulsado por el rechazo al izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) que dirigió a Brasil durante 13 de los últimos 15 años y fue desbancado hace dos años en medio de la peor recesión y el mayor escándalo de sobornos y corrupción en la historia del país.

Su rival Haddad se postuló en representación del encarcelado fundador del PT y expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pero no logró alcanzar al candidato de extrema derecha después de la primera ronda hace tres semanas.

A muchos brasileños les preocupa que Bolsonaro, un admirador de la dictadura militar brasileña de 1964-1985 y defensor de su uso de la tortura contra opositores de izquierda, pisoteé los derechos humanos, limite las libertades civiles y restrinja la libertad de expresión.

El legislador, de 63 años, ha prometido combatir el crimen en las ciudades y el cinturón agrícola de Brasil dándole a la policía más autonomía para disparar a delincuentes armados y facilitar las leyes a fin de permitir que los brasileños compren armas, una demanda de uno de sus mayores partidarios, el poderoso lobby de los agricultores. (Reporte adicional de Brad Brooks en Sao Paulo. Editado en español por Andrés González y Pablo Garibian)


FuentesConfiables.comoctubre 28, 2018
images-68-2.jpeg

11min830

Los brasileños votaban el domingo en la elección más polarizada en décadas, en la que el hartazgo de muchos con la inseguridad y la corrupción llevaría al excapitán de ejército Jair Bolsonaro a la presidencia, un dramático giro hacia la derecha en la cuarta democracia más grande del mundo.

El repentino salto de Bolsonaro fue impulsado por el rechazo al izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) que dirigió a Brasil durante 13 de los últimos 15 años y fue desbancado hace dos años en medio de la peor recesión y el mayor escándalo de sobornos y corrupción en la historia del país.

Su rival izquierdista, Fernando Haddad, que se postula en representación del encarcelado fundador del PT y expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha estado por detrás de Bolsonaro desde la primera vuelta hace tres semanas.

“Quiero sacar al PT”, dijo Celina Ceccon, que había votado a Lula y a su sucesora Dilma Rousseff en las elecciones anteriores pero ahora lo hizo por Bolsonaro. “Hubo mucha corrupción, cosas malas, tanto robo. Tiene que haber un cambio”, sostuvo la mujer de 74 años, que vive en la capital Brasilia.

Los últimos sondeos de opinión del sábado mostraron que Haddad estaba achicando la brecha. El respaldo de las principales figuras en la lucha contra la corrupción política en Brasil despertó esperanzas entre sus partidarios de que pueda lograr una victoria inesperada.

Haddad ha reducido la ventaja de Bolsonaro de 12 a 8 puntos porcentuales en cinco días, según la firma de encuestas Ibope que le dio un 46 por ciento del apoyo de los votantes frente al 54 por ciento de Bolsonaro. Una encuesta de Datafolha también publicada el sábado por la noche mostró que Bolsonaro tenía el 55 por ciento y Haddad el 45 por ciento.

Haddad dijo a periodistas temprano el domingo en Sao Paulo que las encuestas de opinión muestran un cambio importante de tendencia a su favor.

“Tengo confianza de que tendremos un gran resultado hoy”, dijo. “Peleemos hasta el último minuto”.

Los colegios electorales abrieron a las 8.00 (1100 GMT) el domingo y el último se cerrará en el extremo oeste de Brasil a las 19.00 hora de Brasilia.

Bolsonaro votó en un distrito militar en Rio de Janeiro, donde fue saludado por sus seguidores que le gritaban “leyenda” y “presidente”.

“La expectativa hoy es la misma que vi en las calles: victoria”, dijo Bolsonaro en un breve mensaje a periodistas.

Aunque Haddad ganó tracción en las encuestas, no logró ganar el respaldo crucial del excandidato de centroizquierda Ciro Gomes, exgobernador del estado de Ceará, lo que le habría dado un gran impulso en la región más pobre de Brasil.

Pero Rodrigo Janot, el ex fiscal general de Brasil que impulsó investigaciones y juicios por corrupción política, tuiteó que votaría por Haddad. Y el popular juez anticorrupción, Joaquim Barbosa, que encarceló a varios líderes del PT por corrupción, también apoyó a Haddad.

Esto ha sido un golpe a la campaña de Bolsonaro para posicionarse como el único candidato anticorrupción.

“Creo que estamos al borde de un proceso que podría llevar a nuestra democracia más allá de sus límites”, dijo Janot a Reuters.

A muchos brasileños les preocupa que Bolsonaro, un admirador de la dictadura militar brasileña de 1964-1985 y defensor de su uso de la tortura contra opositores de izquierda, pisoteé los derechos humanos, limite las libertades civiles y restrinja la libertad de expresión.

El legislador, de 63 años, ha prometido combatir el crimen en las ciudades y el cinturón agrícola de Brasil dándole a la policía más autonomía para disparar a delincuentes armados y facilitar las leyes a fin de permitir que los brasileños compren armas, una demanda de uno de sus mayores partidarios, el poderoso lobby de los agricultores.


FuentesConfiables.comoctubre 28, 2018
images-68-1.jpeg

5min2540

Al menos 17 personas fueron detenidas por crímenes electorales, principalmente proselitismo irregular, en las dos primeras horas de votación en Brasil para la segunda vuelta de las presidenciales, que enfrentan al favorito y ultraderechista Jair Bolsonaro y al socialista Fernando Haddad.
De acuerdo con el primer balance de incidentes divulgado por el Tribunal Superior Electoral (TSE), las elecciones transcurren con normalidad en todo el país con excepción de las personas que han sido detenidas por insistir en hacer proselitismo político cerca de los colegios electorales.
Según el boletín, en las dos primeras horas de votación la Policía Federal tuvo que atender 35 incidentes por crímenes electorales, de lo que 17 terminaron con el arresto de acusados de practicar las irregularidades y los otros 18 fueron resueltos sin detenciones.

Del total de incidentes, 10 se produjeron en el sureño estado de Paraná, en donde el ultraderechista dominó en la primera vuelta, y 4 en el nordestal estado de Bahía, en donde la hegemonía fue del Partido de los Trabajadores (PT) de Haddad.

Los arrestos fueron registrados en los estados de Paraná (10), Brasilia (2), Ceará, Paraíba, Pernambuco, Santa Catarina y Sao Paulo.

En el estado de Amapá la Policía Federal se incautó de unos 2.000 reales (cerca de 533,3 dólares) que supuestamente serían usados para la compra de votos.

El tribunal informó igualmente que, hasta las 10.00 hora local (13.00 GMT), tuvo que sustituir 912 urnas electrónicas que presentaron problemas, que representan tan sólo el 0,17 % del total de 454.493 equipos puestos a disposición de los votantes en 5.570 municipios del país.

Los estados en que más se sustituyeron urnas fueron Sao Paulo (177), Río de Janeiro (123), Minas Gerais (94), que son los más poblados del país y los mayores colegios electorales.

Pese a las pequeñas dificultades, hasta la hora en que fue divulgado el boletín no había sido necesario usar ninguna de las tradicionales urnas de lona para la votación manual con votos de papel.

Para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo en Brasil están convocados 147 millones de votantes.

También serán elegidos en segunda vuelta a los gobernadores de 14 de los 27 estados del país, que completarán el mapa político que encontrará el nuevo mandatario, que asumirá el próximo 1 de enero.

Según las últimas encuestas, difundidas este sábado, Bolsonaro tiene una clara ventaja y sería elegido presidente con una votación que oscilará entre el 54 % y el 56,8 %.

Sin embargo, los mismos sondeos han mostrado en las últimas dos semanas un crecimiento sostenido de las posibilidades de Haddad, a quien los sondeos de este sábado le atribuían una intención de voto que varía entre 46 % y 43 %.

Los candidatos encarnan proyectos antagónicos y sus propuestas han polarizado al país como pocas veces se ha visto en su historia.

Uno, un polémico capitán de la reserva del Ejército nostálgico de la dictadura que promete una liberación total de la economía, y el otro un intelectual de izquierdas, aunque moderado y que encarna el ideal social de Luiz Inácio Lula da Silva, el mayor líder popular del país, pero en la cárcel por corrupción.


FuentesConfiables.comoctubre 28, 2018
images-68.jpeg

4min990

Las posibilidades de que el candidato izquierdista Fernando Haddad reduzca la ventaja que tiene el derechista Jair Bolsonaro de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil sufrieron un duro golpe el sábado, ya que el exalcalde de Sao Paulo no sumó un respaldo clave a un día de los comicios.

El excandidato presidencial de centroizquierda Ciro Gomes dijo en un video en las redes sociales que no tomará partido en la segunda vuelta, evitando un apoyo al representante del Partido de los Trabajadores (PT).

Gomes, un exgobernador del nororiental estado de Ceará, es una figura influyente en la región más pobre de Brasil y su respaldo podría haber sido fundamental en la elección más polarizada en el gigante sudamericano en una generación.

Haddad redujo la ventaja de Bolsonaro a 12 puntos porcentuales en la última encuesta de opinión divulgada el jueves y esperaba el crucial apoyo de Gomes para derrotar a Bolsonaro. Las últimas encuestas antes del balotaje se divulgarán más tarde el sábado.

Gomes terminó tercero en la primera vuelta realizada el 7 de octubre con el 12 por ciento de los votos, detrás del 46 por ciento de Bolsonaro y del 29 por ciento de Haddad.

Bolsonaro, un capitán en retiro del Ejército, está a punto de convertirse en el primer presidente de extrema derecha de Brasil desde el final de la dictadura militar de 1964-1985, bajo promesas de que acabará con la delincuencia y la corrupción.

El diputado de 63 años se ha presentado a sí mismo como un candidato que rechaza a la clase dirigente brasileña, apelando al apoyo de votantes que están hartos de la corrupción política y de los delitos violentos.


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS