Latinoamérica archivos | FuentesConfiables.com

FuentesConfiables.comdiciembre 14, 2018
img_5841.jpg

3min830

La ONU indicó el viernes que prevé que habrá para fin de 2019 5,3 millones de migrantes y refugiados venezolanos debido a la crisis política y económica, e hizo un primer llamado a donaciones para la región.

La ONU presentó en Ginebra el Plan regional de ayuda para los refugiados y los migrantes de Venezuela, algo “inédito en las Américas”, indicó la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en un comunicado conjunto.

Según las agencias de la ONU, unos tres millones de venezolanos viven en el extranjero, de los cuales al menos 2,3 millones dejaron Venezuela desde 2015. La mayoría elige Colombia o Perú.

“Sobre la base de cifras del gobierno, se estima que habrá 5,3 millones de refugiados y migrantes venezolanos a fines de diciembre de 2019”, indicó la ONU en su Plan Regional de Intervención.

El éxodo de venezolanos que dejan su país aumentó en 2017 y se aceleró en 2018, según la ONU. Según estimaciones de la ACNUR y de la OIM, en 2018 unas 5.500 personas dejaron Venezuela cada día.

“Enfrentamos un sismo humanitario”, declaró el enviado especial de la ONU para los refugiados y migrantes de Venezuela, Eduardo Stein, en conferencia de prensa.

“El pico” de partidas se alcanzó “a mediados de agosto, cuando la cantidad de venezolanos que dejaron el país superó los 18.000 por día. Actualmente cayó a 5.000 por día en promedio”, agregó.

El pedido de fondos lanzado por la ONU se basa sobre la hipótesis de que la situación actual continuará. Naciones Unidas pidió 738 millones de dólares para distribuir ayuda en 16 países a 2,7 millones de personas (2,2 millones de venezolanos y 500.000 personas en las comunidades a las que llegan).

El éxodo de venezolanos que huyen de una situación económica desastrosa es considerado por la ONU como el desplazamiento de personas más masivo de la historia reciente de América Latina.

Venezuela cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo, pero está asfixiado por una profunda crisis económica.


FuentesConfiables.comdiciembre 14, 2018
img_5833.jpg

3min800

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó hoy que el cese de la versión impresa del diario El Nacional en Venezuela representa “una regresión más a la libertad de prensa con un régimen que sigue destruyendo los derechos de sus ciudadanos, el país y la democracia”.

La presidenta de la SIP, María Elvira Domínguez, se solidarizó en nombre de la organización con El Nacional, su presidente editor, Miguel Henrique Otero, y con todos los periodistas y trabajadores, quienes dijo, “sufren este nuevo y grave atentado”.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Roberto Rock, consideró que este es un ejemplo de “la evolución de la censura” en la que el gobierno utiliza todos los mecanismos a su alcance “para asfixiar y atacar las expresiones independientes”.

“Tenemos la esperanza que sean estos los últimos actos de censura y antidemocracia en Venezuela”, subrayó Rock.

En un editorial a sus lectores, El Nacional expuso este viernes que “es hora de hacer un alto para tomar fuerzas, pero sin renunciar a imprimir prontamente nuestro diario”.

El rotativo, fundado hace 75 años y críticó del poder, enfrentaba graves problemas desde 2013, cuando el gobierno creó una corporación que monopoliza la importación y venta de papel para prensa. El Nacional, seguirá a través de su portal en internet.


FuentesConfiables.comdiciembre 14, 2018
img_5813.jpg

3min800

La ONU indicó el viernes que prevé que habrá para fin de 2019 5,3 millones de migrantes y refugiados venezolanos debido a la crisis política y económica, e hizo un primer llamado a donaciones para la región.

La ONU presentó en Ginebra el Plan regional de ayuda para los refugiados y los migrantes de Venezuela, algo “inédito en las Américas”, indicó la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en un comunicado conjunto.

Según las agencias de la ONU, unos tres millones de venezolanos viven en el extranjero, de los cuales al menos 2,3 millones dejaron Venezuela desde 2015. La mayoría elige Colombia o Perú.

“Sobre la base de cifras del gobierno, se estima que habrá 5,3 millones de refugiados y migrantes venezolanos a fines de diciembre de 2019”, indicó la ONU en su Plan Regional de Intervención.

El éxodo de venezolanos que dejan su país aumentó en 2017 y se aceleró en 2018, según la ONU. Según estimaciones de la ACNUR y de la OIM, en 2018 unas 5.500 personas dejaron Venezuela cada día.

“Enfrentamos un sismo humanitario”, declaró el enviado especial de la ONU para los refugiados y migrantes de Venezuela, Eduardo Stein, en conferencia de prensa.

“El pico” de partidas se alcanzó “a mediados de agosto, cuando la cantidad de venezolanos que dejaron el país superó los 18.000 por día. Actualmente cayó a 5.000 por día en promedio”, agregó.

El pedido de fondos lanzado por la ONU se basa sobre la hipótesis de que la situación actual continuará. Naciones Unidas pidió 738 millones de dólares para distribuir ayuda en 16 países a 2,7 millones de personas (2,2 millones de venezolanos y 500.000 personas en las comunidades a las que llegan).

El éxodo de venezolanos que huyen de una situación económica desastrosa es considerado por la ONU como el desplazamiento de personas más masivo de la historia reciente de América Latina.

Venezuela cuenta con las mayores reservas petroleras del mundo, pero está asfixiado por una profunda crisis económica.


FuentesConfiables.comdiciembre 14, 2018
img_5809.jpg

6min940

La esperada recuperación económica de Latinoamérica se vio frustrada en 2018, un año que será de recesión especialmente para Argentina, Nicaragua y Venezuela, mientras en Estados Unidos el presidente Donald Trump presume del sólido avance de su país.

Tras una previsión inicial de crecimiento para 2018 del 2 %, el más alto desde 2013, las expectativas para Latinoamérica se fueron rebajando hasta llegar a cerca de 1,2 %, una décima menos que el año pasado.

El estancamiento se atribuyó al contexto interno en un año electoral, a la situación en Argentina y las dudas sobre el futuro en Brasil, además de los altibajos de las materias primas, la desaceleración china y la guerra comercial.

“Muchos esperaban un mejor comportamiento en el 2018. Esto sin embargo se fue desinflando”, dijo a Efe el panameño Carlos Eduardo Troetsch Saval, nuevo presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).

“Los temores de una guerra comercial (China-EE.UU.) afectaron los mercados financieros” y “debilitaron las monedas de muchos mercados emergentes”, agregó Troetsch Saval al apuntar que el alza de las tasas de interés en EE.UU. trajo turbulencias en naciones emergentes como Turquía y Argentina, generando volatilidad cambiaria.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que este año se reportó un comportamiento divergente, con crecimientos notables en República Dominicana (cerca de 6,4 %), Panamá (4,6 %) y Paraguay (4,4 %).

En el otro extremo se ubican Venezuela, con una contracción estimada de entre el 15 y el 18 % y una inflación que rondará este año el 2.500.000 %; Dominica (-14,1 %), que afronta aún los efectos de los huracanes del año pasado; y Nicaragua (-4 %), que ostentó una robustez económica del 4,9 % en 2017 pero cayó tras la crisis política que estalló en abril.

A ellos se suma Argentina, que se contraerá cerca del 2,6 % debido al periodo de inestabilidad financiera que le llevó a sellar un acuerdo millonario de asistencia con el FMI, bajo el cual se comprometió a una fuerte ajuste fiscal.

La rebaja de expectativas se extendió a Uruguay (2 %) y Ecuador, que pasará de un avance de 2,4 en 2017 a cerca del 1 % este año, ante el viento en contra que representó la consolidación fiscal.

Brasil, la mayor economía regional y cuya proyección se rebajó a 1,4 % para 2018 tras un año de incertidumbre política que culminó con la elección como presidente del ultraderechista Jair Bolsonaro, quien se espera que implemente un programa favorable al mercado.

México, con un crecimiento previsto de 2,1 %, también muestra un estancamiento en medio de dudas por el nuevo Gobierno, presidido por el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, pese a que se redujo la incertidumbre comercial tras la firma de un nuevo acuerdo con Canadá y Estados Unidos, conocido como T-MEC.

Sin embargo, “hay una percepción de un deterioro en la política fiscal, en un momento de alta inflación y una política monetaria restrictiva”, explicó a Efe Luiz Eduardo Peixoto, economista del BNP Paribas para Latinoamérica.

Mientras, Colombia fue una de las pocas naciones donde mejoraron las previsiones, hasta un 2,7 %, tras el triunfo en las elecciones presidenciales del derechista Iván Duque, que se cree que dará un impulso fiscal en 2019.

A pesar de la situación, “el comercio intrarregional seguirá creciendo durante 2018”, afirmó a Efe el secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), Alejandro de la Peña Navarrete, al señalar que se proyecta que las exportaciones intrarregionales aumenten 13,2 % respecto a 2017, superando las exportaciones hacia afuera de la región (+10,6 %).

“Esto es muy importante en tanto que la participación de China en Latinoamérica es cada vez mayor, compitiendo principalmente con el comercio de manufacturas regionales”, sostuvo.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el FMI calculan que Suramérica avance 0,7 % este año, con crecimientos en Bolivia (4,3 %), Chile y Perú (4 %).

Mientras en Centroamérica se prevé un 2,8 %, 5 décimas menos de lo inicialmente pronosticado; y en el Caribe la actividad sigue recuperándose ante el aumento del turismo gracias al sólido crecimiento de Estados Unidos.

Sobre EE.UU., los organismos mantienen la proyección de crecimiento de 2,9 %, tras el 2,2 % de 2017, pero creen que se moderará en 2019, cuando comiencen a verse los efectos de la guerra comercial con China y se diluya el impulso del estímulo fiscal de Trump.


FuentesConfiables.comdiciembre 13, 2018
img_5787.jpg

4min840

La gran mayoría de salvadoreños opina que el expresidente Mauricio Funes (2009-2014), asilado actualmente en Nicaragua, debe volver a El Salvador y enfrentar un juicio por delitos de corrupción, según una encuesta de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA) publicada hoy.

La medición, elaborada por el Instituto Universitario de Opinión Pública (Iudop), señala que el 87,8 por ciento de la población opina que Funes “debe regresar al país y enfrentar el juicio” por la supuesta malversación de más de 351 millones de dólares y pagar sobornos al exfiscal general Luis Martínez.

Por su parte, el 9,4 por ciento de los salvadoreños respalda a Funes y señala que “está siendo acusado de forma injusta”, mientras que el 2,9 por ciento “no sabe” o no responde.

La casa encuestadora también preguntó a la población sobre la condena de 10 años que recibió el expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) por la apropiación y lavado de más de 300 millones de dólares del Estado.

El 65,5 por ciento opinó que la condena, considerada mínima por muchos sectores y que Saca obtuvo a cambio de confesar sus delitos, “debió haber sido más severa”, el 30,1 por ciento señaló que “fue justa” y el 4,4 por ciento se abstuvo de opinar.

El expresidente Saca llegó al poder en 2004 como uno de los políticos más populares del país, pero pasó a la historia como el primer exmandatario de la democracia salvadoreña condenado por corrupción.

La encuesta del Iudop se llevó a cabo entre el 16 de noviembre y 2 de diciembre, con una muestra nacional de 1.806 entrevistas a personas adultas, y con un error de muestreo de más o menos 2,3 por ciento y un 95 por ciento de confianza.

De acuerdo con el fiscal general, Douglas Meléndez, el exgobernante Funes encabezó una estructura que sustrajo más de 351 millones de dólares de dinero estatal a ocho cuentas particulares y de las que sacaron más de 292 millones en efectivo.

El exmandatario enfrenta otro proceso penal por supuestamente pagar unos 935.000 dólares al ex fiscal general Luis Martínez para evitar la investigación por un armisticio de las pandillas que impulsó, por la construcción irregular de una represa y otros casos.

Funes, quien llegó a gobernar bajo la bandera del “cambio” del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ante la corrupción de administraciones anteriores, es el tercer presidente de la democracia salvadoreña en ser acusado de apoderarse de dinero público.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes, incluido el fallecido Francisco Flores (1999-2004), suman más de 666 millones de dólares. 


FuentesConfiables.comdiciembre 13, 2018
img_5770.jpg

4min870

José Miguel Vivanco, director para las Américas de la ONG Human Rights Watch (HRW), advirtió este jueves sobre una naciente alianza entre mexicanos y guerrilleros disidentes para enviar cocaína hacia Estados Unidos, a través de la disputada ruta del Pacífico colombiano.

“Hay presencia en Tumaco de ciudadanos mexicanos, que están vinculados a negocios ilegales y que operan en actividades de narcotráfico en Tumaco, con todos los grupos irregulares que están actuando en Tumaco, fundamentalmente las disidencias de las FARC”, dijo Vivanco a medios en Bogotá.

Sin ahondar en detalles, el portavoz de HRW en el continente agregó que se trata de un “fenómeno reciente” que compromete a “poderosos carteles mexicanos”.

La ONG divulgó este jueves el informe “Violencia reciclada: abusos por grupos disidentes de las FARC en Tumaco, en la costa pacífica de Colombia”, en el que alerta sobre la grave situación de derechos humanos en el departamento de Nariño, el más afectado por los sembradíos de hoja de coca del mundo.

Principal ruta del contrabando de cocaína hacia Estados Unidos, en esta región fronteriza con Ecuador se libra una fuerte disputa por el negocio entre rebeldes del ELN, narcotraficantes y disidencias de las FARC, la otrora guerrilla comunista que el año pasado se desarmó y transformó en partido.

Organizaciones que hacen seguimiento al conflicto han alertado sobre la incorporación de exguerrilleros a las llamadas disidencias de las FARC, que cuentan con un pie de fuerza que ronda los 1.600 combatientes, según la Fundación Paz y Reconciliación.

En un reciente recorrido de la AFP en la zona, autoridades y lugareños alertaron sobre la presencia de mexicanos en el negocio del narcotráfico.

– Tumaco en la mira -El informe de 64 páginas es el primero de la ONG sobre Colombia durante el gobierno del presidente derechista Iván Duque, posesionado el 7 de agosto de 2018, y se concentra en el convulso municipio de Tumaco, con poco más de 200.000 habitantes de mayoría afro.

Según el documento, tras el pacto de paz firmado en 2016 con la entonces guerrilla de las FARC, se redujeron los “abusos relacionados con el conflicto” armado a nivel nacional, pero lo mismo no sucedió en el segundo puerto del Pacífico colombiano.

“Los índices de homicidios, por ejemplo, son de los más altos del país en términos absolutos (…) En 2017 en Tumaco las cifras de homicidio eran cuatro veces superiores al promedio nacional” y este año la tasa aumentó en un 50%, indicó Vivanco.

A los asesinatos, se suma el aumento de delitos sexuales, desapariciones, secuestros, torturas y desplazamiento forzado, este último calculado en 9.000 personas que huyeron del puerto en los últimos dos años.

Para la ONG, la expansión de los cultivos de coca, el incumplimiento de acuerdos para la desmovilización de combatientes de las FARC y la impunidad judicial son algunas de las razones por las cuales el municipio está sumido en una espiral de violencia.

Tras cuatro décadas de lucha contra el narcotráfico, Colombia sigue siendo el principal productor mundial de cocaína y Estados Unidos el mayor consumidor de esta droga.

En 2017, el país alcanzó el récord histórico de 171.000 hectáreas de sembradíos ilícitos y registró un potencial de producción de cocaína de 1.379 toneladas, según la ONU.


FuentesConfiables.comdiciembre 13, 2018
honduras-migrantes-4-1280x854.jpg

8min840

Con miles de centroamericanos atravesando México en caravanas rumbo a Estados Unidos y el masivo éxodo de venezolanos que huyen de la tensa situación política y económica de su país, América estuvo marcada en 2018 por una crisis migratoria sin precedentes.

A las escenas de sirios o africanos que buscan alcanzar costas europeas, se sumaron este año las de centenares de centroamericanos que se arrojaron a la barda fronteriza entre la mexicana Tijuana y Estados Unidos y que fueron repelidos con gases lacrimógenos.

Extendiendo la retórica contra la inmigración que resuena en Europa, el presidente Donald Trump tildó de “invasión” a las caravanas, desplegó miles de militares para contenerlas y amenaza con cerrar toda la frontera con México.

El gobierno estadounidense llegó a separar a menores que viajaban con sus padres para encerrarlos en una especie de jaulas, desatando una andanada internacional de críticas.

Para Dolores París Pombo, experta en migración del Colegio de la Frontera Norte de Tijuana, es necesario actualizar los lineamientos para el estatus de refugiado, que consideran esencialmente persecución por motivos políticos, nacionalidad o religión.

“Hay un flujo muy importante de gente que migra en situaciones de emergencia, por factores relacionados entre sí, como pobreza, violencia, cambio climático. Un experto de Oxford la llama ‘migración de sobrevivencia'”, explica.

Unos 500.000 centroamericanos atraviesan anualmente México buscando el sueño americano, con la clandestinidad por regla.

Ahora acapararon reflectores. Fueron miles en caravana, mayoritariamente hondureños, familias con niños y embarazadas. La multitud los protege de autoridades y delincuentes.

– “Parece que nos querían matar” -“¿Qué más quisiera yo que pasar navidades allá, bajo un techo, con la familia?”, dice Elvin Perdomo, hondureño de 32 años, mirando hacia Estados Unidos.

Es uno de los más de 5.000 centroamericanos que recorrieron unos 4.300 kilómetros hasta Tijuana en una caravana que salió el 13 de octubre de San Pedro Sula, Honduras.

El 19 de noviembre, la caravana, que llegó a sumar 7.000 personas, derribó las vallas de un puente fronterizo y algunos migrantes se lanzaron al río Suchiate, límite entre México y Guatemala.

Les tomó un mes llegar a Tijuana para pararse ante Estados Unidos.

Hacinados en un albergue, ajenos a la burocracia migratoria, los decretos de Trump y la realidad tras la frontera, creyeron los rumores de que cruzando obtendrían refugio.

El 25 de noviembre, unos 1.000 integrantes de la caravana realizaron en Tijuana una manifestación pacífica, pero sorpresivamente, la mitad se lanzó sobre la oxidada lámina fronteriza. Treparon amontonados o cruzaron por huecos. Algunas parejas hicieron malabares para subir a sus hijos.

Enseguida, otra barrera, amenazadora, con alambre de púas. En tierra, el rugir de las patrullas estadounidenses. En el aire, helicópteros militares. Los gases lacrimógenos los sorprendieron. Recularon asustados.

“Parece que nos querían matar”, dijo Flor Jiménez, hondureña de 32 años, que participó en la intentona con su esposo, su hermana y su hija.

Unos 40 cruzaron pero fueron detenidos por agentes estadounidenses. México capturó y deportó a 98 acusados de hechos violentos.

El desánimo reinó. Algunos pidieron regresar, muchos aceptan ofertas de trabajo y facilidades migratorias de México. Otros siguen cruzando, solos o en grupos pequeños.

A esta gigantesca caravana siguieron otras.

Pero la ira de Trump se había desatado ya en marzo con el “viacrucis migrante”, que se lleva a cabo desde hace una década para visualizar el calvario de los viajantes centroamericanos en tierras mexicanas. Antaño eran cientos, este año unos 1.500.

Trump protestó y amenazó con retirar a Estados Unidos de la negociación de un nuevo acuerdo comercial con México y Canadá.

México resolvió veloz: concedió permisos migratorios y el grupo se dispersó. Algunos lograron pedir refugio en Estados Unidos.

– Masivo éxodo venezolano -Otro drama migratorio nace en América del Sur. El éxodo venezolano es considerado por la ONU como el mayor movimiento masivo de población en la historia reciente de Latinoamérica: 2,3 millones migraron desde 2015, principalmente a países sudamericanos, desatando tensiones.

Escasez de alimentos y medicinas, inflación de 1.350.000% para 2018 según el FMI y un estado permanente de enfrentamiento político son el combustible para dejar el hogar.

El 18 de agosto, en la fronteriza Pacaraima, en Brasil, 1.200 venezolanos fueron violentamente expulsados de sus campamentos.

Tras rumorearse que un comerciante local habría sido herido al ser asaltado por venezolanos, los vecinos, furiosos, prendieron fuego a los improvisados refugios.

En Colombia, hay alrededor de un millón de venezolanos y, según dijo el miércoles el embajador de Bogotá ante la OEA, Alejandro Ordóñez, cada día entran a su país otros 1.500 con intención de quedarse.

“El volumen del estado de vulnerabilidad y la velocidad que caracteriza esta dinámica migratoria no tiene precedentes en la historia del hemisferio”, alertó Ordóñez.

“En el momento en que me enteré de que iba a ser papá, tuve que venir a Colombia” por un mejor futuro, dijo Alfonso Mendoza, de 25 años. Por un mal congénito no desarrolló la mitad del cuerpo y sobrevive rapeando en buses de Barranquilla, donde nació su hija.

– Navidades sola -Perú alberga a unos 600.000 venezolanos. La mayoría entró con cédula de identidad pero desde noviembre Lima les pide pasaporte, algo difícil de obtener en Venezuela por costos y falta de insumos.

En Ecuador viven 300.000, y aunque el gobierno pretendió exigir pasaporte, un juez paró la medida.

Carmen Fuenmayor, educadora venezolana de 57 años, estuvo en Ecuador nueve meses. No soportó la altitud andina y la encontraron “muy mayor” para trabajar, dice.

Regresó, recuperó su trabajo y pasará Navidad sola porque sus hijas siguen allá. “Esa es la vida de ellas y yo decidí que la mía está en Venezuela. En este país, nos ayudamos unos a otros”, explica.

Algunos nicaragüenses, entretanto, han sido empujados al exilio también. Desde que en abril estallaron protestas opositoras al presidente Daniel Ortega, reprimidas violentamente con cientos de muertos, al menos 23.000 buscan asilo en Costa Rica.


FuentesConfiables.comdiciembre 13, 2018
img_5744.jpg

6min2400

El calendario electoral y político de América en 2018 dejó grandes cambios en la región, entre los que destacan la elección del izquierdista Andrés Manuel López Obrador en México, el ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil y la llegada de Miguel Díaz-Canel a Cuba luego de casi 6 décadas de castrismo.

López Obrador, elegido en julio, y Bolsonaro, en octubre, tienen en común que llegaron a la Presidencia de sus países por el descontento con la economía, la corrupción y la violencia, fenómenos muy presentes en los dos grandes países latinoamericanos.

López Obrador asumió el 1 de diciembre con la promesa de un gobierno austero, dando prioridad a la política interna. Sobre las relaciones de México con el exterior señaló que espera tener buenos nexos tanto con el presidente de EE.UU., Donald Trump, como con el de Venezuela, Nicolás Maduro.

Precisamente, esa dualidad es la que ha creado incertidumbre en el plano internacional, ya que México fue uno de los que lideró las presiones contra el Gobierno de Maduro por la crisis en ese país que ha causado el éxodo de miles de venezolanos.

El caso del ultraderechista Bolsonaro genera aún más incertidumbre en lo referido al Mercosur, que integra Brasil junto a Argentina, Paraguay y Uruguay. El presidente electo, que asumirá el cargo el 1 de enero, ya dejó claro que ese bloque comercial no será una prioridad para su Gobierno.

Además, el nombramiento de Ernesto Araújo como futuro canciller de Brasil preocupa a sus vecinos por sus posiciones contra lo que llama “globalismo” y su defensa del nacionalismo.

Otro relevo histórico fue la elección de Díaz-Canel como presidente de Cuba, el 19 de abril, después de casi seis décadas de que los hermanos Fidel y Raúl Castro dirigieran la isla.

Ese cambio de gobierno fue visto como una oportunidad de una transición en Cuba, sin embargo, en sus primeras palabras como presidente, Díaz-Canel aseguró que Raúl Castro “encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación” y garantizó que dará “continuidad a la Revolución cubana”.

La carrera electoral arrancó este año en Costa Rica, cuando en abril resultó ganador el izquierdista Carlos Alvarado; en el mismo mes le siguió Paraguay con el derechista Mario Abdo Benítez, y en junio Colombia eligió al derechista Iván Duque.

El 20 de mayo el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue reelegido en unos comicios en los que no se presentó la mayoría de la oposición por estar inhabilitados, presos o por considerar que no existían garantías para un proceso electoral justo.

Venezuela sigue sin duda en el centro del debate de toda la política regional, la crisis que atraviesa ese país y sus relaciones han marcado de alguna manera las decisiones de los gobiernos de América, en las que incluso Trump ha insinuado que debe haber más “presión” para que haya un cambio en el país.

Así, en los últimos tres años el continente ha dado un giro hacia la centro-derecha, donde la excepción este año fue el cambio en México.

Para el próximo año están previstas las elecciones presidenciales en Argentina, donde el presidente Mauricio Macri ya ha dado muestras de buscar la reelección; y en Bolivia, Evo Morales fue habilitado para postularse de nuevo, lo que ha generado fuertes protestas en el país tanto de opositores como de sectores que hasta ahora lo apoyaban.

También tienen una cita con las urnas Guatemala, El Salvador y Uruguay, donde se prevé que dominarán los partidos en el Gobierno.

Estados Unidos estará también en el radar con la precampaña para las elecciones presidenciales de 2020 en las que Trump buscará la reelección, que ya tuvo una primera medición en las urnas con los comicios legislativos en los que los republicanos se quedaron con el dominio del Senado y los demócratas con la Cámara de Representantes.


FuentesConfiables.comdiciembre 12, 2018
viejo-anciano-vejez-1280x720.png

13min1100

América Latina, aunque todavía es joven en términos comparativos, está envejeciendo con rapidez. Nuestro estudio concluye que el envejecimiento de la población supone un reto para la sostenibilidad fiscal de los sistemas públicos de pensiones y de salud en la región.

Las autoridades tendrán que asegurar unas prestaciones adecuadas para el porcentaje creciente de personas mayores, en especial su aceptabilidad social, mediante el apoyo al empleo formal y la reforma gradual de los sistemas de pensiones y de salud.

El dividendo demográfico

Los países latinoamericanos son todavía más jóvenes que la mayoría de las economías avanzadas, pero se prevé que el envejecimiento de la población se acelere. La mujer latinoamericana tiene actualmente, como promedio, poco más de dos hijos. ¡Tres veces menos que en 1950! Incluso en Guatemala y Bolivia, los dos países de la región con las tasas de fecundidad más altas, el número de hijos por mujer ha comenzado a caer con rapidez. Al mismo tiempo, las personas viven más años.

El aumento del nivel de vida y la mejora del acceso a una atención sanitaria de calidad han incrementado la esperanza de vida de los latinoamericanos hasta cerca de los 75 años. Los chilenos y los costarricenses tienen una esperanza de vida de más de 80 años, ligeramente superior a la de los residentes en Estados Unidos.

La combinación de menos hijos y adultos de más edad está poniendo fin al dividendo demográfico que América Latina ha disfrutado desde la década de 1970; esto es, el período en el que la población entre los 15 y los 64 años de edad crece de forma más rápida que la población menor de 15 y mayor de 64 años. Su final implica que son menos las personas activas para mantener el creciente número de dependientes.

Los países con las poblaciones más jóvenes, como Paraguay, Bolivia y Guatemala, podrían disfrutar todavía del dividendo hasta 2045, pero a Uruguay, Brasil y Colombia solo les quedan un par de años más de dividendo, y en Chile y Costa Rica ya se ha terminado.

El gasto en pensiones: Crecen las disyuntivas

Gracias a sus poblaciones más jóvenes, los gobiernos latinoamericanos todavía gastan comparativamente poco en pensiones: en promedio, menos de un 4% del PIB, frente a aproximadamente 9% en los países de ingreso alto y las economías emergentes de Europa. Pero, a medida que la población envejece, se proyecta que el gasto en pensiones públicas de la región aumente de manera pronunciada y se cierre la diferencia con los países avanzados.

Específicamente se proyecta que los países que cuentan con sistemas de pensiones de reparto con prestaciones definidas, en los que los trabajadores actuales pagan las pensiones de los pensionistas actuales y el gobierno garantiza un cierto nivel de prestaciones por jubilación, experimenten un aumento mayor en su partida para las pensiones, a medida que la población envejece. En unos cuantos países de la región, la generosa combinación de altas prestaciones y contribuciones insuficientes de los trabajadores podría resultar en un déficit de financiamiento insostenible que se añadiría a los niveles de deuda pública si no se realizan reformas.

Por otro lado, los países en transición hacia un sistema de pensiones por capitalización de cotizaciones definidas, en el que cada trabajador reserva ahorros durante su vida laboral para la pensión y las prestaciones por jubilación dependen de las contribuciones acumuladas y el rendimiento financiero de las mismas, experimentarán un aumento menor (o incluso negativo) del gasto público en pensiones, así como un déficit de financiamiento bajo o nulo. Sin embargo, un aumento menor del gasto público en pensiones suele estar asociado a prestaciones bajas o a una reducida cobertura de las personas mayores por parte del sistema de pensiones.

Por ejemplo, en la República Dominicana, México, Bolivia, Chile y El Salvador, los pensionistas reciben prestaciones muy por debajo del promedio de otros países.

En la República Dominicana y El Salvador, que tienen distintas combinaciones de prestaciones contributivas y no contributivas, menos del 20% de las personas mayores reciben una pensión.

Los bajos niveles de cobertura y de las prestaciones podrían ser percibidos como inadecuados y volverse insostenibles desde el punto de vista social; en última instancia, podrían generar unas obligaciones presupuestarias más altas en el caso de que el gobierno, debido a la presión política, deba ampliar la cobertura o aumentar las prestaciones por jubilación. Así pues, existe una importantedisyuntiva entresostenibilidad financiera y sostenibilidad social cuando se trata del futuro gasto en pensiones.

La reducida cobertura y las prestaciones insuficientes son, en gran medida, resultado del alto nivel de informalidad y de la baja participación de las mujeres en los mercados laborales de América Latina, aparte de las altas comisiones y el bajo rendimiento financiero que en todo el mundo están reduciendo las prestaciones.

Asimismo, agravan la desigualdad de ingreso y entre los sexos, ya que los trabajadores con bajo ingreso tienen menos probabilidades de recibir una pensión, o bien más probabilidades de que sea insuficiente. Más aún, las mujeres suelen tener una menor cobertura y prestaciones más bajas que los hombres debido a: i) una participación más baja en el mercado laboral, ii) menos años de trabajo remunerado debido a la maternidad, ii) unos salarios más bajos, iv) edades de jubilación más tempranas y v) una mayor esperanza de vida, lo que resulta en una mayor pobreza entre las mujeres durante la vejez.

La salud: Cada vez más costosa

El gasto de los gobiernos en salud en América Latina es mucho mayor que hace dos décadas, ya que muchos países han adoptado medidas para aumentar la cobertura y reducir las desigualdades.

Actualmente, el gasto público en salud de la región se sitúa, en promedio, en 4,4% del PIB, lo que es relativamente alto dado el perfil demográfico actual de la región. Para una persona promedio, los costos médicos aumentan con la edad, lo que significa que, a medida que la proporción de la población por encima de los 60 años crece, el gasto en salud per cápita también subirá. Además, los costos de la salud tienen la tendencia natural de aumentar con el tiempo debido a las mejoras tecnológicas, que tienen como resultado unos servicios mejores, aunque más costosos, para los pacientes.

Nuestras proyecciones muestran que, dado este punto de partida, así como el ritmo de crecimiento previsto del envejecimiento de la población, el gasto público en salud como porcentaje del PIB en América Latina podría alcanzar los niveles de los países avanzados en 2100. De hecho, en ausencia de reformas, se proyecta que América Latina experimente el mayor incremento del gasto sanitario de todas las regiones a largo plazo.

Reducir el impacto

Esta prognosis a largo plazo podría parecer abrumadora. Sin embargo, lo alentador es que mediante la promoción de la participación de las mujeres y las personas mayores en la fuerza laboral, el fomento de la formalización y las reformas graduales de los sistemas de pensiones y de salud se puede contribuir a moderar el impacto del envejecimiento sobre las cuentas públicas y, al mismo tiempo, mantener un acceso equitativo a los servicios de salud y a unas prestaciones por jubilación adecuadas.

En cuanto a los sistemas de pensiones, elevar la edad de jubilación y las tasas de contribución, en especial en países donde son comparativamente bajas, y reducir las prestaciones en aquellos con derechos a prestaciones por jubilación excesivamente altas, contribuirá a establecer mecanismos de protección y a pagar el aumento futuro del gasto en pensiones asociado con el envejecimiento. Estas reformas deben diseñarse con precaución para evitar desalentar el empleo formal. Para gestionar el aumento del gasto en salud y, al mismo tiempo, mantener los resultados en materia de salud, los países deberían adoptar reformas que fomenten la eficiencia y que, al mismo tiempo, amplíen el acceso a servicios básicos de salud donde la cobertura sea baja.

Fuente: Foro Económico Mundial


FuentesConfiables.comdiciembre 12, 2018
img_5704.jpg

6min940

El papa Francisco defendió hoy la riqueza “multicultural” de América Latina y advirtió sobre “las promesas fantásticas de un seudoprogreso” que vacían culturas, en la misa que ofició en el Vaticano por la Virgen de Guadalupe.

El pontífice argentino, muy devoto de la patrona de América, dijo en su homilía, en español, que el ejemplo de ña Virgen María permite apreciar “la riqueza multicultural que habita en el continente”.

Un “corazón recóndito que palpita en nuestros pueblos” y que, señaló, “custodia el sentido de Dios y de su trascendencia, la sacralidad de la vida, el respeto por la creación, los lazos de la solidaridad, la alegría del arte del buen vivir y la capacidad de ser feliz y hacer fiesta sin condiciones”.

“Ahí llegamos a entender lo que es la América profunda”, refirió desde el altar, en el que se ubicó un icono de la Virgen.

Francisco dijo que María invita a “caminar el barrio y la ciudad” e indica dónde deben estar sus fieles: “al pie y de pie ante tantas vidas que han perdido o le han robado la esperanza”, sostuvo.

En este sentido, el papa advirtió de que esta labor no puede hacerse “con zapatillas de soluciones mágicas, respuestas instantáneas y efectos inmediatos”.

Ni “a fuerza de promesas fantásticas de un seudoprogreso que, poco a poco, lo único que logra es usurpar identidades culturales y familiares, y vaciar de ese tejido vital que ha sostenido a nuestros pueblos”.

Todo, señaló, “con la intención pretenciosa de establecer un pensamiento único y uniforme”.

Por otro lado, subrayó que de María se aprende “el protagonismo que no necesita humillar, maltratar, desprestigiar o burlarse de los otros para sentirse valioso o importante, que no recurre a la violencia física o psicológica para sentirse seguro o protegido”.

Pues el único protagonismo es el que “dignifica al que está caído”.

El papa Francisco cerró su homilía al recordar que la Virgen de Guadalupe es recordada como indígena, afroamericana o hispana, pero afirmó que “simplemente es latinoamericana”.

Y por ello, aseguró, “sigue caminando el continente” desde que se apareciera, según la creencia, al indio Juan Diego en 1531 en el cerro de Tepeyac, en la actual capital mexicana.

Lo hace cada vez que una imagen o una estampita entra en una casa, en una cárcel, en un hospital, en asilos de ancianos, escuelas o clínicas de rehabilitación, o cuando se enciende una vela o se pronuncia un Ave María.

El pontífice argentino siguió así con la tradición de celebrar a la patrona de América en la basílica de San Pedro y lo hizo, de nuevo, con guiños a la cultura y el folclore de latinoamericano, por lo que no faltaron los cánticos en español ni los vestidos de vivos colores tradicionales del continente.

La música corrió a cuenta del coro del Pontificio Colegio Pío Latinoamericano de Roma, junto al de la Capilla Sixtina, que abrió la ceremonia con la pieza “América despierta”.

El cierre tuvo las voces infantiles de las Orquestas Sinfónicas Comunitarias de Tamaulipas, que entonaron el himno de la Guadalupana acompasado por acordeones e instrumentos de cuerda, mientras el papa oraba ante el icono de la Virgen.

Concelebraron con el papa los cardenales Marc Ouellet, presidente de la Pontifica Comisión para América Latina; el brasileño João Braz de Aviz, el hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga y el salvadoreño Gregorio Rosa Chávez.

La Guadalupana protagonizó esta jornada en el Vaticano y ya desde la mañana el papa Francisco se encargó de recordar a la Virgen en la audiencia general que mantiene con los fieles cada miércoles.

Lo hizo al saludar a los peregrinos de lengua española llegados a Roma desde España y Latinoamérica: “Que Nuestra Señora de Guadalupe, cuya fiesta celebramos hoy, nos ayude a entregarnos al amor de la Providencia de Dios y a poner en Él toda nuestra esperanza”, dijo


Recibe nuestras noticias directo en tu cuenta de WhatsApp  , o Telegram  . Es gratis!


Qué hacemos

FuentesConfiables.com es una cuidadosa selección de información relevante que revisa el origen de las noticias y los datos que presenta. Antes de publicar cualquier suceso, verificamos su veracidad, su autenticidad y la confiabilidad de su raíz.


CONTÁCTANOS

LLÁMANOS